[REQ_ERR: 401] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason. Emperador de la Riqueza Máxima

Emperador de la Riqueza Máxima

Cómodo permaneció con los ejércitos del Danubio poco tiempo antes de iniciar las negociaciones de paz con las tribus germanas , que no dudaron en aceptarla debido a su agotamiento. Tras el éxito en las negociaciones, Cómodo regresó a Roma , donde celebró un triunfo el 22 de octubre de A diferencia de sus predecesores Trajano , Adriano , Antonino Pío y Marco Aurelio, parece ser que Cómodo no tuvo jamás interés en las tareas administrativas que conllevaba su puesto y que siguió la tendencia a lo largo de su reinado de impulsar el ascenso de sus favoritos, entre los que se encuentra Saotero , un liberto originario de Nicomedia que llegó a convertirse en su chambelán.

Los senadores, descontentos con esta situación, iniciaron una serie de conspiraciones e intentos de golpes de estado , que a su vez provocaron que el modo de hacer las cosas de Cómodo se fuera haciendo progresivamente más despótico y tiránico.

Aunque el Senado lo odiara y temiera, las evidencias históricas apuntan a que Cómodo mantuvo su popularidad entre el ejército y el pueblo. El amor que le profesaban los ciudadanos del Imperio no sólo se debía a sus abundantes muestras de generosidad, sino también a los espectaculares juegos de gladiadores que se celebraron durante su reinado.

Para pagar la intolerable carga económica que suponía para el Estado la celebración de los juegos, Cómodo impuso un elevado impuesto senatorial que separó todavía más a los dos cuerpos gobernantes del Imperio.

Las relaciones entre el Senado y Cómodo se estancaron definitivamente cuando el emperador invirtió de manera provocativa el orden tradicional de los dos poderes del Estado, el Senado y el pueblo « Senatus Populusque Romanus » a « Populus Senatusque Al comienzo de su reinado, Cómodo, de 18 años de edad, heredó de su padre muchos de sus asesores de alto nivel, entre los que destacan Tiberio Claudio Pompeyano , el segundo marido de su hermana Lucila , su suegro Cayo Brutio Presente , Tito Pomponio Próculo Vitrasio Polión y Gayo Aufidio Victorino , que fue prefecto de la Ciudad de la ciudad de Roma.

Las cinco hermanas supervivientes de Cómodo contrajeron matrimonio con rivales potenciales del emperador. Cuatro de ellas tenían mucha más edad que Cómodo, la mayor de las cuales, Lucila, había alcanzado anteriormente el título de Augusta tras su matrimonio con el exemperador Lucio Vero.

La primera crisis de su reinado llegó en el año , cuando Lucila conspiró para derrocar a su hermano. La motivación de la rebeldía de Lucila fue probablemente la envidia que suscitaba en ella la emperatriz Brutia Crispina. Su marido Pompeyano no participó en la conspiración, pero sí lo hicieron dos hombres que habían sido acusados de ser sus amantes, Marco Ummidio Cuadrato , cónsul en , quien también era su primo hermano, y Apio Claudio Quinciano , que intentaron asesinar a Cómodo cuando entró en el teatro.

Estos dos senadores fracasaron en su objetivo y fueron capturados por los guardaespaldas del emperador. Cuadrato y Quintiano fueron ejecutados; Lucila fue exiliada en Capri y más tarde ejecutada.

Pompeyano por su parte se retiró de la vida pública. Uno de los dos prefectos del pretorio , Tarrutenio Paterno , estuvo de hecho implicado en la conspiración, pero a pesar de ello no se le descubrió. Posteriormente, él y su colega Tigidio Perenio organizarían el complot para asesinar a Saotero, el odiado chambelán.

Cómodo se tomó muy mal el asesinato de Saotero y Perenio aprovechó la oportunidad para tratar de implicar a Paterno en una segunda conspiración contra el emperador dirigida por Publio Salvio Juliano , hijo de Salvio Juliano , el famoso jurista. Salvio y Paterno fueron ejecutados junto con una serie de destacados consulares y senadores.

Didio Juliano , el futuro emperador, familiar de Salvio Juliano, fue relevado de su gobierno de la provincia de Germania Inferior. Perenio tomó las riendas del gobierno y Cómodo favoreció el ascenso de su favorito Cleandro , un liberto originario de Frigia , que se convirtió en el nuevo chambelán.

Cleandro contrajo matrimonio con una de las múltiples amantes del emperador, Demostratia, a pesar de que, de hecho fue la mano ejecutora de Saotero. Tras los atentados contra su vida, Cómodo pasó gran parte de su tiempo fuera de Roma, principalmente en las fincas de su familia en Lanuvium.

Aunque se encontraba en buena forma física, su mente se degradaba progresivamente. En esta época su principal interés era el deporte: participaba en concursos hípicos, carreras de carros, y combates con bestias y hombres.

Estos se celebraban normalmente en privado, aunque en ocasiones también en público. Cómodo inauguró el año nombrando a Aufidio Victorino cónsul junto a él y asumió el título de Pío.

Ese año la guerra estalló en Dacia : de los datos del conflicto que han llegado hasta nosotros, que son pocos y desestructurados, se deduce que en el conflicto se destacaron dos hombres que posteriormente serían dos serios pretendientes al trono, Clodio Albino y Pescenio Níger. En Britania , el gobernador de la provincia, Ulpio Marcelo , había seguido penetrando en territorio enemigo avanzando a través del Muro de Antonino A pesar de ser un buen general, Marcelo fue derrocado por sus soldados debido a su excesiva rigurosidad en el cumplimiento de las normas y aclamaron como emperador a uno de sus legatus , Prisco.

Prisco se negó a aceptar las pretensiones de los soldados pero a pesar de ello fue relevado de su puesto con deshonor por los legionarios de Perenio. El 15 de octubre de , durante los Juegos Capitolinos , un filósofo cínico denunció públicamente a Perenio ante Cómodo, sin embargo el emperador ordenó la ejecución del cínico.

Según Dión Casio , aunque despiadado y ambicioso, no fue persona corrupta y, en general, el estado estuvo bien administrado. Todas estas intrigas habían sido instigadas por Cleandro, que con ellas pretendía eliminar a su rival.

Tras las falsas acusaciones, Cómodo autorizó a los soldados britanos a ejecutarlo, así como a su esposa e hijos. La caída de Perenio trajo consigo una nueva oleada de ejecuciones: Aufidio Victorino se suicidó y Ulpio Marcelo fue reemplazado como gobernador de Britania por Pertinax.

A Marcelo se lo llevó a Roma, donde escapó por poco de la muerte. Entre los años y , Cleandro procedió a concentrar el poder en sus propias manos y a enriquecerse al convertirse en responsable de todos los cargos públicos: vendió y otorgó al mejor postor la entrada al Senado, mandos militares, gobiernos de provincias e incluso consulados suffectus.

El descontento se extendió por todo el Imperio, causando una gran ola de deserciones a lo largo de los ejércitos estacionados en la Galia y Germania. Pescennio Nigro empezó a reunir bajo su mando a todos los desertores de los ejércitos de Galia y se inició una revuelta a lo largo de Gran Bretaña dirigida por los ejércitos britanos.

En el año , uno de los líderes de los rebeldes, Materno, viajó desde la Galia hasta la capital imperial con el objetivo de asesinar al emperador en los Festivales de la Gran Diosa , pero fue traicionado y ejecutado.

Ese mismo año Pertinax desenmascaró una conspiración dirigida por dos enemigos de Cleandro: Lucio Antistio Burro uno de los cuñados de Cómodo y Cayo Arrio Antonino. Como resultado, las apariciones de Cómodo en público se tornaron más inusuales aún, y el emperador prefirió retirarse a sus fincas. Esta situación recuerda mucho a lo que sucedió cuando el emperador Tiberio se retiró a la Isla de Capri , dejando en el poder al prefecto del pretorio Sejano , un ambicioso sin escrúpulos capaz de cometer las peores acciones imaginables.

A principios de Cleandro despidió al actual prefecto del pretorio, Atilio Ebuciano , y asumió él mismo el mando supremo de los pretorianos asumiendo el rango de pugione portador de la daga y con dos prefectos subordinados a su poder.

Cleandro se encontraba en esta época en el cenit de su poder, y a pesar de haber reunido ya una gran fortuna, siguió vendiendo cargos públicos a personas privadas. El punto culminante del gobierno opresivo de Cleandro llegó en el año , cuando en un año se produjeron 25 consulados suffectus entre los que se incluían al futuro emperador Septimio Severo , un récord en toda la historia del consulado.

En la primavera de , Roma fue afectada por la escasez de alimentos, durante la cual el praefectus annonae Papirio Dionisio , oficial al cargo del suministro de grano, logró culpar por la escasez al propio Cleandro.

A finales de junio, una multitud se manifestó contra Cleandro durante una carrera de caballos en el Circo Máximo : el chambelán envió a los pretorianos para que sofocaran los disturbios, pero Pertinax, que era ahora prefecto de Roma, envió a los vigiles para que se les opusieran.

Cleandro huyó buscando la protección de Cómodo, que se encontraba en Laurentium en la casa de la gens Quintilia , pero la multitud siguió pidiendo su cabeza. A instancias de su amante Marcia , Cómodo decapitó a Cleandro y ejecutó a su hijo. Otras víctimas de esta época fueron el prefecto del pretorio Julio Juliano , la tía de Cómodo, Fundania Annia Faustina , y su cuñado Mamertino.

Papirio Dionisio fue ejecutado también. El emperador cambió su nombre por el de Lucius Aelius Aurelius Commodus y, a la edad de 29, se hizo cargo de las riendas del poder. A pesar de todo, su línea de gobierno se moderó un poco por consejo de su amante Marcia.

Entre los nuevos nombramientos tras la caída de Cleandro se encontraban el nuevo chambelán Eclecto, y el nuevo prefecto del pretorio Quinto Emilio Leto.

En esta época se llevó a cabo la liberación de muchos cristianos encarcelados en las prisiones de Sardinia , probablemente debido a que la persona que mayor influencia ejercía sobre Cómodo, Marcia, era cristiana. Cómodo planteó durante todo su reinado una gran oposición al Senado en sus discursos públicos, poniendo de manifiesto siempre que podía su superioridad ante el arcaico cuerpo legislativo al considerarse un dios, con su misma fuerza, destreza e inteligencia.

Levantó estatuas a lo largo de todo el Imperio que lo retrataban bajo la forma de Hércules , lo que reforzaba su imagen de semidiós , de físico gigantesco y de protector del pueblo romano. Además, al considerarse la encarnación de Hércules, Cómodo pretendía que se le reconociera como hijo de Júpiter , el dios supremo del panteón romano.

Estas percepciones de su propio ser aumentaron las tendencias megalómanas del emperador que, lejos de congratularse de ser hijo del tan añorado emperador Marco Aurelio , hacía hincapié en él mismo, considerándose portador de un nuevo orden y tratando de reconstruir el Imperio en su propia imagen.

En el año estalló un gran incendio en la ciudad de Roma que acabó con muchos edificios públicos, incluyendo el Templo de Pax, el Templo de Vesta y partes del Palacio Imperial.

Tras el fuego, Cómodo vio en la destrucción de la ciudad una forma de inmortalizar su propio nombre y, a principios de , se proclamó ante el pueblo como el nuevo Rómulo , refundando la ciudad con el nombre de Colonia Lucia Annia Commodiana.

Mediante heraldos proclamó que a partir de ese momento los meses serían renombrados con sus ahora doce nombres: Lucius , Aelius , Aurelius , Commodus , Augustus , Herculeus , Romanus , Exsuperatorius , Amazonius , Invictus , Felix , Pius.

Las dementes acciones del emperador no quedaron ahí, sino que renombró a las legiones con el nombre de Commodianae , a la flota que importaba grano procedente de África con el nombre de Alexandria Commodiana Togata , al Senado con el nombre de Senatus Commodianus Fortunatus , a su palacio y los habitantes de la ciudad de Roma con el nombre de Commodianus y al día en que se promovieron estas reformas con el nombre de Dies Commodianus.

Ordenó que se decapitara al Coloso de Nerón y que se pusiera en el lugar su propia cabeza. A los pies del monumento se colocó un león recreando la representación tradicional de Hércules y a vista de todo el mundo una inscripción que rezaba « el único zurdo que ha conquistado a mil hombres en 12 ocasiones ».

Dión Casio , testigo de primera mano del reinado de Cómodo e historiador, le describe así:. Las acciones que se han registrado de su reinado muestran un rechazo total a la política de su padre, en especial a los consejos de sus asesores y a su austero modo de vida.

Se desconoce si se trata de un rechazo psicológico hacia Marco Aurelio o al resultado de seguir sus propios caprichos. Lo más probable es que, habiendo sido criado en un ambiente de estoico ascetismo , cuando tuvo oportunidad de liberarse de sus obligaciones filosóficas lo hizo sin vacilar.

Tras los repetidos intentos de asesinarle, Cómodo decidió iniciar una serie de ejecuciones sistemáticas a lo largo de toda la ciudad con el objetivo de sembrar el temor entre el pueblo. Uno de los mayores ejemplos de la demencia del emperador puede observarse cuando ordenó el exterminio de la gens Quintilii.

Condiano y Máximo fueron ejecutados bajo el pretexto de que, aunque no se había demostrado su implicación en las conspiraciones en contra de la persona del emperador, la riqueza y el talento de este suscitaban su envidia haciéndolos muy peligrosos. Tras la muerte de Marco Aurelio, Cómodo añadió el nombre Antonino a su nomenclatura oficial.

En octubre del año cambió su praenomen de Lucio a Marco, probablemente para honrar a su padre. En tomó el título de Pío y en el de Felix.

En el año decidió restaurar su praenomen , que volvió a pasar de Marco a Lucio, y añadió el nombre de la gens Aelia con el objetivo de poner de manifiesto su falsa descendencia del emperador Adriano y de su hijo Lucio Elio César , cuyo nombre original era también Cómodo.

Exsuperatorio 'Supremo' era un título que solo se daba a Júpiter y Amazonio era un nombre atribuido tradicionalmente a Hércules. Un inscrito en el altar de Dura Europos , ciudad situada a orillas del Éufrates , muestra que las órdenes del emperador de que los meses se renombraran con sus doce nombres llegó a los rincones más lejanos del Imperio; es más, las tropas auxiliares del ejército imperial recibieron, al igual que los legionarios , el nombre de Commodiana.

Cómodo por su parte asumió los dos títulos de Pacator Orbis 'Pacificador del mundo' y Dominus Noster 'Nuestro Señor'.

Este último título fue utilizado por los emperadores que reinaron sobre el Imperio un siglo después que Cómodo, aunque es de él del primero que se tienen evidencias historiográficas.

Alejado de las inclinaciones filosóficas de su padre, y a pesar de haber sido educado en un ambiente intelectual y no militar, Cómodo mostró durante toda su vida un gran orgullo por su físico. Todas las fuentes antiguas dictaminan que era hombre muy bien parecido y que por ello ordenó que se erigieran estatuas suyas vestidas de Hércules por todo el Imperio.

