[REQ_ERR: 401] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason. Testimonios bingo fiesteros

Testimonios bingo fiesteros

Una alternativa al bingo son las rifas. Reparte algunas papeletas entre los invitados durante el almuerzo o cena y al finalizar, sacad el número ganador. Una idea podría ser sortear una cena o escapada de fin de semana junto a los novios.

Entregas de premios. Si buscas sorprender y generar un ambiente de muchas risas, os proponemos esta modalidad. Buscad diferentes categorías toca ser original y divertido y premiad a vuestros familiares y amigos.

Y tú, ¿te animas a hacer algo así en tu boda si las medidas no permiten realizar la fiesta y baile? Mi respuesta es …no Prefiero esperar y celebrar mi boda sin limitaciones de ningún tipo.

Poder dar besos, abrazos, bailar hasta que el cuerpo aguante es la esencia de una fiesta. Ojalá sea posible muy pronto. Está claro que todos preferimos vivir y disfrutar de las cosas como hacíamos antes del Covid, pero a veces tristemente hay que amoldarse a la situación y buscar otras alternativas que nos permitan sobrellevar todo como se pueda.

También en las bodas, donde a todos nos gustaría celebrar barra libre y baile, pero que ahora mismo no es posible. RadioWorld, 18 septiembre , volumen 20, número Si se hiciera la misma investigación en otros países de la región, sospecho que obtendríamos resultados similares.

Además, a los agoreros de otros medios hay que mostrarles las cifras: nunca estuvieron más saturados los diales, nunca hubo más estaciones y receptores de radio en nuestros países. Lo que pasa es que también se ve más televisión.

Se ven más películas aunque no sea en el cine , se habla más por teléfono, se navega más en Internet, se consumen más horas que nunca accediendo a todos los medios que estén a nuestro alcance. Cada uno tiene su originalidad, su espacio ganado en la vida diaria, sus ventajas y limitaciones, sus fanáticos y detractores.

Pero todos coexisten. Como bien dice Rafael Roncagliolo, los medios de comunicación no se suplantan, sino que se reacomodan. Nadie se va, todos se acondicionan en el salón. Cuando la radio nació, fue la prensa escrita la que se llenó de celos y se preocupó por el nuevo medio que ofrecía una mayor inmediatez informativa.

Tanta fue la indignación de los periódicos, que prohibieron a la radio tomarlos como fuente informativa. Prohibieron a las agencias de prensa vender información a las emisoras.

Desesperados, intentaron aprobar leyes que impidieran a la radio transmitir noticias. Naturalmente, de nada sirvieron estas intolerancias.

Fue precisamente la Segunda Guerra Mundial la que puso de manifiesto la importancia informativa de la radio. El público estaba ávido por saber los acontecimientos y no iba a esperar a la mañana siguiente para conocerlos en los periódicos. La radio brindaba noticias calientes, había arrebatado para siempre la primicia informativa.

Ante esto, los periódicos reacomodaron sus funciones y descubrieron una nueva responsabilidad de análisis, de confirmación de los hechos, de interpretación de un mundo confuso y complejo. De la misma manera, cuando la televisión aparece, la radio se reacomoda y, como ya dijimos, cambia de espectáculo familiar a compañía individual.

Para acompañar la soledad y para amenizar la compañía, para informarse cuanto antes de lo que pasa y para olvidarse lo antes posible de lo que pesa, así es la radio, como esos vehículos todo terreno: para toda situación. Para colmo de bienes, la radio, ya rejuvenecida por la movilidad que le brindó el transistor, se embelleció aún más con el desarrollo de la FM —una nueva franja del espectro de menor alcance pero mayor calidad, especialmente para las emisiones musicales— y con la estereofonía.

Actualmente, la radio goza de excelente salud. La emisión a través de las nuevas frecuencias digitales DAB , la difusión ya no sólo por ondas hertzianas, sino por fibra óptica y satélite, la recepción de Ecuador, con 13 millones de habitantes, cuenta con emisoras de radio. El inventario de medios de comunicación realizado por CIESPAL en da cuenta de aparatos receptores de radio y de televisión por cada habitantes.

Estas cifras ya han aumentado. Rafael Roncagliolo: La radio sigue siendo el medio de comunicación más universal. Puede decirse que los ciudadanos se enteran de las noticias por la radio, las confirman por la televisión y las reflexionan, al día siguiente, con el diario… Tal especialización explica que no haya habido reemplazo de la radio por la televisión, como no lo hubo cabalmente del cine por la televisión ni del teatro por el cine, ni del libro por el periódico… La historia de los medios registra sumatorias y especializaciones, no desplazamientos mecánicos.

Y la especialización ha hecho de la radio contemporánea el único medio que tiene permeabilidad absoluta y requiere de la participación sincrónica, en vivo, de los oyentes. El lenguaje de la radio, ponencia presentada en el Primer Congreso Internacional de la Lengua Española, Zacatecas, México, abril alta fidelidad con equipos también digitalizados, hacen que la radio participe plenamente en la revolución de las nuevas tecnologías y en el universo multimediático.

Cada vez más emisoras colocan su programación completa, 24 horas y tiempo real, en Internet. Con un receptor pequeño, a pilas, se captan vía satélite docenas de canales con señales multimedia.

El DAT, los minidisc y la grabación directa al disco duro de la computadora, sustituyen aceleradamente al magnetófono. Nunca como hoy se cumple la sentencia de Bertolt Brecht: de repente, se tuvo la posibilidad de decirlo todo a todos.

Ojalá no se cumpla su segunda parte: … pero, bien mirado, no se tenía nada que decir. Nuevos roles de los medios La radio le cambió el libreto a la prensa. La televisión se lo cambió a la radio. Y hoy, la globalización de la cultura y la revolución tecnológica se lo ha cambiado a todos los medios de comunicación masivos.

Lo cierto es que los medios de comunicación siempre estuvieron en medio de la vida. La gente se congregaba en torno a un libro de cuentos, o a una pantalla de cine, o a una radiola. Lo mismo ocurre con los jueces, con los sindicatos, la policía, los empresarios, los presidentes, con el sistema político y económico en general.

Y los medios de comunicación: dos de cada tres ciudadanos de nuestros países están convencidos de la verdad de lo que dice y muestra la prensa, la radio y la televisión. Al menos, tres nuevos roles de los medios de comunicación social. Vale la pena detenerse en cada uno de ellos antes de emprender el camino urgente para mejorar nuestra producción radiofónica.

De esta manera, demasiado burda, la ministra pensaba legitimarse ante el religioso pueblo ecuatoriano. Proyecto WorldSpace, RadioWorld, 16 octubre , volumen 20, número Lluís Bassets, De las ondas rojas a las radios libres.

Gustavo Gili, Barcelona, , pág. Citada por Eleazar Díaz Rangel en el número 54 de la revista Chasqui, junio de , págs. Estas ideas están desarrolladas en Un nuevo horizonte teórico para la radio popular en América Latina, ALER, Quito,.

Garantizar la autenticidad de algo o de alguien, su conformidad con la ley. El hijo legítimo es el reconocido como tal por sus padres. Quien legitima a otro, le agrega valor, le concede importancia.

Tradicionalmente, algunas instituciones legitimaban a las personas: la escuela, la universidad, la iglesia, el ejército, el Estado… y el poderoso caballero, don Dinero. Si tenías un diploma o un cargo público, ascendías socialmente. El problema era que los estudios o los rangos no se notan en la cara.

Para eso se inventaron los uniformes, las sotanas y la parafernalia de las autoridades: para que todos se den cuenta de la categoría social de fulano y mengana, legitimados por la tal institución o por los tantos billetes.

El asunto, como vimos, es que estas instituciones legitimadoras han perdido ellas mismas legitimidad, especialmente las políticas. Difícilmente puede acreditar a terceros quien no tiene crédito propio. Los medios de comunicación sí legitiman, porque el público cree en lo que oye y ve a través de ellos.

La gente confía, tiene fe en las palabras e imágenes que presentan. Los medios avalan hechos, situaciones, opiniones y personas. Aparecer en radio o en televisión te reviste con un uniforme más llamativo que el de cardenales y coroneles, te da más apariencia que la mansión del diputado o la limusina del embajador.

Porque la pantalla y el micrófono te hacen visible y audible ante miles, ante millones de personas. Más ancho y ajeno es el mundo, más prestigio te brindan los medios. Hace unos años, en el suroeste dominicano, la iglesia católica se había encargado de perseguir el vudú criollo, los populares palos del Espíritu Santo.

Para proteger a la población contra esta herejía, algunos curas hasta decomisaron los tambores con que los líderes religiosos hacían sus ritos.

En Radio Enriquillo teníamos una flamante unidad móvil y se nos ocurrió ir a cubrir una de aquellas veladas nocturnas, medio clandestinas, donde los antiguos dioses africanos se montan sobre los devotos al ritmo trepidante de los atabales. Subimos a la loma del Granado y transmitimos la ceremonia de Dermirio Medina, el guía religioso de la comunidad.

Al día siguiente, de mañanita, ya nos estaban lloviendo los papelitos y las visitas de decenas de grupos de paleros que solicitaban la presencia de la móvil para acompañar sus veladas. Todos querían aparecer en la emisora. Y no lo hacían por figureo, sino como reivindicación social.

La iglesia romana los había censurado, descalificado. La radio los valoraba. Que la gente vea que aquí están los de la radio. Sonando o muda, la presencia de la emisora los legitimaba. La camioneta de la radio quedaba ahí, frente al bohío ceremonial. Y comenzaban a repiquetear los tambores de la fiesta.

La palabra es sugerente: fama viene de una raíz griega que significa brillar. Los medios de comunicación, como el rey Midas, hacen relucir todo lo que tocan. Rosa María Alfaro: Cuando un medio masivo retrata la realidad, también la legitima.

La radio legitima realidades, temas, personajes, actores, en el ámbito público. Es decir, quienes salen por la radio adquieren notoriedad, se les conoce públicamente, son valorados y reconocidos como importantes. Pasan de ser sujetos privados a públicos, de personas se convierten en actores sociales.

La interlocución radiofónica, UNDA-AL, Quito, , pág. Establecen la realidad La conclusión de lo anterior podría resumirse así: lo que los medios sacan a la luz pública, al sonido público, queda valorado.

Lo que sale, vale. Y aún más: sólo lo que sale, existe. Isaac Azimov explica cómo, en aquellos tiempos remotos, la mayoría de los seres humanos, dedicados a la agricultura o al pastoreo, ignoraban por completo lo que ocurría más allá del primer cerro, muchos de ellos ni siquiera sabían a cuál imperio pertenecían.

Se contentaban simplemente con vivir y morir en su terruño y, en ocasiones especiales, desplazarse desde la propia aldea a la vecina.