Creía realmente que era la reencarnación del semidiós hijo de Júpiter y por ello trató de emular sus hazañas realizando apariciones en la arena en las que se enfrentó a diversos animales salvajes.

El emperador era zurdo y estaba orgulloso de ello. Dión Casio y los autores de la Historia Augusta escriben que era un experto arquero , capaz de abatir a soldados enemigos a galope y sin errar un tiro. En una de sus apariciones en la arena del anfiteatro se enfrentó a una pantera a la que venció en combate singular.

Cómodo tenía pasión por los espectáculos de gladiadores , lo que lo llevó a participar en algunos vistiéndose como los mismos combatientes. Este comportamiento era considerado por el pueblo romano como indigno de un emperador.

Cómodo suscitaba la ira de muchos oficiales militares cuando hacía su aparición en la arena como Hércules. A menudo, el emperador ordenaba que los soldados que habían perdido algunos de sus miembros durante la guerra fueran maniatados y amordazados y se los colocara en el centro del anfiteatro, donde los asesinaba con una espada.

Lo mismo ocurría con los ciudadanos de Roma que perdían sus pies debido a accidentes. A finales del año , un devastador incendio destrozó una gran cantidad de edificios públicos, como el Templo de Pax , el Templo de Vesta y gran parte del palacio imperial.

En noviembre de ese año organizó la celebración de los Juegos Plebeyos , en los que participó disparando diariamente cientos de flechas a los animales y combatiendo contra hombres moribundos. En diciembre anunció para espanto del pueblo romano que iniciaría el año como cónsul y como gladiador.

Llegados a este punto, el prefecto Leto decidió organizar una conspiración con Eclecto con el objetivo de eliminar del trono a Cómodo y reemplazarlo por Pertinax. Para ello, los conspiradores se ganaron la confianza de su concubina Marcia.

El 31 de diciembre de Marcia envenenó la comida del emperador, pero este vomitó el veneno y fue a darse un baño. Los conspiradores, temiendo la venganza de Cómodo si los descubría, enviaron al liberto Narciso a estrangularlo en la bañera.

El liberto cumplió satisfactoriamente su cometido y al día siguiente de su muerte el Senado declaró a Cómodo enemigo público, decretando contra él una damnatio memoriae. La muerte de Cómodo trajo consigo la restauración del nombre de todos los cuerpos públicos a los que el emperador había denigrado.

Todas sus estatuas fueron derribadas y su nombre se eliminó de todos los registros públicos. Su cuerpo fue enterrado en el Mausoleo de Adriano. El asesinato de Cómodo arrojó al Imperio a una segunda guerra civil mucho más sangrienta que el « año de los cuatro emperadores ».

Este conflicto, conocido con el nombre del « año de los cinco emperadores », costó la vida a cuatro de ellos, entre los que están Cómodo y su sucesor Pertinax.

Su fallecimiento marcó el fin de la dinastía Antonina. En las películas mencionadas, Cómodo muere durante un combate de gladiadores, pero eso no concuerda con los hechos históricos.

Además, tampoco asesinó a su padre, como sucede en la película Gladiator. Contenidos mover a la barra lateral ocultar. Artículo Discusión. Leer Editar Ver historial. Puedes ver la lista en su máxima resolución aquí. El primer puesto en muchos de los rankings que podemos encontrar en Internet lo ostenta César Augusto, primer emperador del Imperio Romano.

Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y aterradores de la historia.

Algunas estimaciones de su patrimonio neto le otorgan cifras de cientos de miles de millones de euros y otras sostienen que sólo tenía una cantidad enorme de tierra en lugar de riqueza personal.

Fue el banquero y comerciante más rico y conocido de Europa en su tiempo. A pesar de tener un valor estimado de Tenía un control estricto sobre las industrias del cobre y textiles en Italia e incluso otorgó préstamos a los miembros de la realeza de la Casa de Habsburgo.

Comenzó lo que muchos consideran el primer programa europeo de vivienda social, el Fuggerei , sólo permitido a los católicos. Llegando a la cabeza de lista encontramos a John D. Rockefeller, el magnate del petróleo. El valor de su fortuna se estima en Las cifras de patrimonio neto para él están un poco sesgadas , pero sus 1.

Fue el fundador de la Standard Oil Company, que dominaba la industria petrolera. También fue el primer gran fideicomiso empresarial estadounidense y definió la estructura de la filantropía moderna.

Rockefeller fundó Standard Oil como una sociedad de Ohio con su hermano William junto con Henry Flagler, Jabez Bostwick, el químico Samuel Andrews y un socio silencioso, Stephen V.

A medida que el queroseno y la gasolina aumentaron en importancia, la riqueza de Rockefeller se disparó y se convirtió en el hombre más rico del mundo. La Biblia dice que tenía una fortuna que empequeñecía a todas y cada una de las personas que vivieron antes que él.

Esto lo convirtió en la persona más rica del mundo durante los 40 años que reinó. Cada año, recibió 25 toneladas de oro.

Una tonelada de oro vale 60 millones de euros a 1. Por lo tanto, 25 toneladas durante 40 años de su reinado equivalen a Y esto no incluía los ingresos derivados de los negocios, el comercio ni el tributo anual que le pagaban todos los reyes y gobernadores de Arabia.

El trono del rey Salomón estaba revestido de oro puro, con adornos de marfil. Todas las copas y artículos para el hogar del palacio de Salomón eran de oro puro. Según los informes, era tan rico que durante los años de su reinado sobre Jerusalén, la inmensa riqueza hizo que la plata se considerara de poco valor y tan común como las rocas.

Y no, nada en el palacio de Salomón estaba hecho de plata. Ver más temas. Ver más artículos. Ver más vídeos. Mapas Streamers Vivienda En Diez Minutos Twitter Facebook.

HOY SE HABLA DE China Tim Cook Elon Musk NASA Ozempic Café Apple Vision Pro IA iOS Albert Sanchis publicaciones de Albert Sanchis. En Xataka. Newsletter de Xataka Suscríbete a "Xatakaletter", una forma distinta de informarte cada semana de la actualidad tecnológica hecha con pasión por el equipo de Xataka.

Error: el correo electrónico no tiene el formato correcto. Facebook Twitter Flipboard E-mail. Temas Magnet Old Magnet. Comentarios cerrados. Temas de interés Mejores moviles Mejores móviles calidad precio ChatGPT Samsung Galaxy S24 Iphone 16 POCO X6 Pro Redmi Note 13 Pro Iphone 15 Xiaomi 13 One Plus 12 Android 14 Windows 11 Mejores ordenadores portátiles Mejores smartwatch Auriculares inalámbricos.

Tecnología Xataka Xataka Móvil Xataka Android Xataka Smart Home Applesfera Genbeta Mundo Xiaomi. Videojuegos 3DJuegos Vida Extra MGG 3DJuegos PC 3DJuegos Guías. Entretenimiento Sensacine Espinof. Gastronomía Directo al Paladar.

Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y

Trajano: optimus princeps

Emperador de la Riqueza Máxima - Buena parte del mérito se debe al emperador Trajano, uno de los más populares de la historia de Roma: llevó al imperio a su máxima expansión Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y

Entramos ahora al punto de mayor debate en este trabajo. Antes que nada, habría que distinguir dos puntos fundamentales. En primer lugar, la idea de intervencionismo político en la esfera religiosa para este período aparece como un concepto más bien anacrónico. La unidad entre la autoridad religiosa y el gobierno imperial en Roma no podía estar más drásticamente manifiesta en la persona del emperador: la religión formaba parte intrínseca del Estado y nadie había pensado jamás que podían estar separados.

La única razón para esperar de Constantino un comportamiento diferente proviene de la rígida división entre Iglesia y Estado propia del mundo moderno.

Según esta división, todo emperador que tomara decisiones que afectaran a la Iglesia sería culpable de cesaropapismo Para el período del cual nos estamos refiriendo, esto me parece un error. En segundo lugar, el hecho de que la historia de estos años del Imperio Romano y los detalles de la conversión del emperador Constantino los conozcamos mayoritariamente a través de fuentes cristianas, que a su vez se han basado principalmente en su biógrafo y panegirista, distorsiona la mirada de conjunto sobre el gobierno de Constantino.

Los historiadores eclesiásticos presentan cada pequeño gesto del emperador como encaminado hacia la consecución de la conversión completa del Imperio al Dios de los cristianos dentro de la gran narrativa de la historia de la salvación.

No en vano están escribiendo la historia de la Iglesia y no la historia del Imperio Romano. Teniendo en cuenta estos dos puntos podemos ahora centrarnos en lo que se ha visto como las particulares intervenciones de Constantino en asuntos eclesiásticos y examinar tanto su motivación como sus efectos.

Siguiendo las disposiciones de la carta enviada de Milán los emperadores de Oriente y Occidente se comprometían a compensar a las iglesias locales de los daños causados por las persecuciones.

De su propia iniciativa, entonces, Constantino le escribe una carta a Ceciliano, obispo de Cartago, para ofrecer las arcas fiscales para la restitución de propiedades y edificios.

El punto, entonces, era definir quiénes constituían la iglesia católica en esa región. Eran los primeros meses del año Poner a un emperador pagano como árbitro de un asunto que más bien parecía pertenecer al ámbito interno de la Iglesia contaba ya con un antecedente histórico.

En el año d. Después de su condena y deposición de su sede, debido a su heterodoxia, se produjo un litigio acerca de los edificios de la Iglesia y, para resolver este problema, los obispos recurrieron a la autoridad imperial en el pues ordenó que la casa se otorgase a aquellos con quienes estuvieran en correspondencia epistolar los obispos de la doctrina de Italia y de la ciudad de Roma.

Así es que el hombre antes mencionado, con extrema vergüenza suya, fue expulsado de la Iglesia por el poder mundano Los obispos cristianos habían recurrido al emperador pagano para resolver un problema de justicia local interna de la Iglesia en Antioquía.

Los donatistas que realizan la petición en el no apelan al cristianismo de Constantino —no podían ni imaginar siquiera que el emperador se convertiría— sino a su pietas , virtud tradicionalmente clave en los emperadores y le solicitan iudices para su causa Constantino, por su parte, le pide al obispo de Roma, Milcíades, y a otros cuatro obispos de la Galia que vayan a Cartago y resuelvan el asunto Pero los donatistas rechazan la resolución de Milcíades e insisten pidiendo al emperador mismo se encargue de su causa.

Después de insistir por más de un año, el emperador se ve en la necesidad de buscar una solución que termine con la división. Para esto convoca a un concilio en Arlés el año con varios obispos de las provincias occidentales y pone a su disposición los medios necesarios Hasta la fecha, había habido numerosos sínodos y reuniones de obispos de diferentes tamaños, pero esta era la primera vez que un concilio era convocado por un emperador, aunque podría decirse que fue casi contra su voluntad En el concilio de Arlés, los obispos, además de condenar a los donatistas, definieron importantes cuestiones disciplinares El emperador no estuvo presente en esta reunión, pero demostró con la convocatoria su compromiso en resolver disputas que dividieran a los miembros de su Imperio.

Sin embargo, no debe olvidarse que no fue Constantino el que buscó intervenir en este asunto y que, una vez consultado, intentó derivarlo a las autoridades eclesiásticas competentes.

El concilio de Nicea ha sido considerado como el ejemplo por excelencia del Estado, representado por su cabeza el emperador, inmiscuyéndose en los asuntos de la Iglesia.

Este concilio, como se sabe, tiene directa relación con el problema de Arrio y su doctrina trinitaria. El problema del arrianismo tiene varios niveles de interpretación, pero por ahora lo que nos interesa es centrarnos más en las consecuencias políticas del conflicto que en sus consecuencias doctrinales o religiosas El conflicto tiene su origen en las disputas entre Alejandro, obispo de Alejandría y el presbítero de nombre Arrio ¿Cómo se entera Constantino de esta disputa?

Epifanio dice que es el obispo Alejandro quien le escribe al emperador, pero la cronología es extremadamente confusa y tiene que ser reconstruida a partir de al menos 35 documentos encontrados en diferentes fuentes Importante participación tiene también Eusebio, obispo de Nicomedia, ciudad que en ese momento era sede de la residencia imperial.

Eusebio era bastante cercano al emperador y había recibido a Arrio después de que este debió abandonar Alejandría por decisión de un concilio local. Constantino se entera de los problemas y envía a un obispo de su confianza, Osio de Córdoba, para que investigue el problema, busque una posible solución y entregue una carta de su parte a Alejandro y a Arrio Esta carta puede ser vista por los teólogos de hoy como una ingenuidad del emperador, pero ciertamente como declaración política es de gran importancia y las prioridades del emperador quedan clarísimas:.

que haya entre vosotros una sola fe, un entendimiento y un común acuerdo sobre el Ser Supremo; los detalles precisos sobre estas disputas nimias entre vosotros si es que no pueden ponerse de acuerdo, deben permanecer en sus conciencias, guardadas solo para la reflexión […] especialmente si se trata de una vana tontería por diferencia de unas palabras […] sobre unos puntos triviales y para nada esenciales Es decir, públicamente lo que se necesitaba, según Constantino, era una creencia común y cualquier otra definición o precisión debía dejarse en el plano de lo privado y no debería traerse a la esfera pública.

El objetivo era claro: conseguir la unidad social y evitar el desorden público. Las siguientes etapas de la controversia son oscuras y confusas, pero a partir de unos documentos, que hoy solo se conservan en siríaco, se desprende que a principios del año habría habido un concilio en Antioquía con Osio a la cabeza de unos cincuenta obispos donde se habría dado un ultimátum a tres obispos de tendencia arriana —entre ellos Eusebio de Cesarea— para que se retractaran y se arrepintieran públicamente en el próximo concilio de Ancira que se celebraría con más obispos ese mismo año.

Seguramente, después de su misión en Alejandría, Osio informaría al emperador y le comunicaría la convocatoria del concilio de Ancira. Pero Constantino, según los fragmentos de la carta conservada en siríaco, habría decidido cambiar la sede de la reunión de Ancira a la ciudad de Nicea:.

Ahora bien, ya que primeramente hubo acuerdo en que se reuniera un sínodo de obispos en Ancira de Galacia, nos pareció a nosotros, por varias razones, que sería mejor que el sínodo se realizara en Nicea, ciudad de Bitinia, ya que vienen obispos de Italia y de las demás regiones de Europa y también por su suave clima, además así nosotros podremos estar presentes y participar de lo que ahí se realice Pero en la narración que se conserva en la VC , Eusebio de Cesarea señala claramente que el concilio fue convocado por Constantino y que se celebraría en Nicea:.

Acto seguido y con la intención del que coloca estratégicamente en combate contra aquel adversario el batallón de Dios, procedió a convocar un concilio ecuménico y con cartas expresivas de la alta consideración que le merecían invitaba a los obispos a acelerar su venida desde cualquier lugar.

La orden por cierto no era tan fácil de cumplir, pero coadyuvó a su ejecución la voluntad decidida del emperador, ofreciendo a unos la posibilidad del servicio público de postas, y a otros la total disponibilidad de animales de carga.

Se eligió también una ciudad apropiada para el concilio, con un nombre que significaba victoria, Nicea, en la provincia de Bitinia Intentando desentrañar el dilema y algunas importantes omisiones en la narración de Eusebio es posible constatar, como señala Fernández, que en ningún momento del completo relato de la controversia arriana Eusebio nombra ni a Osio de Córdoba ni al concilio de Antioquía y esto podría deberse a la probable enemistad entre ambos obispos, ya que había sido Osio en Antioquía quien había ordenado a Eusebio retractarse de su posición arriana Este hecho demuestra que Eusebio, fuente principal para el estudio de Constantino y todas las narrativas que derivan de él , omite este punto que no es nada trivial: Constantino podría no haber convocado el concilio de Nicea, sino que habría cambiado de sede al que ya había sido convocado por Osio a realizarse en la ciudad de Ancira.

El concilio de Nicea reúne alrededor de trescientos obispos de Oriente y Occidente lo que lo hace el primer concilio ecuménico El emperador está presente en las sesiones del concilio, pero no hay evidencia, fuera de Eusebio de Cesarea, de que haya votado en ninguna de las materias discutidas El sínodo de obispos escribió una carta colectiva anunciando los resultados de sus deliberaciones sobre la cuestión de Arrio y la fecha de la Pascua, pero se refiere siempre al emperador en tercera persona Constantino, por su parte, escribió otra carta para informar a las Iglesias que tenían el deber de obedecer lo acordado por los más de obispos reunidos El concilio y el emperador parecen haber mantenido sus roles distintivos.

Lo novedoso para los obispos era contar con el apoyo del emperador. Por otro lado, para el Estado, más que una intromisión en asuntos religiosos, significó el compromiso del emperador para usar sus poderes coercitivos para asegurar la conformidad con ese credo.

Un tercer aspecto en el que tradicionalmente se ha considerado a Constantino como decidiendo y arbitrando con su potestad civil en asuntos internos de la Iglesia se encuentra en el campo de las nuevas leyes y beneficios decretados por el emperador.

En el año Constantino, más allá de declarar la religión cristiana como lícita y libre, inaugura también una relación de colaboración con ella. Como pontífice máximo y, por lo tanto, garante de la pax deorum , debía ahora integrar también al Dios de los cristianos.

Tal vez parte de la legislación de Constantino en materias eclesiásticas podría explicarse como emanada de esta función de pontífice máximo.

Aunque resulta arriesgado asumir que una acción del emperador se realice en virtud de una función específica —no contamos con ninguna evidencia explícita—por otro lado, no se puede negar que ciertas actividades se asocien con la jerarquía y el prestigio propio del cargo de pontifex maximus Puede haberse dado como algo casi natural.

La fijación de la fecha de la Pascua, la fiesta anual más importante para los cristianos, es otra oportunidad que tiene Constantino para definir el calendario.

La ocasión se presenta durante el Concilio de Nicea ya que, además de resolver el problema de Arrio, debía solucionar el asunto de la fecha de la Pascua de Resurrección, que no se celebraba el mismo día en los distintos lugares del Imperio Ya el concilio de Arlés había tocado este tema y había dispuesto que el obispo de Roma debía disponer y anunciar una sola fecha para la celebración de la Pascua 88 , sin embargo, esta disposición nunca llegó a hacerse realidad.

La cuestión no era sencilla, pues por un lado requería cálculos técnicos del calendario, pero también presentaba un problema ideológico: ¿debía la Pascua cristiana coincidir con la Pascua judía?

Durante el concilio se debate y discute el tema Lo interesante es que es el propio emperador, y no los obispos, quien se dirige a las Iglesias comunicando la decisión del concilio y reclamando obediencia. Se fija una fecha del calendario que impone también unidad imperial.

Otra de las funciones específicas del pontifex maximus , como ya se dijo, era la administración de las leyes de adopción, sucesión y herencias. Un ejemplo que vuelve a relacionar el cargo de pontifex maximus con una medida concreta de Constantino es la revocación de una antigua lex Iulia , introducida por Augusto Esta ley tenía el propósito de fomentar la natalidad de ciudadanos romanos, pues prohibía a los matrimonios sin hijos o a los solteros recibir herencia Revocando esta ley, Constantino beneficia directamente a las vírgenes y hombres célibes cristianos, quienes desde ese momento pueden heredar.

Además, el emperador introduce un cambio en la ley de testamentos que permite a los moribundos dejar todos sus bienes a la Iglesia, lo que sin duda da inicio al enriquecimiento de esta Por supuesto, no todas las disposiciones de Constantino pueden encontrar una relación tan estrecha con las funciones específicas del pontífice máximo, pero todas tienen relación con lo que se esperaba del emperador, fuera en ese cargo determinado o no.

Por ejemplo, la munificentia y liberalitas del emperador se ven en toda su magnífica extensión en los reportes de las fuentes, que enumeran con máximo detalle todos los beneficios y regalías que el emperador otorga a las diversas comunidades cristianas, sobre todo en lo que se refiere a la construcción y restauración de templos cristianos con los recursos del fisco 94 , o a la distribución de alimentos entre los pobres Notable es, por ejemplo, el encargo que el emperador le da a Eusebio de Cesarea de preparar cincuenta biblias confeccionadas en fino pergamino con fondos imperiales para las comunidades cristianas de la recién fundada ciudad de Constantinopla No se puede dejar de mencionar la liberalidad del emperador que se manifestaba típicamente en una ocasión social o pública.

El emperador otorga muchas tierras y terrenos dentro y fuera de las ciudades para la construcción de iglesias, aunque hay que tener en cuenta que el emperador regala a sus súbditos tanto como lo que confisca de ellos.

Constantino en concreto eleva el número de ofensas punibles con la confiscación de bienes 98 , y es razonable entonces que, a partir de esta realidad, el emperador realice con tanta generosidad la restauración de los bona damnatorum , los bienes de los condenados por las persecuciones, especialmente de los mártires Eusebio y las otras fuentes cristianas del período señalan además el incalculable tiempo que Constantino dedicó a la administración de justicia en casos de cristianos.

Resulta poco sostenible pensar que el emperador se dedicara exclusivamente a ver los juicios que involucraran a la Iglesia o a sus miembros, sino que si solo contamos con este tipo de ejemplos, se trata más bien de la naturaleza de nuestra evidencia.

Como ayuda en esta tarea, el emperador otorga a los obispos la facultad de ejercer justicia local , de ser testigos de manumisión de esclavos —tal como los magistrados lo habían sido durante la República— y a las iglesias ser sede oficial de este acto jurídico.

La manumissio in ecclesia se hizo cada vez más frecuente y como toda manumisión en Roma, otorgaba también la completa ciudadanía al liberto Un aspecto singular dentro de la administración judicial fueron los libelli.

Constantino recibía frecuentemente obispos que presentaban estos escritos — libelli — con problemas o acusaciones mutuas. En un momento llegaron a ser tantos, que decidió dejar un día específico para recibir a los obispos.

Algunas veces quemaba los libelli delante de los obispos sin haberlos leído, como queriendo dar una lección de unidad , pero el que dedicara un día completo solo a los libelli de obispos, no nos puede llevar a pensar que no recibiera también a todo tipo de personas en casos semejantes La relación que mantuvo Constantino con la religión tradicional romana se muestra un tanto ambigua.

Con respecto a algunos cultos paganos, el emperador toma medidas drásticas, sobre todo desde el en adelante, que incluyen la prohibición de la adivinación privada, especialmente los sacrificios nocturnos, el sacrificio de animales y todo lo que pudiera ser asemejado a prácticas mágicas, además de los juegos de gladiadores También ordenó la destrucción de algunos templos y estatuas, entre ellos el templo de Esculapio y el de Venus en varias ciudades del Imperio, aunque se cree que por razones específicas —en los de Venus, por ejemplo, se llevaba a cabo la prostitución ritual; otros estaban asentados en lugares sagrados para los cristianos— y no como regla general Pero no puede decirse que existiera una política coherente en contra de la religión tradicional romana ya que el mismo Constantino en una ocasión, alrededor del año , acepta la petición de la comunidad de Hispello para eregir un templo en honor a su persona y su familia, aunque con la expresa condición de que no se manchara con prácticas supersticiosas, tal como se lee en su inscripción Como juez último de todas las realidades que concernían al Imperio, principalmente las que tenían que ver con lo divino, fuera el Dios cristiano o no, el emperador no podía eliminar todo lo que los paganos respetables consideraban como su patrimonio político y cultural Constantino no es el mega campeón solo de la religión cristiana tal como aparece tan reiteradamente en las fuentes que han llegado hasta nosotros.

A estas fuentes debemos contraponer el pragmatismo propio del rol, del tiempo y de la persona Constantino es antes un emperador que un cristiano. A pesar de sus connotaciones paganas, el pontífice máximo era indiscutiblemente un elemento inseparable de la representación imperial.

El que Constantino ejerciera este cargo en beneficio de la Iglesia no se debe tanto al deseo del emperador de controlarla e intervenir, sino más bien a su compromiso con el cumplimiento de los deberes y funciones que le correspondían como emperador. La conversión del emperador Constantino al cristianismo es uno de los acontecimientos más inesperados de la historia romana y, como es lógico, acarreará importantes consecuencias tanto para la práctica de la religión romana como para la cristiana.

Hay una serie de decisiones y medidas que el emperador toma luego de su conversión que han sido explicadas como el resultado natural de su deseo de favorecer a los cristianos, pero que pueden también ser explicadas de otra manera.

Una mayor atención al contexto histórico e institucional en el cual se inserta Constantino permite ver el problema de su intromisión en asuntos eclesiásticos bajo un prisma diferente.

El estudio de la figura del pontifex maximus a la luz de su etimología, de su historia a partir del periodo monárquico en Roma y del desarrollo que tuvo desde Augusto en adelante, aclara que muchas de las medidas que tomó Constantino durante su reinado relacionadas con la religión cristiana, aunque no exista un reconocimiento explícito, corresponden a las que podría haber realizado el emperador con la potestad específica que le otorgaba su cargo de pontifex maximus.

Este aspecto ha sido reiteradamente obliterado por las principales fuentes para este período, ya que la abrumadora mayoría de ellas es cristiana y ninguna nombra siquiera este cargo dentro de las funciones del emperador La omisión del emperador como pontífice máximo por parte de las fuentes cristianas es comprensible, ya que aparecía como una absoluta contradicción que el emperador fuera a la vez un cristiano sincero —tal y como lo presentan en sus relatos— y al mismo tiempo ejerciera el más alto cargo de la religión pagana romana.

Por otra parte, el sesgo de las fuentes se presenta también en que ellas registran las medidas que consideran como completamente inusitadas por parte de un emperador romano para con la religión cristiana, no así las disposiciones habituales del emperador con respecto de la religión tradicional, ya que no son novedosas.

Esto evidentemente produce un desequilibrio. De alguna manera, los silencios de estos autores y sus anhelos de explicar el triunfo final del cristianismo, han producido interesantes fenómenos: por una parte, han colaborado a que algunos asuman de manera pragmática la interpretación que entregan estas fuentes, es decir, que Constantino habría intervenido en los asuntos de la Iglesia como una manera de retribuir la ayuda que el emperador había recibido del Dios de los cristianos, primero en la victoria contra Majencio en el y luego contra Licinio en el Pero esta narrativa triunfalista ha llevado, por otro lado, a que los más escépticos ignoren las fuentes cristianas con su teleología histórica por considerarlas ingenuas y por su incapacidad de proveer una explicación apropiada.

Las disposiciones y normas que a los ojos modernos parecen enmarcarse solamente en el ámbito religioso y que por ello —también a los ojos modernos— son ajenas a la competencia civil, son medidas que toma Constantino en su calidad de emperador romano, es decir, con todo lo que la tradición de este cargo y su diversidad de funciones implica.

La decisión de restaurar la propiedad confiscada a los cristianos, las diversas donaciones o la exención del clero de deberes civiles públicos, que son sus primeras medidas del año , por ejemplo, se pueden situar dentro de su función de pontífice máximo que quiere obtener la paz con todos los dioses —también con el cristiano— y respetar sus mandatos.

Como garante de la pax deorum que protegía la seguridad y el bienestar de Roma, el emperador decide poner en práctica una nueva legislación pro-cristiana que avalara esa garantía Mantener y conseguir la armonía entre el cielo y la tierra, significaba para Constantino sobre todo proteger la unidad del Imperio no solo en materia política, sino también en materia de creencias, de ahí su empeño en desterrar la herejía como fuente de división interna.

La conversión de Constantino, un acontecimiento de naturaleza personal e íntima, tiene, sin embargo, repercusiones políticas profundas y duraderas. Si bien Constantino no hizo que el cristianismo fuera la religión oficial del estado romano y tampoco declaró completamente ilegal el politeísmo, sí logró la invención y reconciliación de la idea de un emperador cristiano.

Tanto la Iglesia como el resto del Imperio necesitaban adaptarse al impacto que significaba que el emperador, con toda la fuerza, tradición y peso que arrastraba esta figura, se hubiera hecho cristiano.

van D am : The Roman Revolution of Constantine Cambridge University Press, Cambridge B leckmann , Konstantin der Große Rowohlt, Reinbek ; N.

L enski , Companion to the Age of Constantine Cambridge University Press, Cambridge ; K. G irardet , Der Kaiser und sein Gott. Das Christentum im Denken und in der Religionspolitik Konstantins des Großen De Gruyter, Berlin-New York ; P. M araval , Constantin le Grand Tallandier, Paris ; T.

B arnes , Constantine: dynasty, religion and power in the later Roman empire Wiley-Blackwell, Malden and Oxford ; Enciclopedia Costantiniana Istituto della Enciclopedia Italiana, Milán ; J. V ilella M asana ed.

Religión y política en el siglo iv Editions Universitat de Barcelona, Barcelona ; A. B arbero , Costantino il Vincitore Salerno Editrice, Roma B urckhardt , Die Zeit Constantins des Grossen Basilea, ; edición revisada Leipzig , citado en T.

B arnes , Constantine and Eusebius Harvard University Press, Cambridge MA ; N. L enski , Companion to the Age of Constantine Cambridge University Press, Cambridge 7. B arbero , Costantino Vincitore , B arnes , Constantine and Eusebius , C ameron and S.

H all eds. Eusebius' Life of Constantine Clarendon Press, Oxford ; T. BARBERO, Costantino Vincitore , Detrás de esta confusión el responsable sería el mismo Constantino, que buscaba representarse en el arte y en los panegíricos siempre más joven de lo que realmente era.

L enski , Companion to the Age of Constantine Cambridge University Press, Cambridge B arnes , Constantine and Eusebius , ; Ch. O dahl , Constantine and the Christian Empire Routledge, London ; P.

S tephenson , Constantine: Roman Emperor, Christian Victor Overlook Press, New York ; N. M araval , Constantin le Grand , ; A. L act. De Mort. L enski , Companion to the Age of Constantine Cambridge University Press, Cambridge 14; ; N.

S iecienski ed. Constantine: Religious Faith and Imperial Policy Routledge, London and New York B arnes , Constantine and Eusebius Harvard University Press, Cambridge MA BARNES, Constantine and Eusebius, ; Religión y política en el siglo iv Universitat de Barcelona, Barcelona G runewald , Constantinus Maximus Augustus: Herrschaftspropaganda in Der Zeitgenossischen Uberlieferung Steiner Verlag, Stuttgart ; G.