Los mercaderes y los soldados eran los únicos que sabían de otros pueblos, que visitaban las tierras sin nombre, más allá del horizonte.

Cuando estos viajeros regresaban, relataban cosas asombrosas, aventuras con cíclopes gigantes y monstruos marinos. Sólo ellos los habían visto y oído, y había que darles fe.

Lo que contaba Marco Polo a la vuelta de sus andanzas, era lo cierto. Y lo que no contaba, no existía. Los medios de comunicación son los nuevos mercaderes de la realidad. Lo que no sale en la pantalla o por los micrófonos, es como si no hubiera ocurrido.

Lo que los medios afirman, afirmado queda. Lo que ignoran, no existe. Estamos acostumbrados a decir que los medios de comunicación dan a conocer lo que sucede en nuestro país y en el mundo. Hay que ir más lejos: no sólo dan a conocer, sino que deciden, establecen la realidad. Lo que la prensa calla, simplemente no ha pasado, dice eufórica la presentadora de Teleamazonas, en Quito.

Es decir, los hechos se agotan en su noticia. Vivimos una realidad virtual, mediatizada. En sociedades más pequeñas, prevalecían otros espacios para intercambiar información, desde la cantina hasta la plaza del pueblo, desde el mercado hasta la misa de los domingos.

En Bolivia, los paceños se enteraban de todo y se encontraban con todos en el Prado, subiendo y bajando por la avenida Santa Cruz.

Ahora no. Ahora la plaza es el set de televisión y la cabina de radio. Antes, los periodistas corrían tras los políticos.

Ahora es al revés. Los políticos se apersonan en los canales, mendigan una entrevista, siempre están disponibles hasta para un reportero de segunda. Es que los medios crean el escenario donde se da razón del mundo y sus vaivenes. Quien sube a las tablas, queda enfocado, iluminado.

Quien no lo logra, permanece en penumbras. En dicho escenario, se monta lo que se ha denominado la escena política: los medios eligen los actores asignando papeles, quién es el protagonista y quién el antagonista ; escriben el argumento fijando la agenda, qué se informa y sobre qué se opina ; y provocan el desenlace conformando la opinión pública.

Como en una película de buenos y malos, y durante más de cuatro meses, los medios peruanos oficialistas presentaron a los captores como criminales sanguinarios, a los rehenes como víctimas inocentes y al dictador Fujimori como el héroe que los salvaría.

El sorpresivo rescate del 22 de abril confirmó esta visión maniquea de los hechos. Por suerte, en nuestro mundo globalizado 26 Lo mismo podría decirse de la escena cultural, religiosa, social, económica.

Nunca fue tan actual la intuición de Calderón de la Barca con su Gran Teatro del Mundo. no es tan fácil imponer un completo control de la información. La CNN entrevistó a los emerretistas en el extranjero y recordó las condiciones infrahumanas en que permanecen sus compañeros en cárceles de alta seguridad.

Ensanchar el escenario, presentar los más variados puntos de vista. El pluralismo de opiniones dentro del medio, y el pluralismo de medios dentro de la sociedad, aseguran la democracia y desarrolla la inteligencia humana.

El monopolio de la comunicación nos reduciría a una situación peor que la de los campesinos de Azimov. Acabaríamos como los burros, con rienda y orejeras. Representan a los ciudadanos Quien sale una vez, vale. Quien sale mucho, vale mucho.

Y con tanto valor agregado, locutores y locutoras, comunicadoras y periodistas, ya no sólo hablan en público, sino en nombre del público. Nadie los eligió para dicha representación, pero ahí están ellos y ellas, sonrientes y aceptados, ocupando la silla vacía que dejaron líderes políticos y sindicales, jerarquías y gobernantes venidos a menos por haber tomado parte en el botín fácil de la corrupción.

La gente ha endosado a los medios la confianza perdida en tales dirigentes. Como representantes de la ciudadanía, los medios se convierten en mediadores entre ésta y el poder. Los medios destapan escándalos, fiscalizan a las autoridades, les recuerdan sus promesas de campaña, defienden los derechos del consumidor, resuelven problemas cotidianos, desde el barrio que se quedó sin luz hasta el radiotón para la navidad de los niños pobres.

En los medios, se reúne el gobierno con la oposición, se presentan las más variadas tendencias políticas. En las emisoras y televisoras democráticas, dialoga el alcalde con los vecinos, se confrontan los empresarios y los obreros, los funcionarios y los usuarios, hablan todos los sectores, amigos y enemigos, de arriba y de abajo, de derecha, izquierda y centro.

Ni siquiera el templo. Los medios se han convertido en el principal lugar de encuentro e intercambio, punto de reunión obligatorio para todos aquellos que quieren vivir civilizadamente. En los sets y en las cabinas se hacen alianzas, se construyen adhesiones y consensos, se logran negociaciones, se debate con todos y todas sobre todo.

La opinión pública gravita en torno a estos espacios de mediación social. Desde hace años se viene hablando de la prensa como el cuarto poder. Tal como van las cosas, quizás ya sea el primero. O el trampolín para el primero. La verdad es que en América Latina, si usted quiere hacer carrera política, su mejor opción es meterse a locutor o cantante.

Si quiere un cargo público, comience haciéndose simpático ante oyentes y televidentes. No es broma. Haga memoria de la cantidad de personajes que han ingresado a la vida política por la puerta del arte o el deporte, desde Johnny Ventura hasta Palito Ortega, pasando por Pelé y Rubén Blades.

Saque la cuenta de los animadores de radio y televisión que postularon y ganaron sillas curules, desde Susy Díaz que enseñando las nalgas llegó al parlamento peruano, hasta el Compadre Palenque que explotando lágrimas populares consiguió la alcaldía de La Paz, sin olvidar a Silvio Santos, el fotogénico showman brasilero, que de no haberse invalidado su candidatura a la presidencia llegaba direitinho al Palacio de Planalto.

Carlitos Menem coquetea con Xuxa y payasea con Tinelli. Antanas Mockus, alcalde de Bogotá, celebra su boda en un circo, encaramado con la novia en un elefante.

El caso más pintoresco es el de Abdalá Bucaram quien, a pesar de su frenillo al hablar, graba un CD con los Iracundos y juega fútbol con el club Barcelona. No resulta fácil para el público, muchas veces encandilado ante lo que ve y oye.

Tampoco resulta optativo para los mismos actores que, quieran o no, deben salir a escena. Unos y otros, humanistas y oportunistas, están convencidos que hoy no puede consolidarse ningún liderazgo sin la mediación de los medios. Cuando Lee de Forest inventó sus famosas válvulas amplificadoras —los audiones, como él les llamó— se refirió proféticamente al imperio invisible del aire que recién comenzaba.

Demasiada razón tenía el científico de Iowa. Los medios, especialmente los audiovisuales, han alcanzado en menos de un siglo una preponderancia como no tuvo ningún emperador en la historia, como no acumuló ninguna otra institución en tan corto tiempo.

La radio y la televisión, ambas, seducen multitudes. La radio y la televisión no son hermanas enemigas ni tienen que rivalizar por la zapatilla de la cenicienta.

A las dos les sobran pretendientes. En nuestro caso —el de ustedes, lectoras y lectores, y el de quien escribe— nos prendamos de la más madurita.

Nos declaramos apasionados y apasionadas por la radio. Regina Festa: Los medios de comunicación van a mediar la relación de la sociedad civil, del Estado, del mercado, y esto se dará en el plano local, nacional, regional e internacional.

Fue muy interesante ver un video boliviano sobre una conductora de programas de radio y televisión, a quien se le quitaron esos espacios, se le quitó el poder, pero ella era tan pública ya que pudo hacerse política.

Eso demuestra la capacidad que tienen los medios para que lo público pueda hacerse político. Desafíos Comunicacionales, Por todos los medios, Isis , pág.

No le valieron sus bufonadas. El 6 de febrero de , con apenas seis meses de gobierno, el pueblo ecuatoriano destituyó al presidente Abdalá Bucaram.

Hace 15 mil millones de años, el universo original, como un minúsculo huevo recalentado, reventó en pedazos y comenzó a expandirse sin cesar. Por raro que parezca, aquel estallido ocurrió en el más completo silencio. El Big Bang, la explosión más fenomenal que se haya dado jamás, no causó el más leve ruido, sencillamente, porque no había quien la oyera.

La naturaleza es sorda. Lo que llamamos sonido no son más que vibraciones del aire, ondas de diferentes longitudes. Al principio del mundo, los volcanes explotaban sin estruendo, los mares se encrespaban sigilosamente y los truenos desataban tormentas mudas. Más tarde, cuando los seres vivos, por necesidades de defensa, fueron dotándose de órganos auditivos, las ondas provocadas por movimientos y choques de los elementos naturales fueron captadas y traducidas como sonido.

El sonido no está en las cosas: ¡es el oído el que las hace sonar! Con los colores pasa otro tanto. Porque el espectro electromagnético es el mismo para los dos sentidos, visual y auditivo; para toda la materia, desde las ondas más cortas, los rayos gamma, hasta las más largas, que son las de radio.

Pero entre el sonido y la luz hay una diferencia. Las ondas sonoras se propagan a través de algún medio material, normalmente el aire. Aquellos ladridos que escuchamos en la lejanía son vibraciones de las moléculas del aire existente entre el perro y nosotros.

La luz, en cambio, puede desplazarse en el vacío. Eso explica que podamos ver los rayos del sol, que viajan a través del espacio intermedio, pero nunca, por mucho que nos esforcemos, podremos escuchar las violentas erupciones de la corteza solar.

La música, por ejemplo. Tampoco existe. Las notas son apenas rizos de aire, ondulaciones calladas que surgen de unas cuerdas de guitarra o de un soplo de flauta o por un redoble de batería.

Pero la música no la producen los instrumentos musicales: la produce nuestro oído. He aquí al verdadero artista, el creador de las melodías, el prodigioso aparatito que todos llevamos con nosotros desde el nacimiento sin asombrarnos suficientemente de su perfección. El mejor de los pianos Vamos a molestar nuevamente al hada madrina del capítulo anterior.

Que nos dé otro brebaje, esta vez para hacernos pequeñitos, diminutos como duendes. Entramos por el pabellón de la oreja. Para ello, nos deslizamos por un tobogán alucinante, subidas y bajadas de una montaña rusa en miniatura que, por su extraño diseño, nos permite atrapar las ondas sonoras venidas en todas direcciones.

Con la última voltereta, caemos en un pasadizo angosto, de 24 milímetros, excavado en la roca viva del hueso temporal. Gateamos, nos abrimos paso entre pelos y montículos de cera dispuestos para no dejar paso a los inoportunos insectos, y llegamos hasta una ventana herméticamente cerrada al final del túnel.