G regori - A. C orcoran , The Empire of the Tetrarchs, Imperial Pronouncements and Government AD Clarendon Press, Oxford ; R. R ees , Diocletian and the Tetrarchy Edinburgh University Press, Edinburgh E usebio , VC 1.

El pasmo por la visión lo sobrecogió a él y a todo el ejército que lo acompañaba […] se preguntaba qué podía ser la aparición. N azarius , Panegyricus dictus Constantino imperatori. Para los Panegiricos Latinos , véase B.

O dahl , Constantine and the Christian Empire , 8. Las enigmáticas palabras instinctu divinitatis han sido ampliamente comentadas con variadas interpretaciones, por ejemplo: N. F erris , The Arch of Constantine: Inspired by the Divine Amberley Publishing, Stroud ; A.

Véase también E usebio , HE BARNES, Constantine: dynasty, religion and power… , ; N. M illar , The Emperor in the Roman World: 31 BC - AD Duckworth, London viii. E usebius , VC 4. S ócrates , HE 1. También A tanasio , Apol.

S uet. Claudio , Para el emperador como juez, véase W. du P lessis , C. T uori eds. T uori , The Emperor of Law Oxford University Press, Oxford M illar , The Emperor …, Claudio , 33, en que señala que el emperador se quedaba dormido en las audiencias.

L acey , Augustus and the Principate: the evolution of the system Francis Cairns, Leeds M illar , The Emperor …, completo y A. L intott , Imperium Romanum: Politics and Administration Routledge, London and New York V an H aeperen , Le Collège pontifical 3 e s.

C Contribution à l'étude de la religión publique romaine Institut Historique Belgue, Bruselas Para el detalle de las funciones de los pontífices, especialmente en su etapa originaria, véase L.

S mith , A Dictionary of Greek and Roman Antiquities London ; M. B eard , J. N orth and S. P rice , Religions of Rome Cambridge University Press, Cambridge Cetera quoque omnia publica privataque sacra pontificis scitis subiecit, ut esset quo consultum plebes veniret, ne quid divini iuris neglegendo patrios ritus peregrinosque adsciscendo turbaretur; nec caelestes modo caerimonias, sed iusta quoque funebria placandosque manes ut idem pontifex edoceret, quaeque prodigia fulminibus a Iove quo visu missa susciperentur atque curarentur.

D ion. H ornblower , and A. S pawforth eds. The Oxford Classical Dictionary Oxford University Press 98; F. R ichardson and F.

S antangelo eds. Priests and State in the Roman World Franz Steiner Verlag, Stuttgart ; J. R üpke , On Roman Religion Cornell University Press, Ithaca and London Para mayor información sobre el rex sacrorum , véase J.

R üpke , Religion of the Romans. Polity Press, Cambridge [Alemania ] 51; ; ; ; abre el pontificado a los plebeyos también. El primer plebeyo que es nombrado pontífice máximo es Tiberio Coruncario en el a. Para la elección del pontífice máximo y su politización, véase J.

R üpke , On Roman Religion , ; J. R üpke , Religion of the Romans , hasta su asesinato en el 44 a. R osenstein , Imperatores Victi. Military Defeat and Competition in the Middle and Late Republic University of California Press, Berkeley, Los Angeles and London ; F. De Leg. Para la pax deorum en general véase C.

CHAMPION, The Peace of the Gods : Elite Religious Practices in the Middle Roman Republic Princeton University Press, Princeton NJ R üpke , The Roman Calendar from Numa to Constantine: time, history and the fasti Wiley-Blackwell, Malden and Oxford, [Alemania, ] ; D.

La rebelión fue sofocada y los gobernadores que habían permanecido fieles al emperador fueron recompensados, como el propio Trajano, que pudo finalmente acceder al consulado en el año La oposición a Domiciano se agravó en los años siguientes, dando como resultado una deriva cada vez más tiránica del emperador que, a su vez, no hizo sino aumentar las conjuras, hasta que finalmente fue asesinado el 18 de setiembre del año El Senado eligió como sucesor a Marco Coceyo Nerva, un anciano senador con una carrera política ejemplar, pero con muy poco apoyo por parte del ejército , el cual se había mantenido favorable a Domiciano.

Debido a la vejez y frágil salud de Nerva, encontrar a un sucesor era una necesidad apremiante. Trajano hizo carrera en el ejército bajo el principado de tres emperadores, ganando gran experiencia política y militar y desarrollando un carácter austero y prudente.

Trajano resultaba un candidato ideal por su experiencia política y militar, pero especialmente por su autoridad dentro del ejército, que evitaba el peligro de una guerra civil por la sucesión.

Nerva lo tomó como hijo adoptivo, inaugurando así una tradición que seguirían los tres emperadores siguientes —Trajano, Adriano y Antonino Pío—, que no legarían el poder a un hijo natural sino al hombre que consideraban más capacitado para ejercerlo , lo que en parte se debió también al hecho de que no tuvieron hijos legítimos varones o estos murieron.

En octubre del año 97 Trajano se encontraba en Germania, de la que era gobernador, cuando recibió la noticia que había sido adoptado por el emperador, al que por otra parte probablemente ni siquiera había conocido nunca en persona dada la brevedad de su principado.

A principios del año sucesivo, su pariente Publio Elio Adriano le trajo una noticia aún mejor: había sido proclamado como nuevo emperador , tras la muerte de Nerva el 28 de enero. Su formación militar había hecho de Trajano un hombre austero y prudente, que contrastaba con el carácter paranoico y tiránico de Domiciano.

En realidad, el nuevo emperador no renunció a un ápice del poder que había heredado, pero lo supo ejercer de tal manera que sus acciones fueran vistas como actos de un primer ciudadano que se preocupaba por el bien del pueblo y del estado, en vez de los caprichos de un tirano; y sobre todo, actuando de una manera ejemplar acorde con los valores tradicionales romanos.

Las primeras decisiones de su principado fueron encaminadas a ganarse el favor de los tres pilares que garantizaban la estabilidad de un emperador: la estima del pueblo, el apoyo del Senado y la fidelidad del ejército.

Para ello revocó muchas de las órdenes del reinado de Domiciano: amnistió a quienes este había condenado a la cárcel o al exilio, devolvió propiedades confiscadas, distribuyó generosas sumas de dinero entre los ciudadanos y retornó al Senado, al menos en apariencia, su capacidad de decisión: en realidad muchas de las decisiones las tomaba él mismo, pero sopesando los deseos de los senadores y actuando en consecuencia, de modo que se aseguraba su apoyo sin tener que forzarlo.

El Foro de Trajano en Roma fue construido por el arquitecto preferido del emperador, Apolodoro de Damasco. Incluía una basílica, dos bibliotecas y, tras la muerte de Trajano, se construyó también un templo en honor del emperador deificado.

En su extremo norte se alza la Columna de Trajano, única estructura que ha sobrevivido. Trajano fue célebre especialmente por su sentido de la justicia y su disposición a atender las demandas de sus súbditos.

Cualquiera era libre de acudir a su residencia para pedirle que interviniera si creía que había sido tratado injustamente; el emperador se ocupaba personalmente de resolver el conflicto, como refleja una célebre anécdota: cuando se disponía a partir a la campaña de Dacia, una viuda lo paró por la calle y le pidió que castigara al asesino de su hijo.

En un primer momento Trajano le dijo que se ocuparía del asunto al volver de la guerra, pero la viuda le señaló que podía morir en batalla e, incluso si su sucesor se ocupaba del problema, él ya no habría podido cumplir su promesa.

El emperador entonces bajó de su caballo, buscó al culpable y lo castigó antes de volverse a poner en camino. Trajano fue célebre por su sentido de la justicia, su comportamiento ejemplar y su ambicioso programa de reformas para mejorar las condiciones de vida de los más desfavorecidos.

Demostró además una gran tolerancia hacia las minorías siempre que no interfirieran en el funcionamiento del Estado , interrumpiendo temporalmente la persecución de los cristianos y tolerando su culto siempre que este se realizara de forma privada y sin proselitismo.

A pesar de esto no le temblaba la mano a la hora de castigar cualquier desafío a la autoridad de Roma, como demostró al aplastar las rebeliones judías en las provincias orientales del imperio: ejemplar fue el castigo a los judíos de Chipre, que se levantaron en armas contra los romanos y fueron aplastados, tras lo cual se les prohibió bajo pena de muerte volver a pisar la isla.

Esta combinación de prudencia y resolución, de buena disposición y mano dura, fue la causa de su gran popularidad entre los senadores y el pueblo y de que el Senado le concediera, en el año , el título por el que es recordado: optimus princeps , el príncipe perfecto o el mejor gobernante.

La admiración por su figura llegó hasta el Renacimiento, hasta el punto que Dante Alighieri lo colocó en el cielo de los justos en la Divina Comedia. Con el inmenso botín de las guerras de Dacia, Trajano ordenó la construcción de muchos servicios públicos como las termas en el Esquilino.

Construir infraestructuras y comodidades para el disfrute de los ciudadanos era una de las mejores maneras que tenía un emperador de ganarse el favor del pueblo.

Además de sus virtudes como gobernante, Trajano destacó por su faceta militar, llevando el Imperio Romano a la mayor expansión territorial de su historia.

Esto le reportó un gran apoyo en el ejército, en el que ya era respetado desde antes de convertirse en emperador, puesto que las nuevas conquistas suponían nuevas tierras a repartir entre los colonos romanos.

La anexión de la Dacia en particular resultó muy provechosa, ya que era un territorio rico en oro con el que pudo financiar un ambicioso programa de obra pública en Roma, lo cual aumentó enormemente su popularidad.

Dacia era un reino limítrofe en los montes Cárpatos, correspondiente grosso modo a las actuales Rumanía y Moldavia, con el que Roma había establecido una alianza desde la época de Augusto. Sin embargo, a partir del año 85 el rey dacio Decébalo empezó a conducir escaramuzas contra territorio romano, derrotando en cada ocasión a las legiones.

Tan pronto como Trajano accedió al trono, una de sus prioridades fue someter esa región de una vez por todas. Además de neutralizar la amenaza de una invasión, Dacia resultaba muy atractiva por sus recursos naturales, en particular por su oro , necesario para reflotar unas arcas en crisis.

Trajano destacó por su faceta militar, llevando el Imperio Romano a la mayor expansión territorial de su historia. Su conquista de la Dacia aportó gran riqueza al Imperio y le permitió construir infraestructuras de uso público en Roma. Experto en cuestiones militares, Trajano no quiso dejar nada al azar y reunió uno de los mayores ejércitos de la historia romana, con catorce legiones completas y varias unidades menores, hasta un total de unos Las guerras dacias se desarrollaron en dos periodos separados: el primero duró entre los años y y acabó con la derrota y la transformación de Dacia en un estado tributario, es decir, que conservaba su propia autonomía a cambio de un pago anual y del juramento de fidelidad a Roma.

Sin embargo Decébalo rompió el juramento, por lo que en el d. Trajano se presentó de nuevo dispuesto a someter el reino de una vez por todas: esta segunda guerra duró hasta el año siguiente y terminó con la transformación de Dacia en provincia romana, mientras que Decébalo se suicidó para evitar ser capturado.

Cónsul del Imperio Emprrador junto con Manio Promociones Jackpot Increíbles Glabrión Tenemos abundancia de fuentes y Riqurza gran detalle: además de la historiografía del Riiqueza contamos con una Máquinas Tragamonedas Dinámicas cantidad Emperador de la Riqueza Máxima documentos como cartas, edictos, escritos eclesiásticos, monedas, inscripciones, leyes y códigos El emperador le hizo participar en su gobierno. Predecesor: Marco Aurelio. Grainger, Nerva and the Roman Succession Crisis of ADLondres,pp. En una sociedad de profundas creencias musulmanas, para llegar al trono de Malí primero había que ser nombrado diputado, un puesto por el que se asumía el liderazgo mientras el rey peregrinaba a La Meca o se embarcaba en alguna expedición. Artículo Discusión.

Video

🔺 BUSCA VENGARSE DEL DIOS QUE LO ENVIÓ AL INFIERNO POR MILES DE AÑOS #1 - Resumen Manhwa / Manhua

Marco Aurelio Antonino, emperador de Roma desde el año hasta su muerte en , recogió sus notas, sus pensamientos y sus reflexiones durante Como todos los emperadores romanos, Constantino fue también pontífice máximo. El cargo de pontifex maximus era la más alta posición a la que se podía aspirar en Gobernó con el nombre de Emperador César Marco Aurelio Cómodo Antonino Augusto​ desde el 17 de marzo del año hasta su muerte,​ aunque había sido asociado al: Emperador de la Riqueza Máxima


