Es el tímpano. A lo que más se parece esta membrana, por lo tersa y tensa, es a un cuero de tambor. Y funciona como un tambor. Las ondas rebotan contra el tímpano y lo hacen vibrar, tal como las manos ardientes de un bongocero de carnaval.

Una palanca. Funciona con tres engranajes: un huesito llamado martillo, el que sigue a éste llamado yunque y un tercero, conocido como estribo.

Son los huesos más pequeños de todo el cuerpo humano. Vibra el tímpano y vibran los tres huesitos unidos a él 1 2. Carl Sagan, Cosmos, Planeta, Barcelona, , págs.

Véanse los antiguos y siempre sugestivos capítulos del libro de Jesús Simón, A Dios por la ciencia, Lumen, Barcelona,. por ligamentos. Si fuera uno solo, si no estuviera articulada la palanca, el oído apenas toleraría vibraciones suaves.

Un ruido fuerte podría agujerear la ventana. Con los tres huesitos se consigue un juego de amortiguadores capaz de acomodarse a un susurro romántico o a una sonora bofetada. Además, los tres huesitos funcionan como un preamplificador: del tímpano al estribo, se mantiene la misma frecuencia de sonido, pero su intensidad ha aumentado veinte veces.

Sigamos viaje. Dejemos atrás el oído medio para toparnos con una ventana oval situada al fondo, ya en la profundidad del cráneo.

La atravesamos y nos descubrimos en un intrincado laberinto. Hay que atravesarlo sin perderse y nadando. Ahora buceamos en un líquido muy especial, la endolinfa. Al abrir los ojos, quedamos deslumbrados. Ante nosotros, un palacio encantado, lleno de diapasones y cuerdas vibrantes, el salón de música más increíble que jamás se haya soñado.

Hemos llegado al santuario del sonido, el caracol del oído. Lo que estamos viendo es como una escalera en espiral cuyos peldaños son innumerables teclas de un piano fantástico. El piano de Mozart tenía apenas 85 teclas, entre blancas y negras.

El piano de nuestro oído —el órgano de Corti— tiene 25 mil. Y el teclado no ocupa más de 25 milímetros de longitud. El genio es nada menos que la endolinfa, el líquido que llena las cavidades del caracol. El mecanismo resulta tan sencillo como sorprendente: las vibraciones del aire venidas del exterior llegan al pabellón de la oreja.

Éste las recoge con su forma de embudo y las transmite por el conducto auditivo externo hasta la membrana del tímpano. Chocan contra ella y la hacen estremecer, poniendo en movimiento, al mismo tiempo, la cadena de huesitos.

Éstos las transmiten a la ventana oval que cierra el oído interno. Cada sacudida conmueve a la endolinfa en el interior y despierta en ella ondas imperceptibles que corren por la rampa de la escalera y van a golpear exactamente una u otra de las 25 mil teclas o células auditivas, precisamente las que deben sonar y no otras.

Veamos el piano por dentro. Todas sus teclas están conectadas por hilos delgadísimos que forman el nervio auditivo. Siguiéndolo, nos internaremos hasta los lóbulos temporales del cerebro. Allí, en una alquimia difícil de imaginar, los impulsos sonoros se convierten en informaciones y sentimientos.

Para hacer esta lectura, nuestra computadora cerebral utiliza todas las memorias archivadas en sus inagotables entramados celulares. Desde nuestro nacimiento, incluso antes, desde el vientre materno, el cerebro se ha dedicado a almacenar y clasificar todos los efectos de sonido que llegan a su cabina.

En la edad adulta disponemos de una colección superior a todas las emisoras del mundo. Somos capaces de distinguir a la perfección medio millón de señales de audio con distintos significados.

Nos hace vibrar otra membrana, la del alma. Sensibilidad a flor de oído Ya no somos duendes andando por entre las orejas. Ahora viajamos en un autobús, a pleno sol y en plena ciudad de Rio de Janeiro.

Fíjese en aquel muchacho de camiseta verde cotorra y gorrita playera. Va con un walkman, escuchando su emisora favorita. Otros pasajeros lo rodean, lo apretujan. Pero él mantiene su sonrisa de felicidad y un rítmico cabeceo. Más que la vista, más que el tacto, el oído es el sentido de la intimidad.

La vista, llegado el momento, sobra. Se cierran los ojos para besar. El beso de lengua es bueno. El beso de oreja, con una palabra de cariño, todavía es mejor. Nuestros oídos son muy sensibles. Captan desde el tenue balanceo de una hoja al caer 10 decibelios hasta el atronador despegue de un cohete espacial decibelios.

En esa gama caben infinidad de tonalidades. Nuestros oídos sienten. Como vimos, el cerebro traduce sonidos a sentimientos. Haga un experimento: póngase a ver una película y quítele el audio. La fotografía puede ser impactante, la actuación espléndida.

Pero el resultado resulta frío. Ahora, lo contrario: apague la imagen y deje correr solamente la banda sonora. Escuche los diálogos, las músicas, el ambiente… Aunque a ciegas, su recepción será mucho más emotiva.

El calor lo da el oído. Hasta las películas eróticas, sin los consabidos jadeos, no logran excitar mucho. Como el oído al que se dirige, la radio es un medio de comunicación íntimo, casi privado.