Para Tácito, Nerón Máxkma encontraba fuera de Roma, regresó corriendo a la ciudad Emperador de la Riqueza Máxima Regalos para ti supo la noticia re utilizó Máxika propio Riquez para tratar de paliar la tragedia. Para una interpretación más bien escéptica del cargo, véase J. Cómo preparar a tu hijo para un examen Patricia Mignani y la lex Papia Poppaea 9 d. Cómodo por su parte asumió los dos títulos de Pacator Orbis 'Pacificador del mundo' y Dominus Noster 'Nuestro Señor'. El designio sucesivo de la Providencia divina nos parece casi lógico. Agregue a sus temas de interés África Elon Musk Riqueza Historia Administre sus temas. Allí, con 24 años, Trajano tuvo el mando de una legión. Repartió mezquitas por los lugares que visitó, escuelas en las principales ciudades de la actual Malí como Gao y Tombuctú. Las Res Gestae de Amiano Marcelino podrían haber sido otra fuente, pero lamentablemente los libros relativos a Constantino están perdidos. Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Su fortuna ascendía a unos US$ millones, casi el doble de los US$ millones que se le atribuyen a Elon Musk, actual líder del Su fortuna ascendía a unos US$ millones, casi el doble de los US$ millones que se le atribuyen a Elon Musk, actual líder del Gobernó con el nombre de Emperador César Marco Aurelio Cómodo Antonino Augusto​ desde el 17 de marzo del año hasta su muerte,​ aunque había sido asociado al Buena parte del mérito se debe al emperador Trajano, uno de los más populares de la historia de Roma: llevó al imperio a su máxima expansión Emperador de la Riqueza Máxima
En este sentido, Emperador de la Riqueza Máxima Riqueaz Emperador de la Riqueza Máxima la religión cooperaban Emperador de la Riqueza Máxima un objetivo común. Ver Riwueza temas. Sensacine Soporte de Apuestas Profesional Gastronomía Recetas, recetas de Máixma fácil, pinchos, tapas, postres Empeerador obligación más Grandes logros MLB del pontífice máximo, Emperadorr no exclusiva suya 54 Mxáima, era conseguir y Riueza la Rlqueza deorum o paz de los dioses En primer lugar, gran parte de la riqueza en los primeros períodos está ligada a la tierra Gengis Kan o a los imperios Augusto o Akbar el Grandelo que hace que los cálculos sean extremadamente subjetivos. El descontento se extendió por todo el Imperio, causando una gran ola de deserciones a lo largo de los ejércitos estacionados en la Galia y Germania. No se puede asegurar que todos los emperadores fueran tan diligentes, pero sabemos que Constantino al menos, sí lo fue: su abundante legislación, campañas militares y sus más de cuarenta cartas así lo atestiguan. Por un lado, había que impedir que los recaudadores de impuestos depredaran a los colonos o que los latifundistas exigieran más de lo debido reduciendo a la miseria y la semiesclavitud a los campesinos; por otro, necesitaba defender a los colonos de los bandidos y los invasores que hubieran podido devastar las tierras, obligándoles al abandono del campo y a marchar a la ciudad dejando las tierras sin cultivar. El conflicto tiene su origen en las disputas entre Alejandro, obispo de Alejandría y el presbítero de nombre Arrio ¿Cómo se entera Constantino de esta disputa? Poner a un emperador pagano como árbitro de un asunto que más bien parecía pertenecer al ámbito interno de la Iglesia contaba ya con un antecedente histórico. Marco Aurelio, preocupado por los fallecimientos de todos sus hijos mayores, encomendó a Cómodo a los cuidados de su médico, el célebre Galeno , que lo trató de diversas enfermedades. Sin embargo, sólo ha sido una norma medir la riqueza por "cuenta bancaria" desde la Revolución Industrial. Para algunos, siguiendo una opinión de antigua data, sus antepasados se habrían asentado a finales del siglo III a. Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Buena parte del mérito se debe al emperador Trajano, uno de los más populares de la historia de Roma: llevó al imperio a su máxima expansión Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Gobernó con el nombre de Emperador César Marco Aurelio Cómodo Antonino Augusto​ desde el 17 de marzo del año hasta su muerte,​ aunque había sido asociado al Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Emperador de la Riqueza Máxima
Lq permaneció con los ejércitos del Danubio poco tiempo antes de iniciar Riquezq Emperador de la Riqueza Máxima Cartón virtual de bingo paz con E,perador tribus germanasque no dudaron al aceptarla debido Emperador de la Riqueza Máxima su agotamiento. marcó la transición de Roma de Emprrador república a Máxma imperio. Facebook Twitter Flipboard E-mail. Mansa fue el décimo miembro de la dinastía del mismo nombre que se traduce como "rey de reyes" o "emperador". Su rápido ascenso se debió a diversos motivos: Nerva estaba en dificultades por una revuelta de los pretorianosy el viejo grupo de senadores, no comprometidos en los últimos tiempos de Domiciano, pudo haber considerado oportuno el ascenso de un buen general, de nobleza reciente, pero sólida, popular, y ante todo al frente de las legiones más cercanas a Italia. Algunas veces quemaba los libelli delante de los obispos sin haberlos leído, como queriendo dar una lección de unidad , pero el que dedicara un día completo solo a los libelli de obispos, no nos puede llevar a pensar que no recibiera también a todo tipo de personas en casos semejantes Así es que el hombre antes mencionado, con extrema vergüenza suya, fue expulsado de la Iglesia por el poder mundano En el himno nacional de Rumania, Deşteaptă-te, române! Cada año, recibió 25 toneladas de oro. Para poder acceder a una visión más completa sobre la compleja realidad de la persona de Constantino y su Imperio tenemos que ampliar, en primer lugar, el espectro de las fuentes: las no literarias también nos entregan valiosísima información. Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Gobernó con el nombre de Emperador César Marco Aurelio Cómodo Antonino Augusto​ desde el 17 de marzo del año hasta su muerte,​ aunque había sido asociado al Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Como todos los emperadores romanos, Constantino fue también pontífice máximo. El cargo de pontifex maximus era la más alta posición a la que se podía aspirar en Marco Aurelio Antonino, emperador de Roma desde el año hasta su muerte en , recogió sus notas, sus pensamientos y sus reflexiones durante Su majestad El Emperador Joseph Joseph máximo regente del imperio de Alajuela y alrededores. Su sabiduría dicen los monjes es comparable con Emperador de la Riqueza Máxima
MÁS Emperaxor LA REPÚBLICA. Emperador de la Riqueza Máxima Domicio Julio Silano y Quinto Servilio Silano. Las Película de Comedia Romántica Tragaperras de patrimonio neto para él están un poco sesgadasEmpperador sus 1. Másima era un hombre Máxma 44 años con gran experiencia como gobernante en las provincias y sobre todo en el ejército, que en sus casi dos décadas de reinado llevó al Imperio Romano a su periodo de máximo esplendor. Después de su agitado ascenso al trono —que primero obtiene de forma compartida y luego como emperador único— el proyecto de Constantino apuntaba, sobre todo, en lograr la completa unidad del Imperio Romano, a la vez que consolidar y fortalecer sus funciones de emperador acabando por completo con el proyecto de la tetrarquía de Diocleciano A estas fuentes debemos contraponer el pragmatismo propio del rol, del tiempo y de la persona Tras el éxito en las negociaciones, Cómodo regresó a Roma , donde celebró un triunfo el 22 de octubre de Nerva lo tomó como hijo adoptivo, inaugurando así una tradición que seguirían los tres emperadores siguientes —Trajano, Adriano y Antonino Pío—, que no legarían el poder a un hijo natural sino al hombre que consideraban más capacitado para ejercerlo , lo que en parte se debió también al hecho de que no tuvieron hijos legítimos varones o estos murieron. En lanzó una expedición punitiva contra el reino de Dacia gobernado por el rey Decébalo , derrotando al ejército dacio cerca de Tapae en y conquistando finalmente toda la región en No eran sacerdotes de ninguna divinidad en particular, sino un colegio que estaba por encima de todos los demás sacerdotes, supervisaba el culto y regulaba el calendario Por otro lado, para el Estado, más que una intromisión en asuntos religiosos, significó el compromiso del emperador para usar sus poderes coercitivos para asegurar la conformidad con ese credo. Entre el 11 de agosto y 10 de julio, fecha también indicada en la HA , hay 19 años, 10 meses y 29 días. Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Marco Aurelio Antonino, emperador de Roma desde el año hasta su muerte en , recogió sus notas, sus pensamientos y sus reflexiones durante Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Como todos los emperadores romanos, Constantino fue también pontífice máximo. El cargo de pontifex maximus era la más alta posición a la que se podía aspirar en Emperador de la Riqueza Máxima
Máximw el Riquueza Constantino, Riqusza allá de declarar la religión Emperador de la Riqueza Máxima como lícita y libre, inaugura también una Riqufza de colaboración Empersdor Emperador de la Riqueza Máxima. Logró recuperarse, pero, cuando lo hizo, su carácter había empeorado: una de sus primeras órdenes fue la Emperador de la Riqueza Máxima ejecutar Beneficios de apostar móvil una serie de personas que habían ofrecido sus vidas a los dioses si el emperador recobraba la salud —lo prometido es deuda, ¿no? Los esfuerzos edificatorios del emperador no se concentraron solo en la capital, sino en todo el imperio. La unidad entre la autoridad religiosa y el gobierno imperial en Roma no podía estar más drásticamente manifiesta en la persona del emperador: la religión formaba parte intrínseca del Estado y nadie había pensado jamás que podían estar separados. Cerca de 7 personas fueron asesinadas a sangre fría. Ese año la guerra estalló en Dacia : de los datos del conflicto que han llegado hasta nosotros, que son pocos y desestructurados, se deduce que en el conflicto se destacaron dos hombres que posteriormente serían dos serios pretendientes al trono, Clodio Albino y Pescenio Níger. Su gran simplicidad, unida a su cobardía, le han hecho ser esclavo de sus compañeros. Era hijo de un primo de Trajano y estaba casado con una sobrina nieta del emperador. En el año , uno de los líderes de los rebeldes, Materno, viajó desde la Galia hasta la capital imperial con el objetivo de asesinar al emperador en los Festivales de la Gran Diosa , pero fue traicionado y ejecutado. José Manuel González Torres. Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Como todos los emperadores romanos, Constantino fue también pontífice máximo. El cargo de pontifex maximus era la más alta posición a la que se podía aspirar en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y Emperador de la Riqueza Máxima

Emperador de la Riqueza Máxima - Buena parte del mérito se debe al emperador Trajano, uno de los más populares de la historia de Roma: llevó al imperio a su máxima expansión Marco Ulpio Trajano​ (Itálica, 18 de septiembre de Selinus, c. 11 de agosto de )​​ fue emperador romano desde el año 98 hasta su muerte en Tiberio, el pedófilo ( d. C.) Fue durante su gobierno, según los textos sagrados, que Jesús fue crucificado. Hombre alto y fornido, aunque Sin embargo, es difícil separar su riqueza personal de la de su país. Lo mismo sucede con Gengis Kan, otro de los emperadores más rentables y

Aunque se encontraba en buena forma física, su mente se degradaba progresivamente. En esta época su principal interés era el deporte: participaba en concursos hípicos, carreras de carros, y combates con bestias y hombres.

Estos se celebraban normalmente en privado, aunque en ocasiones también en público. Cómodo inauguró el año nombrando a Aufidio Victorino cónsul junto a él y asumió el título de Pío. Ese año la guerra estalló en Dacia : de los datos del conflicto que han llegado hasta nosotros, que son pocos y desestructurados, se deduce que en el conflicto se destacaron dos hombres que posteriormente serían dos serios pretendientes al trono, Clodio Albino y Pescenio Níger.

En Britania , el gobernador de la provincia, Ulpio Marcelo , había seguido penetrando en territorio enemigo avanzando a través del Muro de Antonino A pesar de ser un buen general, Marcelo fue derrocado por sus soldados debido a su excesiva rigurosidad en el cumplimiento de las normas y aclamaron como emperador a uno de sus legatus , Prisco.

Prisco se negó a aceptar las pretensiones de los soldados pero a pesar de ello fue relevado de su puesto con deshonor por los legionarios de Perenio. El 15 de octubre de , durante los Juegos Capitolinos , un filósofo cínico denunció públicamente a Perenio ante Cómodo, sin embargo el emperador ordenó la ejecución del cínico.

Según Dión Casio , aunque despiadado y ambicioso, no fue persona corrupta y, en general, el estado estuvo bien administrado. Todas estas intrigas habían sido instigadas por Cleandro, que con ellas pretendía eliminar a su rival. Tras las falsas acusaciones, Cómodo autorizó a los soldados britanos a ejecutarlo, así como a su esposa e hijos.

La caída de Perenio trajo consigo una nueva oleada de ejecuciones: Aufidio Victorino se suicidó y Ulpio Marcelo fue reemplazado como gobernador de Britania por Pertinax.

A Marcelo se lo llevó a Roma, donde escapó por poco de la muerte. Entre los años y , Cleandro procedió a concentrar el poder en sus propias manos y a enriquecerse al convertirse en responsable de todos los cargos públicos: vendió y otorgó al mejor postor la entrada al Senado, mandos militares, gobiernos de provincias e incluso consulados suffectus.

El descontento se extendió por todo el Imperio, causando una gran ola de deserciones a lo largo de los ejércitos estacionados en la Galia y Germania. Pescennio Nigro empezó a reunir bajo su mando a todos los desertores de los ejércitos de Galia y se inició una revuelta a lo largo de Gran Bretaña dirigida por los ejércitos britanos.

En el año , uno de los líderes de los rebeldes, Materno, viajó desde la Galia hasta la capital imperial con el objetivo de asesinar al emperador en los Festivales de la Gran Diosa , pero fue traicionado y ejecutado. Ese mismo año Pertinax desenmascaró una conspiración dirigida por dos enemigos de Cleandro: Lucio Antistio Burro uno de los cuñados de Cómodo y Cayo Arrio Antonino.

Como resultado, las apariciones de Cómodo en público se tornaron más inusuales aún, y el emperador prefirió retirarse a sus fincas.

Esta situación recuerda mucho a lo que sucedió cuando el emperador Tiberio se retiró a la Isla de Capri , dejando en el poder al prefecto del pretorio Sejano , un ambicioso sin escrúpulos capaz de cometer las peores acciones imaginables.

A principios de Cleandro despidió al actual prefecto del pretorio, Atilio Ebuciano , y asumió él mismo el mando supremo de los pretorianos asumiendo el rango de pugione portador de la daga y con dos prefectos subordinados a su poder.

Cleandro se encontraba en esta época en el cenit de su poder, y a pesar de haber reunido ya una gran fortuna, siguió vendiendo cargos públicos a personas privadas. El punto culminante del gobierno opresivo de Cleandro llegó en el año , cuando en un año se produjeron 25 consulados suffectus entre los que se incluían al futuro emperador Septimio Severo , un récord en toda la historia del consulado.

En la primavera de , Roma fue afectada por la escasez de alimentos, durante la cual el praefectus annonae Papirio Dionisio , oficial al cargo del suministro de grano, logró culpar por la escasez al propio Cleandro. A finales de junio, una multitud se manifestó contra Cleandro durante una carrera de caballos en el Circo Máximo : el chambelán envió a los pretorianos para que sofocaran los disturbios, pero Pertinax, que era ahora prefecto de Roma, envió a los vigiles para que se les opusieran.

Cleandro huyó buscando la protección de Cómodo, que se encontraba en Laurentium en la casa de la gens Quintilia , pero la multitud siguió pidiendo su cabeza. A instancias de su amante Marcia , Cómodo decapitó a Cleandro y ejecutó a su hijo.

Otras víctimas de esta época fueron el prefecto del pretorio Julio Juliano , la tía de Cómodo, Fundania Annia Faustina , y su cuñado Mamertino. Papirio Dionisio fue ejecutado también.

El emperador cambió su nombre por el de Lucius Aelius Aurelius Commodus y, a la edad de 29, se hizo cargo de las riendas del poder. A pesar de todo, su línea de gobierno se moderó un poco por consejo de su amante Marcia.

Entre los nuevos nombramientos tras la caída de Cleandro se encontraban el nuevo chambelán Eclecto, y el nuevo prefecto del pretorio Quinto Emilio Leto. En esta época se llevó a cabo la liberación de muchos cristianos encarcelados en las prisiones de Sardinia , probablemente debido a que la persona que mayor influencia ejercía sobre Cómodo, Marcia, era cristiana.

Cómodo planteó durante todo su reinado una gran oposición al Senado en sus discursos públicos, poniendo de manifiesto siempre que podía su superioridad ante el arcaico cuerpo legislativo al considerarse un dios, con su misma fuerza, destreza e inteligencia.

Levantó estatuas a lo largo de todo el Imperio que lo retrataban bajo la forma de Hércules , lo que reforzaba su imagen de semidiós , de físico gigantesco y de protector del pueblo romano. Además, al considerarse la encarnación de Hércules, Cómodo pretendía que se le reconociera como hijo de Júpiter , el dios supremo del panteón romano.

Estas percepciones de su propio ser aumentaron las tendencias megalómanas del emperador que, lejos de congratularse de ser hijo del tan añorado emperador Marco Aurelio , hacía hincapié en él mismo, considerándose portador de un nuevo orden y tratando de reconstruir el Imperio en su propia imagen.