Al principio, no fue así. El antiguo receptor de tubos, en aquellos años dorados, ocupaba el centro de la casa y convocaba a toda la familia. Ese puesto lo ocupa hoy la televisión. En realidad, los radialistas le agradecemos a la pequeña pantalla el haber liberado a nuestro medio de esa función espectacular.

Ahora la radio puede concentrarse en su lenguaje más específico, el de los sentimientos, y en su carácter de compañía personal. Si cambió el modo de escuchar radio, debe también cambiar el modo de hablar por radio. Los locutores gritones, vociferantes, ya no se estilan.

Aquí sí vale la redundancia: tenemos que hablarle al oído del oyente, de la oyente. Intimar con él, con ella. Para lograr esto, emplearemos un tono coloquial, afectivo.

La calidez no viene dada tanto por las palabras empleadas como por la manera de decirlas. Pronuncie qué alegría verte con solemnidad, y después diga la misma frase con sincero entusiasmo.

Notará la diferencia. Desde luego, si las palabras son rebuscadas, no hay lengua que las ablande. Pero la temperatura de la comunicación se juega, básicamente, en las tonalidades de la voz.

Afectos, emociones, son igualmente el dolor y la ternura. La esperanza y la angustia. Los sentimientos heroicos o la melancolía. Si nuestro programa de radio hace reír o llorar, va por buen camino. Si provoca furia no por lo malo del programa , también vale.

Pero si no mueve ni conmueve, si deja frío al a quien escucha, no es radiofónico. Hablar por radio es emocionar. Si no, el mensaje no llega, no impacta. En radio, lo afectivo es lo efectivo. Ni entre Romeo y Julieta fue todo tan íntimo.

En la radio, como en la vida, seguirá habiendo espacios alborotados, bullangueros, pura exterioridad. Pero queremos subrayar el lenguaje básico del medio, el estilo coloquial, cotidiano, que debe prevalecer en la programación. También es importante aclarar que íntimo no es lo mismo que intimista.

El intimista se cierra sobre sí mismo, su mayor preocupación reside en su ombligo. La intimidad de la que hablamos, por el contrario, se refiere al tono de confianza, hasta de complicidad, entre locutor y oyente.

Esa misma confianza sirve para conversar sobre mil cosas —de política y de cocina, de cosmética y de astronomía— y comprometerse en otras mil. Como decía Saint Exupéry, amistad no es mirarse uno al otro, sino mirar juntos en una misma dirección.

Estas ideas se las agradezco al colega Marcus Aurelio de Carvalho, un radioapasionado de Rio de Janeiro. Creo que era él quien viajaba en el autobús, walkman en mano.

Jesús Martín Barbero: Hay en el elitismo una secreta tendencia a identificar lo bueno con lo serio y lo literariamente valioso con lo emocionalmente frío.

Obra citada, pág. El nombre de la risa Si una emoción ha de ser privilegiada en la radio, ésa es la alegría. Tiene visa en casi todos los programas.

Tiene demanda en casi todos los oyentes. Para distraernos. La vida cotidiana es tediosa. Siempre las mismas ollas, la misma tabla de planchar, el mismo taxi, los mismos libros, la misma vaina. Siempre lo mismo.

Y para que no lo sea, encendemos la cajita mágica que nos puede evadir de la rutina. La gente conecta el radio para desconectar los problemas. Pruebo con otra emisora, que hay muchas.

Una que me ponga buena música. O que me haga reír. En este mundo, nadie tiene obligación de aburrirse. La audiencia no suele ser masoquista. Alegrarle la vida a la gente: tal vez sea esa la primera misión de una radio. Una misión educativa, por cierto.

A fin de cuentas, ¿pedagogía no es acompañar, hacer camino juntos? Pues nada más acompañador que una amiga simpática, un amigo que entretiene. Esto vale para los programas ligeros y para los que quieren pasar un contenido, incluso para el tratamiento de un tema de fondo.

Antes se decía: la letra con sangre entra. Un gran disparate, porque entra con risa, con buen humor. La risa es tan antigua como la especie humana.

Nuestros antepasados primates la estrenaron y nos la trasmitieron. Y sin embargo, esta emoción —tan radiofónica por lo sonora— se nos ha vuelto clandestina. En la escuela no se ríe. En la iglesia, menos.

En el sindicato, en el comité, en la asamblea, tampoco. La risa queda reservada para la taberna o el patio de la casa. Que cualquier gesto de naturalidad les resta importancia.

Que lo profesional es lo severo. O tal vez, ni lo piensan: por inercia repiten la misma pesadez con que ellos fueron educados. El resultado es psiquiátrico, ciudadanos y ciudadanas con doble personalidad: en privado ríen, en público se acartonan.

En las emisoras pasa otro tanto. Locutores, entrevistadoras, conductores que pierden toda la espontaneidad frente al micrófono. No ríen ni sonríen. Se mantienen en pose. Try again! Added to Cart. Add all 3 to Cart. These items are shipped from and sold by different sellers.

Show details Hide details. Choose items to buy together. Top rated similar items. Page 1 of 1 Start over Page 1 of 1. Previous page. Original Loteria Bingo Game Set in Spanish, Mexican Loteria for 10 Players - 10 Boards and Full Deck of Cards.

Party Hearty Baby Shower Games - Fun, Easy to Play, Unisex. Celepaty 36 Baby Shower Bingo Games Cards Safari, Safari Baby Bingo Baby Shower Games, Wild Jungle Animals Tropical Themed Baby Shower Favor Decorations 5x7 Inches.

Only 4 left in stock - order soon. InvitationHouse Pink Floral Baby Shower Bingo Cards - Prefilled Baby Bingo Games - Set of FANCY LAND Boy Baby Shower Bingo Game - 24 Guests Party Game Supplies. Your Main Event Prints Jungle Baby Shower Games, 25 Games Each Bingo, Find The Guest, The Price is Right, Who Knows Mommy Best, Green and Gold Jungle Animals.

Next page. Product information Product Dimensions 8. Would you like to tell us about a lower price? More Fiesta Baby Shower Bingo Game in Spanish, for 10 Players Share:. Website Online. Store Offline.

Store name:. Please select province Please select province. Please sign in to provide feedback. Submit Feedback. Important information To report an issue with this product or seller, click here.

What's in the box 10 Player Boards, 54 Calling Cards. Brief content visible, double tap to read full content. Full content visible, double tap to read brief content. Help others learn more about this product by uploading a video! Looking for specific info? Customer reviews.

How customer reviews and ratings work Customer Reviews, including Product Star Ratings help customers to learn more about the product and decide whether it is the right product for them.

Learn more how customers reviews work on Amazon. Images in this review. Reviews with images. See all photos. All photos. Has repeated spaces. I saw this product had some bad reviews for defect boards and cards so I thought it was an accident, it has many 5 stars anyway.

I also received 2 of the same cards, good thing I inspected it before playing. More Hide. Thank you for your feedback. Sorry, there was an error. Sorry we couldn't load the review. Sort reviews by Top reviews Most recent Top reviews.

Fiestero Perú. Bingo Fiestero Perú was live. · July 27 · TESTIMONIO. #matrimonios #Testimonio · #bodas #VotosDeAmor. Like. Comment. 0 comments Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: ακόλουθοι, ακολουθεί χρήστες, 86 δημοσιεύσεις - Δείτε φωτογραφίες και βίντεο στο Instagram από τον χρήστη Fiestas Riete (@inep.info)

Video

¡NO ME VAN A OBLIGAR! JEANPAUL SANTA MARIA PECHÓ A CONDUCTORAS DE AMERICA HOY.

Testimonios bingo fiesteros - TESTIMONIO Mi nombre es Santos Jiménez, vengo de fiestero, si te casas es para toda la vida bingo había pegado todas. Pero ese hombre Fiestero Perú. Bingo Fiestero Perú was live. · July 27 · TESTIMONIO. #matrimonios #Testimonio · #bodas #VotosDeAmor. Like. Comment. 0 comments Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: ακόλουθοι, ακολουθεί χρήστες, 86 δημοσιεύσεις - Δείτε φωτογραφίες και βίντεο στο Instagram από τον χρήστη Fiestas Riete (@inep.info)

Vivimos una realidad virtual, mediatizada. En sociedades más pequeñas, prevalecían otros espacios para intercambiar información, desde la cantina hasta la plaza del pueblo, desde el mercado hasta la misa de los domingos.

En Bolivia, los paceños se enteraban de todo y se encontraban con todos en el Prado, subiendo y bajando por la avenida Santa Cruz. Ahora no. Ahora la plaza es el set de televisión y la cabina de radio.

Antes, los periodistas corrían tras los políticos. Ahora es al revés. Los políticos se apersonan en los canales, mendigan una entrevista, siempre están disponibles hasta para un reportero de segunda.

Es que los medios crean el escenario donde se da razón del mundo y sus vaivenes. Quien sube a las tablas, queda enfocado, iluminado. Quien no lo logra, permanece en penumbras. En dicho escenario, se monta lo que se ha denominado la escena política: los medios eligen los actores asignando papeles, quién es el protagonista y quién el antagonista ; escriben el argumento fijando la agenda, qué se informa y sobre qué se opina ; y provocan el desenlace conformando la opinión pública.

Como en una película de buenos y malos, y durante más de cuatro meses, los medios peruanos oficialistas presentaron a los captores como criminales sanguinarios, a los rehenes como víctimas inocentes y al dictador Fujimori como el héroe que los salvaría.

El sorpresivo rescate del 22 de abril confirmó esta visión maniquea de los hechos. Por suerte, en nuestro mundo globalizado 26 Lo mismo podría decirse de la escena cultural, religiosa, social, económica. Nunca fue tan actual la intuición de Calderón de la Barca con su Gran Teatro del Mundo.

no es tan fácil imponer un completo control de la información. La CNN entrevistó a los emerretistas en el extranjero y recordó las condiciones infrahumanas en que permanecen sus compañeros en cárceles de alta seguridad.

Ensanchar el escenario, presentar los más variados puntos de vista. El pluralismo de opiniones dentro del medio, y el pluralismo de medios dentro de la sociedad, aseguran la democracia y desarrolla la inteligencia humana.

El monopolio de la comunicación nos reduciría a una situación peor que la de los campesinos de Azimov. Acabaríamos como los burros, con rienda y orejeras. Representan a los ciudadanos Quien sale una vez, vale. Quien sale mucho, vale mucho. Y con tanto valor agregado, locutores y locutoras, comunicadoras y periodistas, ya no sólo hablan en público, sino en nombre del público.

Nadie los eligió para dicha representación, pero ahí están ellos y ellas, sonrientes y aceptados, ocupando la silla vacía que dejaron líderes políticos y sindicales, jerarquías y gobernantes venidos a menos por haber tomado parte en el botín fácil de la corrupción.