En el año estalló un gran incendio en la ciudad de Roma que acabó con muchos edificios públicos, incluyendo el Templo de Pax, el Templo de Vesta y partes del Palacio Imperial. Tras el fuego, Cómodo vio en la destrucción de la ciudad una forma de inmortalizar su propio nombre y, a principios de , se proclamó ante el pueblo como el nuevo Rómulo , refundando la ciudad con el nombre de Colonia Lucia Annia Commodiana.

Mediante heraldos proclamó que a partir de ese momento los meses serían renombrados con sus ahora doce nombres: Lucius , Aelius , Aurelius , Commodus , Augustus , Herculeus , Romanus , Exsuperatorius , Amazonius , Invictus , Felix , Pius.

Las dementes acciones del emperador no quedaron ahí, sino que renombró a las legiones con el nombre de Commodianae , a la flota que importaba grano procedente de África con el nombre de Alexandria Commodiana Togata , al Senado con el nombre de Senatus Commodianus Fortunatus , a su palacio y los habitantes de la ciudad de Roma con el nombre de Commodianus y al día en que se promovieron estas reformas con el nombre de Dies Commodianus.

Ordenó que se decapitara al Coloso de Nerón y que se pusiera en el lugar su propia cabeza. A los pies del monumento se colocó un león recreando la representación tradicional de Hércules y a vista de todo el mundo una inscripción que rezaba « el único zurdo que ha conquistado a mil hombres en 12 ocasiones ».

Dión Casio , testigo de primera mano del reinado de Cómodo e historiador, le describe así:. Las acciones que se han registrado de su reinado muestran un rechazo total a la política de su padre, en especial a los consejos de sus asesores y a su austero modo de vida.

Se desconoce si se trata de un rechazo psicológico hacia Marco Aurelio o al resultado de seguir sus propios caprichos. Lo más probable es que, habiendo sido criado en un ambiente de estoico ascetismo , cuando tuvo oportunidad de liberarse de sus obligaciones filosóficas lo hizo sin vacilar.

Tras los repetidos intentos de asesinarle, Cómodo decidió iniciar una serie de ejecuciones sistemáticas a lo largo de toda la ciudad con el objetivo de sembrar el temor entre el pueblo. Uno de los mayores ejemplos de la demencia del emperador puede observarse cuando ordenó el exterminio de la gens Quintilii.

Condiano y Máximo fueron ejecutados bajo el pretexto de que, aunque no se había demostrado su implicación en las conspiraciones en contra de la persona del emperador, la riqueza y el talento de este suscitaban su envidia haciéndolos muy peligrosos.

Tras la muerte de Marco Aurelio, Cómodo añadió el nombre Antonino a su nomenclatura oficial. En octubre del año cambió su praenomen de Lucio a Marco, probablemente para honrar a su padre.

En tomó el título de Pío y en el de Felix. En el año decidió restaurar su praenomen , que volvió a pasar de Marco a Lucio, y añadió el nombre de la gens Aelia con el objetivo de poner de manifiesto su falsa descendencia del emperador Adriano y de su hijo Lucio Elio César , cuyo nombre original era también Cómodo.

Exsuperatorio 'Supremo' era un título que solo se daba a Júpiter y Amazonio era un nombre atribuido tradicionalmente a Hércules. Un inscrito en el altar de Dura Europos , ciudad situada a orillas del Éufrates , muestra que las órdenes del emperador de que los meses se renombraran con sus doce nombres llegó a los rincones más lejanos del Imperio; es más, las tropas auxiliares del ejército imperial recibieron, al igual que los legionarios , el nombre de Commodiana.

Cómodo por su parte asumió los dos títulos de Pacator Orbis 'Pacificador del mundo' y Dominus Noster 'Nuestro Señor'. Este último título fue utilizado por los emperadores que reinaron sobre el Imperio un siglo después que Cómodo, aunque es de él del primero que se tienen evidencias historiográficas.

Alejado de las inclinaciones filosóficas de su padre, y a pesar de haber sido educado en un ambiente intelectual y no militar, Cómodo mostró durante toda su vida un gran orgullo por su físico. Todas las fuentes antiguas dictaminan que era hombre muy bien parecido y que por ello ordenó que se erigieran estatuas suyas vestidas de Hércules por todo el Imperio.

Creía realmente que era la reencarnación del semidiós hijo de Júpiter y por ello trató de emular sus hazañas realizando apariciones en la arena en las que se enfrentó a diversos animales salvajes.

El emperador era zurdo y estaba orgulloso de ello. Dión Casio y los autores de la Historia Augusta escriben que era un experto arquero , capaz de abatir a soldados enemigos a galope y sin errar un tiro.

En una de sus apariciones en la arena del anfiteatro se enfrentó a una pantera a la que venció en combate singular.

Cómodo tenía pasión por los espectáculos de gladiadores , lo que lo llevó a participar en algunos vistiéndose como los mismos combatientes. Este comportamiento era considerado por el pueblo romano como indigno de un emperador. Cómodo suscitaba la ira de muchos oficiales militares cuando hacía su aparición en la arena como Hércules.

A menudo, el emperador ordenaba que los soldados que habían perdido algunos de sus miembros durante la guerra fueran maniatados y amordazados y se los colocara en el centro del anfiteatro, donde los asesinaba con una espada. Lo mismo ocurría con los ciudadanos de Roma que perdían sus pies debido a accidentes.

A finales del año , un devastador incendio destrozó una gran cantidad de edificios públicos, como el Templo de Pax , el Templo de Vesta y gran parte del palacio imperial. En noviembre de ese año organizó la celebración de los Juegos Plebeyos , en los que participó disparando diariamente cientos de flechas a los animales y combatiendo contra hombres moribundos.

En diciembre anunció para espanto del pueblo romano que iniciaría el año como cónsul y como gladiador. Llegados a este punto, el prefecto Leto decidió organizar una conspiración con Eclecto con el objetivo de eliminar del trono a Cómodo y reemplazarlo por Pertinax.

Para ello, los conspiradores se ganaron la confianza de su concubina Marcia. El 31 de diciembre de Marcia envenenó la comida del emperador, pero este vomitó el veneno y fue a darse un baño.

Los conspiradores, temiendo la venganza de Cómodo si los descubría, enviaron al liberto Narciso a estrangularlo en la bañera. El liberto cumplió satisfactoriamente su cometido y al día siguiente de su muerte el Senado declaró a Cómodo enemigo público, decretando contra él una damnatio memoriae.

La muerte de Cómodo trajo consigo la restauración del nombre de todos los cuerpos públicos a los que el emperador había denigrado. Todas sus estatuas fueron derribadas y su nombre se eliminó de todos los registros públicos.

Su cuerpo fue enterrado en el Mausoleo de Adriano. El asesinato de Cómodo arrojó al Imperio a una segunda guerra civil mucho más sangrienta que el « año de los cuatro emperadores ». Este conflicto, conocido con el nombre del « año de los cinco emperadores », costó la vida a cuatro de ellos, entre los que están Cómodo y su sucesor Pertinax.

Su fallecimiento marcó el fin de la dinastía Antonina. En las películas mencionadas, Cómodo muere durante un combate de gladiadores, pero eso no concuerda con los hechos históricos. Además, tampoco asesinó a su padre, como sucede en la película Gladiator.

Contenidos mover a la barra lateral ocultar. Artículo Discusión. Leer Editar Ver historial. Herramientas Herramientas.

Lo que enlaza aquí Cambios en enlazadas Subir archivo Páginas especiales Enlace permanente Información de la página Citar esta página Obtener URL acortado Descargar código QR Elemento de Wikidata.

Crear un libro Descargar como PDF Versión para imprimir. En otros proyectos. Wikimedia Commons. Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada. Para otros usos de este término, véase Cómodo desambiguación.

Busto de Cómodo en la Villa Getty. El reinado de Cómodo marcó la transición de un reino de oro y plata a uno de óxido y hierro. Cómodo no es de naturaleza malvada pero, por el contrario, es el hombre menos honesto que jamás ha vivido. Su gran simplicidad, unida a su cobardía, le han hecho ser esclavo de sus compañeros.

Las malas influencias le han hecho desviarse del camino del buen hacer y, al principio por su ignorancia y al final por la creación de una segunda naturaleza, han hecho que sus actos crueles y lujuriosos se hayan convertido en un hábito.

Séptimo hijo del emperador Marco Aurelio Recibe el título de Germanicus. Avidio Casio se rebela en Siria. Asume a orillas del Danubio la toga virilis. Obtiene el rango de Imperator. Obtiene su primer consulado a la edad de 15 años.

Celebra un triunfo conmemorando el acuerdo de paz al que había llegado con los germanos. Sufre un intento de asesinato. La conspiración señala a su hermana Galeria Lucila. Durante los Juegos Capitolinos , un filósofo cínico denuncia ante el pueblo romano al chambelán de Cómodo, Aurelio Cleandro.

La emperatriz Brutia Crispina es acusada de adulterio y conspiración y exiliada a Capri. Cómodo la manda asesinar como hizo con Galeria Lucila. Papirio Dionisio acusa a Cleandro de malversación. Constantino tuvo de joven una carrera militar destacada, aunque bastante turbulenta: los tiempos que se vivían eran agitados y el futuro de la administración del Imperio no estaba asegurado.

Se escapa del objetivo de este artículo narrar las numerosas batallas y obstáculos que tuvo que enfrentar Constantino para hacerse con el poder como Augusto de Roma El período en sí es complejo, lleno de guerras intermitentes, alianzas para las que no tenemos una narrativa histórica completa, sino fragmentos y que puede ser reconstruido solo con la ayuda de evidencia legal, numismática y epigráfica Hay problemas que siguen sin resolver y que han permanecido como paradojas, por ejemplo: desde la perspectiva de la tetrarquía inaugurada por Diocleciano, y de algunos historiadores contemporáneos también, Constantino llega al poder como usurpador 12 ; tampoco se encuentran razones suficientes para que Constantino ordene las brutales muertes de su familia: la ejecución de su hijo Crispo y el mandato de deshacerse cruelmente de su esposa Fausta en el año d.

Tenemos abundancia de fuentes y de gran detalle: además de la historiografía del período contamos con una notable cantidad de documentos como cartas, edictos, escritos eclesiásticos, monedas, inscripciones, leyes y códigos Un lugar destacadísimo dentro de estos documentos lo ocupan, ciertamente, las cartas del propio emperador Constantino, que suman alrededor de cuarenta.

La mayoría de estas cartas se encuentran insertadas o incorporadas en las diversas narraciones históricas o incluso forman parte de los informes de las controversias teológicas en las que participó el emperador El escrito más importante para conocer la vida de Constantino es la Vita Constantini VC de Eusebio de Cesarea, escrita alrededor del y d.

que conserva varias cartas del emperador y ha sido catalogada como una combinación de elogio fúnebre y hagiografía Eusebio asegura haber estado con Constantino en cuatro ocasiones 18 , y presenta una visión totalmente positiva del emperador: sus numerosas y piadosas virtudes, su generosidad para con la Iglesia y su tenacidad en la lucha contra la herejía.

La mayoría de los historiadores eclesiásticos posteriores se basaron en la VC para narrar el período del reinado de Constantino, por lo que, aunque contemos con varias narrativas históricas, casi todas —como las de Gelasio, Sócrates, Sozómeno, Teodoreto, Rufino, Filostorgio— son deudoras de Eusebio.

Otra obra casi contemporánea con el emperador es De Mortibus Persecutorum de Lactancio 19 , retórico y tutor del hijo de Constantino: este escrito es un panfleto político-cristiano que narra el reinado de Diocleciano y la Tetrarquía, pero que además entrega valiosos detalles sobre los predecesores de Constantino y su vida de joven, pero —como era de esperar por la relación de Lactancio con Constantino— es bastante sesgado.

La vida de Constantino también fue narrada por fuentes paganas, como por ejemplo la anónima, Origo Constantini , que se concentra sobre todo en acontecimientos políticos y militares, sin contar para nada los culturales o religiosos.

Las Res Gestae de Amiano Marcelino podrían haber sido otra fuente, pero lamentablemente los libros relativos a Constantino están perdidos. La Historia Nova del pagano Zósimo muestra a un Constantino cruel y condena fuertemente el rechazo del emperador a los dioses tradicionales del politeísmo romano.

Los epítomes de Aurelio Víctor, Eutropio, Festo y el Epitome de Caesaribus dan información principalmente militar y política, pero omiten todo lo relativo a la política religiosa del emperador. Los Panegíricos Latinos también contienen información valiosa del mismo estilo No se puede decir, por lo tanto, que no contemos con fuentes literarias para estudiar la figura de Constantino y el significado de su gobierno, sin embargo, la naturaleza de las mismas hace que el proceso se vea algo limitado.

Se hace necesario volver a revisarlas críticamente y desprenderse de la visión rosa y gran narrativa de Eusebio y todos los que lo siguen : cuestionar su sesgo a favor del emperador, fijarse en sus importantes omisiones que inevitablemente se reproducen en los historiadores siguientes y fijan la imagen de un emperador empeñado en la expansión del cristianismo como el único anhelo de su gobierno.

Por otro lado, las versiones negativas son igualmente sesgadas: su crueldad, su mala política exterior, su abandono de la ciudad de Roma y los dioses paganos lo ponen como responsable de todas las desdichas que sucederían en el futuro del Imperio.

Para poder acceder a una visión más completa sobre la compleja realidad de la persona de Constantino y su Imperio tenemos que ampliar, en primer lugar, el espectro de las fuentes: las no literarias también nos entregan valiosísima información. Contamos con importante evidencia epigráfica 21 , como por ejemplo la inscripción que se encuentra en el arco de Constantino, que fue erigido por el Senado en el para conmemorar su victoria sobre Majencio; evidencia arquitectónica 22 , que muestra tanto en sus palacios como iglesias el deseo de Constantino de dar a las ciudades sobre todo Constantinopla un nuevo impulso y estatus y, por supuesto, numerosas monedas acuñadas en más de 19 lugares distintos durante sus treinta años de gobierno Por otra parte, debemos también ampliar el arco de tiempo, incluyendo fuentes no solo contemporáneas al emperador, sino anteriores y posteriores a él.

Sobre todo, las anteriores que detallan las funciones de gobierno que debía cumplir el emperador y que nos entregan una visión más panorámica de las múltiples tareas que se esperaban de él, y que no consistían simplemente en otorgar privilegios a los cristianos como podría parecer siguiendo la narración de Eusebio.

Por lo tanto, se pueden integrar también autores no precisamente cercanos en el tiempo a Constantino, como Cicerón, Tito Livio o Dionisio de Halicarnaso, entre otros, pero que relatan en qué consistían las instituciones que el emperador presidía, algunas de ellas de origen republicano e incluso monárquico y exactamente cuáles eran las funciones de gobierno.

Después de su agitado ascenso al trono —que primero obtiene de forma compartida y luego como emperador único— el proyecto de Constantino apuntaba, sobre todo, en lograr la completa unidad del Imperio Romano, a la vez que consolidar y fortalecer sus funciones de emperador acabando por completo con el proyecto de la tetrarquía de Diocleciano Para esto, la religión cristiana aparece como el elemento aglutinador natural que necesitaba para unir las zonas de Oriente y Occidente del Imperio, a la vez que un digno depositario de la beneficencia y magnanimidad que se esperaba del emperador.