La gente ha endosado a los medios la confianza perdida en tales dirigentes. Como representantes de la ciudadanía, los medios se convierten en mediadores entre ésta y el poder.

Los medios destapan escándalos, fiscalizan a las autoridades, les recuerdan sus promesas de campaña, defienden los derechos del consumidor, resuelven problemas cotidianos, desde el barrio que se quedó sin luz hasta el radiotón para la navidad de los niños pobres.

En los medios, se reúne el gobierno con la oposición, se presentan las más variadas tendencias políticas. En las emisoras y televisoras democráticas, dialoga el alcalde con los vecinos, se confrontan los empresarios y los obreros, los funcionarios y los usuarios, hablan todos los sectores, amigos y enemigos, de arriba y de abajo, de derecha, izquierda y centro.

Ni siquiera el templo. Los medios se han convertido en el principal lugar de encuentro e intercambio, punto de reunión obligatorio para todos aquellos que quieren vivir civilizadamente.

En los sets y en las cabinas se hacen alianzas, se construyen adhesiones y consensos, se logran negociaciones, se debate con todos y todas sobre todo. La opinión pública gravita en torno a estos espacios de mediación social.

Desde hace años se viene hablando de la prensa como el cuarto poder. Tal como van las cosas, quizás ya sea el primero. O el trampolín para el primero. La verdad es que en América Latina, si usted quiere hacer carrera política, su mejor opción es meterse a locutor o cantante.

Si quiere un cargo público, comience haciéndose simpático ante oyentes y televidentes. No es broma. Haga memoria de la cantidad de personajes que han ingresado a la vida política por la puerta del arte o el deporte, desde Johnny Ventura hasta Palito Ortega, pasando por Pelé y Rubén Blades.

Saque la cuenta de los animadores de radio y televisión que postularon y ganaron sillas curules, desde Susy Díaz que enseñando las nalgas llegó al parlamento peruano, hasta el Compadre Palenque que explotando lágrimas populares consiguió la alcaldía de La Paz, sin olvidar a Silvio Santos, el fotogénico showman brasilero, que de no haberse invalidado su candidatura a la presidencia llegaba direitinho al Palacio de Planalto.

Carlitos Menem coquetea con Xuxa y payasea con Tinelli. Antanas Mockus, alcalde de Bogotá, celebra su boda en un circo, encaramado con la novia en un elefante. El caso más pintoresco es el de Abdalá Bucaram quien, a pesar de su frenillo al hablar, graba un CD con los Iracundos y juega fútbol con el club Barcelona.

No resulta fácil para el público, muchas veces encandilado ante lo que ve y oye. Tampoco resulta optativo para los mismos actores que, quieran o no, deben salir a escena.

Unos y otros, humanistas y oportunistas, están convencidos que hoy no puede consolidarse ningún liderazgo sin la mediación de los medios. Cuando Lee de Forest inventó sus famosas válvulas amplificadoras —los audiones, como él les llamó— se refirió proféticamente al imperio invisible del aire que recién comenzaba.

Demasiada razón tenía el científico de Iowa. Los medios, especialmente los audiovisuales, han alcanzado en menos de un siglo una preponderancia como no tuvo ningún emperador en la historia, como no acumuló ninguna otra institución en tan corto tiempo.

La radio y la televisión, ambas, seducen multitudes. La radio y la televisión no son hermanas enemigas ni tienen que rivalizar por la zapatilla de la cenicienta.

A las dos les sobran pretendientes. En nuestro caso —el de ustedes, lectoras y lectores, y el de quien escribe— nos prendamos de la más madurita. Nos declaramos apasionados y apasionadas por la radio.

Regina Festa: Los medios de comunicación van a mediar la relación de la sociedad civil, del Estado, del mercado, y esto se dará en el plano local, nacional, regional e internacional.

Fue muy interesante ver un video boliviano sobre una conductora de programas de radio y televisión, a quien se le quitaron esos espacios, se le quitó el poder, pero ella era tan pública ya que pudo hacerse política.

Eso demuestra la capacidad que tienen los medios para que lo público pueda hacerse político. Desafíos Comunicacionales, Por todos los medios, Isis , pág.

No le valieron sus bufonadas. El 6 de febrero de , con apenas seis meses de gobierno, el pueblo ecuatoriano destituyó al presidente Abdalá Bucaram. Hace 15 mil millones de años, el universo original, como un minúsculo huevo recalentado, reventó en pedazos y comenzó a expandirse sin cesar.

Por raro que parezca, aquel estallido ocurrió en el más completo silencio. El Big Bang, la explosión más fenomenal que se haya dado jamás, no causó el más leve ruido, sencillamente, porque no había quien la oyera. La naturaleza es sorda. Lo que llamamos sonido no son más que vibraciones del aire, ondas de diferentes longitudes.

Al principio del mundo, los volcanes explotaban sin estruendo, los mares se encrespaban sigilosamente y los truenos desataban tormentas mudas.

Más tarde, cuando los seres vivos, por necesidades de defensa, fueron dotándose de órganos auditivos, las ondas provocadas por movimientos y choques de los elementos naturales fueron captadas y traducidas como sonido. El sonido no está en las cosas: ¡es el oído el que las hace sonar!

Con los colores pasa otro tanto. Porque el espectro electromagnético es el mismo para los dos sentidos, visual y auditivo; para toda la materia, desde las ondas más cortas, los rayos gamma, hasta las más largas, que son las de radio. Pero entre el sonido y la luz hay una