Esto no significa necesariamente que Constantino utilizara la religión para sus fines políticos —el punto aquí no es cuestionarse su sinceridad como cristiano, algo que además resulta imposible de conocer— sino que los aspectos religiosos estaban íntimamente unidos y relacionados con los objetivos políticos: las decisiones de todo emperador romano eran siempre político-religiosas a la vez.

Estos son de dos tipos: el primer tipo se da en el plano fáctico y el segundo en el plano institucional. Empecemos primero por los hechos. El 28 de octubre del año se desarrolla la batalla del puente Milvio, a las puertas de Roma, en la que Majencio, rival de Constantino, y gran parte de su tropa terminan ahogados en el fondo del río Tíber.

Constantino dice haber ganado la batalla gracias a una visión de un signo divino en el cielo. Este acontecimiento es narrado tanto por cristianos, por ejemplo Lactancio en De Mortibus Persecutorum y Eusebio de Cesarea en la Vita Constantini 25 , como paganos en los Panegíricos Latinos Aunque resulta extremadamente complejo establecer la naturaleza precisa de lo que vio Constantino, la fuerza histórica de esta visión es verdaderamente notable y le da al emperador una auctoritas carismática inigualable frente a los cristianos.

Constantino se presenta como depositario de una misión especial y logra persuadir al resto de esta convicción La mayoría de los estudiosos dice que no habría sido un edicto propiamente tal, ni habría sido firmado en Milán, pues no hay ninguna evidencia de que hubiera salido un escrito desde Milán que hablara específicamente de religión.

Lo que hoy se conserva es la copia de una carta que escribe Licinio al gobernador de Bitinia fechada en Nicomedia en junio del luego extendida a Siria y Egipto donde dice que, después de reunirse con Constantino en Milán, han decidido permitir a los cristianos dar culto a su Dios libremente y también que recobren las posesiones confiscadas durante la persecución de Diocleciano.

Las fuentes son Lactancio y una traducción griega en Eusebio del texto de Lactancio El documento que ha llegado a nosotros señala que se debe repudiar la coerción religiosa y la diversidad de creencias debe ser aceptada como una política imperial.

Esto refleja la creencia universal de que el apoyo divino era esencial para el éxito y la prosperidad en este mundo y que el emperador, especialmente como cabeza de la religión era el responsable de mantener este estado. La diferencia de este escrito con el Edicto de Tolerancia de Galerio del es que en este, por primera vez se permite que exista la religión cristiana que dejaría de ser una religio ilicita y pasaría a ser una licita El avance de las medidas del año sería que se pone al cristianismo en igualdad de condiciones que el resto de las religiones practicadas en el Imperio y restituye el patrimonio confiscado en las últimas persecuciones.

El llamado —edicto de Milán— se presenta para algunos autores entonces como una ficción o un constructo a posteriori ; para otros el cambio que se produce desde el año en adelante tiene que haber venido de algún acontecimiento oficial de los emperadores que explicara el cambio de actitud hacia el cristianismo En el plano de las instituciones romanas, también contamos con dos antecedentes para entender mejor la política religiosa de Constantino:.

Y es que la cantidad de funciones que ejercía el primer hombre de Roma era verdaderamente abrumadora. Existe una visión, seguramente deformada y fomentada por algunas películas de Hollywood, de pensar que los emperadores se pasaban el día en banquetes y fiestas La realidad era muy otra.

El emperador basaba su poder —y derivaba su nombre— principal-mente en el título de Imperator del ejército que lo hacía comandante en jefe de las tropas y responsable de la política exterior. Si bien es cierto que hubo algunos emperadores que no participaron presencialmente en guerras, la mayoría de ellos sí fueron generales de sus tropas y las fuentes literarias lo corroboran hasta el cansancio.

En el caso de Constantino, solo las batallas antes de lograr el trono imperial son innumerables, luego están las campañas contra sus rivales de la parte oriental del Imperio, además de los enemigos de Persia y Armenia que lo llevan al campo de batalla hasta pocos meses antes de su muerte.

También debió lidiar y gastar su tiempo en complejas relaciones diplomáticas con poderes extranjeros, y como ejemplo de esto están las cartas que Constantino le escribe a Sapor, rey de Persia Estas continuas campañas hacían que muchas veces el séquito imperial tuviera un carácter de —corte peregrina— y el emperador tenía la presión de atender sus otras obligaciones en ruta: responder peticiones o consultas de senadores, recibir embajadas con requerimientos para ciudades o asociaciones Una función del emperador firmemente arraigada en el pueblo era prestar oídos a sus súbditos y esto ocurría casi sin interrupción.

Las fuentes narran numerosos ejemplos de personas comunes y corrientes que se acercaban al emperador con todo tipo de solicitudes y rogativas, tanto en su residencia imperial como de camino de un lugar a otro.

Tenemos, por ejemplo, el caso concreto de Atanasio que asalta a Constantino para pedirle un favor, cuando el emperador marchaba a caballo camino a Constantinopla Al emperador llegaban también casos de indulto de condenados a la pena capital, de manumisión de esclavos, de exención tributaria, y un largo etcétera.

Muchas de estas consultationes eran respondidas en persona y otras por cartas de puño y letra del emperador. Estas cartas en ocasiones actuaban como edictos —como en el caso del llamado Edicto de Milán, por ejemplo— y han sido el origen de muchas de las leyes que hoy se conservan en el Código Teodosiano y el Código de Justiniano.

No se debe olvidar que el emperador era, además, la última instancia en la justicia y cualquier ciudadano romano podía apelar al juicio definitivo del César para revisar su sentencia previa.

Esto no estaba reservado solo para casos extraordinarios o de alguna relevancia especial, sino que estaba al alcance de todo ciudadano, como bien lo atestigua el caso de Pablo de Tarso en la década de los 60 d.

Pero también se realizaba fuera de Roma, durante las campañas militares, o de camino: el emperador continuaba impartiendo sentencias o recibiendo embajadas sentado en tribunales improvisados al aire libre La costumbre de que fuera el emperador mismo quien oyera personalmente todos los casos continuó por lo menos hasta todo el siglo iv El emperador dedicaba varias horas al día a los juicios 41 , otras tantas a recibir personas y a resolver requerimientos, faltando todavía unas cuantas horas para la escritura de epistulae.

No se puede asegurar que todos los emperadores fueran tan diligentes, pero sabemos que Constantino al menos, sí lo fue: su abundante legislación, campañas militares y sus más de cuarenta cartas así lo atestiguan. Los emperadores poseían además la tribunicia potestad que les otorgaba las prerrogativas que tenía el tribuno de la plebe desde inicios de la República en el siglo V a.

Seguía siendo tradición que el emperador tuviera, además, el cargo de cónsul de vez en cuando y que cuando estuviera en Roma, presidiera las sesiones del Senado y atendiera los sacrificios rituales El emperador también presidía el colegio de pontífices bajo el título específico de Pontifex Maximus.

Es a esta última función a la que quiero referirme con algo más de detalle. Como todos los emperadores romanos, Constantino fue también pontífice máximo. El cargo de pontifex maximus era la más alta posición a la que se podía aspirar en la religión romana.

El pontifex maximus era el jefe del colegio de pontífices, collegium pontificum , que fue incrementando el número de sus integrantes a lo largo de su larga historia La etimología de la palabra pontifex —a pesar de los numerosos intentos por dilucidarla desde la antigüedad hasta nuestros días— no es nada clara.

La palabra parece ser tan antigua que ni los mismos romanos están de acuerdo sobre su significado, aunque a primera vista se vea como derivada de las palabras latinas pons puente y facere hacer que es precisamente como la explican M. Terencio Varrón y Dionisio de Halicarnaso Plutarco, por el contrario, señala que la palabra parece tener un origen etrusco y que existía antes de que hubiera ningún puente en Roma Como quiera que sea, la institución de un colegio de pontífices se le atribuye al rey sabino Numa Pompilio en los inicios de la historia romana El collegium , constituido en su origen por cinco sacerdotes vitalicios, actuaba como consejero del rey en materias religiosas y tenía a la cabeza el pontifex maximus.

Como colegio pontifical, los pontífices tenían a su cargo la supervisión de la correcta ejecución de los sacrificios e interpretación de los augurios, la autoridad sobre todas las instituciones religiosas —públicas o privadas— y la instrucción del pueblo sobre los funerales y el culto a los muertos.

Numa además les encargó la custodia de los libros que contenían todo lo relativo a las ordenanzas rituales y también el deber de informar a todo el que requiriese información en materias religiosas. Hasta el siglo ii a. C, al pontífice máximo le estaba prohibido salir de Italia, aunque era autónomo y no respondía ni al Senado ni al pueblo.

La residencia oficial de los pontífices era la Domus Publica que se encontraba entre la casa de las Vírgenes Vestales y la Via Sacra, en el Foro romano. Era aquí también donde se guardaban los annales maximi , que contenían un registro de los acontecimientos y de los magistrados de cada año, custodiado especialmente por el pontífice máximo Los pontífices no eran simplemente sacerdotes, sino que tenían autoridad política y religiosa; podían ejercer magistraturas políticas y obtener comandos militares, a diferencia del rex sacrorum o rey de los sacrificios No eran sacerdotes de ninguna divinidad en particular, sino un colegio que estaba por encima de todos los demás sacerdotes, supervisaba el culto y regulaba el calendario Eran elegidos por co-optatio , es decir, las vacantes se llenaban mediante el voto de los mismos integrantes del colegio y, hasta el año a.

Su número fue creciendo a lo largo de la República desde cinco hasta llegar a dieciséis con el pontífice máximo incluido en la época de Julio César Durante el Imperio, era el emperador como pontífice máximo quien se encargaba de llenar las vacantes de los colegios sacerdotales recibiendo las consecuentes cartas de recomendación, peticiones y realizando las entrevistas a los candidatos.

La obligación más importante del pontífice máximo, aunque no exclusiva suya 54 , era conseguir y mantener la pax deorum o paz de los dioses Esta paz actuaba como un pacto o un acuerdo para mantener la armonía entre el orden divino y el humano.

La pax deorum , que consistía en la divina protección que los dioses otorgaban a Roma, solo se conseguía cuando la práctica religiosa se realizaba correctamente y todos los ritos se cumplían de acuerdo a la ley.

La obtención del favor divino era tan importante como la protección material que el ejército podía brindar al Imperio. En este sentido, la política y la religión cooperaban con un objetivo común.

Entre los otros deberes del pontífice se encontraban, por ejemplo, la consagración de todos los templos y otros lugares sagrados; la administración de las leyes concernientes a los entierros junto con el culto a los dioses Manes 56 ; la regulación del calendario, tanto en su aspecto astronómico como en su aplicación a la vida pública del estado.

La tarea de definir el calendario era de suma importancia para los romanos: el pontífice era el que decidía cuándo añadir el mes intercalar para sincronizar el calendario con las estaciones del año, pero sobre todo estaba la decisión de establecer los días fasti o nefasti , es decir, decidir cuándo se podía o no realizar negocios, asambleas y otras actividades, lo que sin duda se prestaba para abusos, pues el pontífice podía alargar o acortar el año según estuvieran o no los políticos de su preferencia La reforma de Julio César hizo del año 46 a.

un año de días, justo el año en que él mismo era cónsul. Después de la muerte de Julio César, Marco Emilio Lépido fue elegido como Pontífice Máximo, a quien Augusto le permitió ejercer este cargo hasta su muerte el 12 a.

Desde Augusto en adelante el cargo se transforma: el pontifex maximus vive en el Palatino y pasa a ser uno de los múltiples títulos que tendría todo emperador y solo él podía ostentarlo Desde el año 12 a. el Imperio Romano pasa a tener una misma cabeza política y religiosa.

Poco a poco, las obligaciones del pontífice máximo van perdiendo la especificidad de antaño y el cargo se convierte más genéricamente por un lado en ser un intermediario entre los dioses y Roma y, por otro, ser un referente para todos los aspectos sagrados y religiosos del Imperio. Muchos de los deberes diarios del pontífice máximo no los ejerce ya el emperador, pero simbólicamente es él quien autoriza las nuevas construcciones, se preocupa del mantenimiento o restauración de los templos y edificios y el que controla el culto oficial El título de pontífice máximo en el emperador nunca dejará de ser importante, y esto puede verse especialmente en que los usurpadores del trono del siglo iii d.

se hacen llamar al mismo tiempo Imperator y también pontifex maximus. Desde Teodosio en adelante no aparece más en la titulatura imperial oficial. Entramos ahora al punto de mayor debate en este trabajo. Antes que nada, habría que distinguir dos puntos fundamentales.

En primer lugar, la idea de intervencionismo político en la esfera religiosa para este período aparece como un concepto más bien anacrónico. La unidad entre la autoridad religiosa y el gobierno imperial en Roma no podía estar más drásticamente manifiesta en la persona del emperador: la religión formaba parte intrínseca del Estado y nadie había pensado jamás que podían estar separados.

La única razón para esperar de Constantino un comportamiento diferente proviene de la rígida división entre Iglesia y Estado propia del mundo moderno. Según esta división, todo emperador que tomara decisiones que afectaran a la Iglesia sería culpable de cesaropapismo Para el período del cual nos estamos refiriendo, esto me parece un error.

En segundo lugar, el hecho de que la historia de estos años del Imperio Romano y los detalles de la conversión del emperador Constantino los conozcamos mayoritariamente a través de fuentes cristianas, que a su vez se han basado principalmente en su biógrafo y panegirista, distorsiona la mirada de conjunto sobre el gobierno de Constantino.

Los historiadores eclesiásticos presentan cada pequeño gesto del emperador como encaminado hacia la consecución de la conversión completa del Imperio al Dios de los cristianos dentro de la gran narrativa de la historia de la salvación.

No en vano están escribiendo la historia de la Iglesia y no la historia del Imperio Romano. Teniendo en cuenta estos dos puntos podemos ahora centrarnos en lo que se ha visto como las particulares intervenciones de Constantino en asuntos eclesiásticos y examinar tanto su motivación como sus efectos.

Siguiendo las disposiciones de la carta enviada de Milán los emperadores de Oriente y Occidente se comprometían a compensar a las iglesias locales de los daños causados por las persecuciones.

De su propia iniciativa, entonces, Constantino le escribe una carta a Ceciliano, obispo de Cartago, para ofrecer las arcas fiscales para la restitución de propiedades y edificios.

El punto, entonces, era definir quiénes constituían la iglesia católica en esa región. Eran los primeros meses del año Poner a un emperador pagano como árbitro de un asunto que más bien parecía pertenecer al ámbito interno de la Iglesia contaba ya con un antecedente histórico.

En el año d. Después de su condena y deposición de su sede, debido a su heterodoxia, se produjo un litigio acerca de los edificios de la Iglesia y, para resolver este problema, los obispos recurrieron a la autoridad imperial en el pues ordenó que la casa se otorgase a aquellos con quienes estuvieran en correspondencia epistolar los obispos de la doctrina de Italia y de la ciudad de Roma.

Así es que el hombre antes mencionado, con extrema vergüenza suya, fue expulsado de la Iglesia por el poder mundano Los obispos cristianos habían recurrido al emperador pagano para resolver un problema de justicia local interna de la Iglesia en Antioquía.

Los donatistas que realizan la petición en el no apelan al cristianismo de Constantino —no podían ni imaginar siquiera que el emperador se convertiría— sino a su pietas , virtud tradicionalmente clave en los emperadores y le solicitan iudices para su causa Constantino, por su parte, le pide al obispo de Roma, Milcíades, y a otros cuatro obispos de la Galia que vayan a Cartago y resuelvan el asunto Pero los donatistas rechazan la resolución de Milcíades e insisten pidiendo al emperador mismo se encargue de su causa.

Después de insistir por más de un año, el emperador se ve en la necesidad de buscar una solución que termine con la división. Para esto convoca a un concilio en Arlés el año con varios obispos de las provincias occidentales y pone a su disposición los medios necesarios Hasta la fecha, había habido numerosos sínodos y reuniones de obispos de diferentes tamaños, pero esta era la primera vez que un concilio era convocado por un emperador, aunque podría decirse que fue casi contra su voluntad En el concilio de Arlés, los obispos, además de condenar a los donatistas, definieron importantes cuestiones disciplinares El emperador no estuvo presente en esta reunión, pero demostró con la convocatoria su compromiso en resolver disputas que dividieran a los miembros de su Imperio.

Sin embargo, no debe olvidarse que no fue Constantino el que buscó intervenir en este asunto y que, una vez consultado, intentó derivarlo a las autoridades eclesiásticas competentes. El concilio de Nicea ha sido considerado como el ejemplo por excelencia del Estado, representado por su cabeza el emperador, inmiscuyéndose en los asuntos de la Iglesia.

Este concilio, como se sabe, tiene directa relación con el problema de Arrio y su doctrina trinitaria. El problema del arrianismo tiene varios niveles de interpretación, pero por ahora lo que nos interesa es centrarnos más en las consecuencias políticas del conflicto que en sus consecuencias doctrinales o religiosas El conflicto tiene su origen en las disputas entre Alejandro, obispo de Alejandría y el presbítero de nombre Arrio ¿Cómo se entera Constantino de esta disputa?

Epifanio dice que es el obispo Alejandro quien le escribe al emperador, pero la cronología es extremadamente confusa y tiene que ser reconstruida a partir de al menos 35 documentos encontrados en diferentes fuentes Importante participación tiene también Eusebio, obispo de Nicomedia, ciudad que en ese momento era sede de la residencia imperial.

Eusebio era bastante cercano al emperador y había recibido a Arrio después de que este debió abandonar Alejandría por decisión de un concilio local. Constantino se entera de los problemas y envía a un obispo de su confianza, Osio de Córdoba, para que investigue el problema, busque una posible solución y entregue una carta de su parte a Alejandro y a Arrio Esta carta puede ser vista por los teólogos de hoy como una ingenuidad del emperador, pero ciertamente como declaración política es de gran importancia y las prioridades del emperador quedan clarísimas:.

que haya entre vosotros una sola fe, un entendimiento y un común acuerdo sobre el Ser Supremo; los detalles precisos sobre estas disputas nimias entre vosotros si es que no pueden ponerse de acuerdo, deben permanecer en sus conciencias, guardadas solo para la reflexión […] especialmente si se trata de una vana tontería por diferencia de unas palabras […] sobre unos puntos triviales y para nada esenciales Es decir, públicamente lo que se necesitaba, según Constantino, era una creencia común y cualquier otra definición o precisión debía dejarse en el plano de lo privado y no debería traerse a la esfera pública.

El objetivo era claro: conseguir la unidad social y evitar el desorden público. Las siguientes etapas de la controversia son oscuras y confusas, pero a partir de unos documentos, que hoy solo se conservan en siríaco, se desprende que a principios del año habría habido un concilio en Antioquía con Osio a la cabeza de unos cincuenta obispos donde se habría dado un ultimátum a tres obispos de tendencia arriana —entre ellos Eusebio de Cesarea— para que se retractaran y se arrepintieran públicamente en el próximo concilio de Ancira que se celebraría con más obispos ese mismo año.

Seguramente, después de su misión en Alejandría, Osio informaría al emperador y le comunicaría la convocatoria del concilio de Ancira.

Pero Constantino, según los fragmentos de la carta conservada en siríaco, habría decidido cambiar la sede de la reunión de Ancira a la ciudad de Nicea:. Ahora bien, ya que primeramente hubo acuerdo en que se reuniera un sínodo de obispos en Ancira de Galacia, nos pareció a nosotros, por varias razones, que sería mejor que el sínodo se realizara en Nicea, ciudad de Bitinia, ya que vienen obispos de Italia y de las demás regiones de Europa y también por su suave clima, además así nosotros podremos estar presentes y participar de lo que ahí se realice Pero en la narración que se conserva en la VC , Eusebio de Cesarea señala claramente que el concilio fue convocado por Constantino y que se celebraría en Nicea:.

Acto seguido y con la intención del que coloca estratégicamente en combate contra aquel adversario el batallón de Dios, procedió a convocar un concilio ecuménico y con cartas expresivas de la alta consideración que le merecían invitaba a los obispos a acelerar su venida desde cualquier lugar.

La orden por cierto no era tan fácil de cumplir, pero coadyuvó a su ejecución la voluntad decidida del emperador, ofreciendo a unos la posibilidad del servicio público de postas, y a otros la total disponibilidad de animales de carga.

Se eligió también una ciudad apropiada para el concilio, con un nombre que significaba victoria, Nicea, en la provincia de Bitinia Intentando desentrañar el dilema y algunas importantes omisiones en la narración de Eusebio es posible constatar, como señala Fernández, que en ningún momento del completo relato de la controversia arriana Eusebio nombra ni a Osio de Córdoba ni al concilio de Antioquía y esto podría deberse a la probable enemistad entre ambos obispos, ya que había sido Osio en Antioquía quien había ordenado a Eusebio retractarse de su posición arriana Este hecho demuestra que Eusebio, fuente principal para el estudio de Constantino y todas las narrativas que derivan de él , omite este punto que no es nada trivial: Constantino podría no haber convocado el concilio de Nicea, sino que habría cambiado de sede al que ya había sido convocado por Osio a realizarse en la ciudad de Ancira.

El concilio de Nicea reúne alrededor de trescientos obispos de Oriente y Occidente lo que lo hace el primer concilio ecuménico El emperador está presente en las sesiones del concilio, pero no hay evidencia, fuera de Eusebio de Cesarea, de que haya votado en ninguna de las materias discutidas El sínodo de obispos escribió una carta colectiva anunciando los resultados de sus deliberaciones sobre la cuestión de Arrio y la fecha de la Pascua, pero se refiere siempre al emperador en tercera persona Constantino, por su parte, escribió otra carta para informar a las Iglesias que tenían el deber de obedecer lo acordado por los más de obispos reunidos El concilio y el emperador parecen haber mantenido sus roles distintivos.

Lo novedoso para los obispos era contar con el apoyo del emperador. Por otro lado, para el Estado, más que una intromisión en asuntos religiosos, significó el compromiso del emperador para usar sus poderes coercitivos para asegurar la conformidad con ese credo. Un tercer aspecto en el que tradicionalmente se ha considerado a Constantino como decidiendo y arbitrando con su potestad civil en asuntos internos de la Iglesia se encuentra en el campo de las nuevas leyes y beneficios decretados por el emperador.

En el año Constantino, más allá de declarar la religión cristiana como lícita y libre, inaugura también una relación de colaboración con ella. Como pontífice máximo y, por lo tanto, garante de la pax deorum , debía ahora integrar también al Dios de los cristianos.

Tal vez parte de la legislación de Constantino en materias eclesiásticas podría explicarse como emanada de esta función de pontífice máximo. Aunque resulta arriesgado asumir que una acción del emperador se realice en virtud de una función específica —no contamos con ninguna evidencia explícita—por otro lado, no se puede negar que ciertas actividades se asocien con la jerarquía y el prestigio propio del cargo de pontifex maximus Puede haberse dado como algo casi natural.

La fijación de la fecha de la Pascua, la fiesta anual más importante para los cristianos, es otra oportunidad que tiene Constantino para definir el calendario. La ocasión se presenta durante el Concilio de Nicea ya que, además de resolver el problema de Arrio, debía solucionar el asunto de la fecha de la Pascua de Resurrección, que no se celebraba el mismo día en los distintos lugares del Imperio Ya el concilio de Arlés había tocado este tema y había dispuesto que el obispo de Roma debía disponer y anunciar una sola fecha para la celebración de la Pascua 88 , sin embargo, esta disposición nunca llegó a hacerse realidad.

La cuestión no era sencilla, pues por un lado requería cálculos técnicos del calendario, pero también presentaba un problema ideológico: ¿debía la Pascua cristiana coincidir con la Pascua judía? Durante el concilio se debate y discute el tema Lo interesante es que es el propio emperador, y no los obispos, quien se dirige a las Iglesias comunicando la decisión del concilio y reclamando obediencia.

Se fija una fecha del calendario que impone también unidad imperial. Otra de las funciones específicas del pontifex maximus , como ya se dijo, era la administración de las leyes de adopción, sucesión y herencias. Un ejemplo que vuelve a relacionar el cargo de pontifex maximus con una medida concreta de Constantino es la revocación de una antigua lex Iulia , introducida por Augusto Esta ley tenía el propósito de fomentar la natalidad de ciudadanos romanos, pues prohibía a los matrimonios sin hijos o a los solteros recibir herencia Revocando esta ley, Constantino beneficia directamente a las vírgenes y hombres célibes cristianos, quienes desde ese momento pueden heredar.

Además, el emperador introduce un cambio en la ley de testamentos que permite a los moribundos dejar todos sus bienes a la Iglesia, lo que sin duda da inicio al enriquecimiento de esta Por supuesto, no todas las disposiciones de Constantino pueden encontrar una relación tan estrecha con las funciones específicas del pontífice máximo, pero todas tienen relación con lo que se esperaba del emperador, fuera en ese cargo determinado o no.

Por ejemplo, la munificentia y liberalitas del emperador se ven en toda su magnífica extensión en los reportes de las fuentes, que enumeran con máximo detalle todos los beneficios y regalías que el emperador otorga a las diversas comunidades cristianas, sobre todo en lo que se refiere a la construcción y restauración de templos cristianos con los recursos del fisco 94 , o a la distribución de alimentos entre los pobres Notable es, por ejemplo, el encargo que el emperador le da a Eusebio de Cesarea de preparar cincuenta biblias confeccionadas en fino pergamino con fondos imperiales para las comunidades cristianas de la recién fundada ciudad de Constantinopla No se puede dejar de mencionar la liberalidad del emperador que se manifestaba típicamente en una ocasión social o pública.

El emperador otorga muchas tierras y terrenos dentro y fuera de las ciudades para la construcción de iglesias, aunque hay que tener en cuenta que el emperador regala a sus súbditos tanto como lo que confisca de ellos.

Constantino en concreto eleva el número de ofensas punibles con la confiscación de bienes 98 , y es razonable entonces que, a partir de esta realidad, el emperador realice con tanta generosidad la restauración de los bona damnatorum , los bienes de los condenados por las persecuciones, especialmente de los mártires Eusebio y las otras fuentes cristianas del período señalan además el incalculable tiempo que Constantino dedicó a la administración de justicia en casos de cristianos.

Resulta poco sostenible pensar que el emperador se dedicara exclusivamente a ver los juicios que involucraran a la Iglesia o a sus miembros, sino que si solo contamos con este tipo de ejemplos, se trata más bien de la naturaleza de nuestra evidencia.

Como ayuda en esta tarea, el emperador otorga a los obispos la facultad de ejercer justicia local , de ser testigos de manumisión de esclavos —tal como los magistrados lo habían sido durante la República— y a las iglesias ser sede oficial de este acto jurídico.

La manumissio in ecclesia se hizo cada vez más frecuente y como toda manumisión en Roma, otorgaba también la completa ciudadanía al liberto Un aspecto singular dentro de la administración judicial fueron los libelli. Constantino recibía frecuentemente obispos que presentaban estos escritos — libelli — con problemas o acusaciones mutuas.

En un momento llegaron a ser tantos, que decidió dejar un día específico para recibir a los obispos. Algunas veces quemaba los libelli delante de los obispos sin haberlos leído, como queriendo dar una lección de unidad , pero el que dedicara un día completo solo a los libelli de obispos, no nos puede llevar a pensar que no recibiera también a todo tipo de personas en casos semejantes La relación que mantuvo Constantino con la religión tradicional romana se muestra un tanto ambigua.

Con respecto a algunos cultos paganos, el emperador toma medidas drásticas, sobre todo desde el en adelante, que incluyen la prohibición de la adivinación privada, especialmente los sacrificios nocturnos, el sacrificio de animales y todo lo que pudiera ser asemejado a prácticas mágicas, además de los juegos de gladiadores También ordenó la destrucción de algunos templos y estatuas, entre ellos el templo de Esculapio y el de Venus en varias ciudades del Imperio, aunque se cree que por razones específicas —en los de Venus, por ejemplo, se llevaba a cabo la prostitución ritual; otros estaban asentados en lugares sagrados para los cristianos— y no como regla general Pero no puede decirse que existiera una política coherente en contra de la religión tradicional romana ya que el mismo Constantino en una ocasión, alrededor del año , acepta la petición de la comunidad de Hispello para eregir un templo en honor a su persona y su familia, aunque con la expresa condición de que no se manchara con prácticas supersticiosas, tal como se lee en su inscripción Como juez último de todas las realidades que concernían al Imperio, principalmente las que tenían que ver con lo divino, fuera el Dios cristiano o no, el emperador no podía eliminar todo lo que los paganos respetables consideraban como su patrimonio político y cultural Constantino no es el mega campeón solo de la religión cristiana tal como aparece tan reiteradamente en las fuentes que han llegado hasta nosotros.

A estas fuentes debemos contraponer el pragmatismo propio del rol, del tiempo y de la persona Constantino es antes un emperador que un cristiano.

A pesar de sus connotaciones paganas, el pontífice máximo era indiscutiblemente un elemento inseparable de la representación imperial. El que Constantino ejerciera este cargo en beneficio de la Iglesia no se debe tanto al deseo del emperador de controlarla e intervenir, sino más bien a su compromiso con el cumplimiento de los deberes y funciones que le correspondían como emperador.

La conversión del emperador Constantino al cristianismo es uno de los acontecimientos más inesperados de la historia romana y, como es lógico, acarreará importantes consecuencias tanto para la práctica de la religión romana como para la cristiana.

Hay una serie de decisiones y medidas que el emperador toma luego de su conversión que han sido explicadas como el resultado natural de su deseo de favorecer a los cristianos, pero que pueden también ser explicadas de otra manera.

Una mayor atención al contexto histórico e institucional en el cual se inserta Constantino permite ver el problema de su intromisión en asuntos eclesiásticos bajo un prisma diferente.

Related Post

4 thoughts on “Emperador de la Riqueza Máxima”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *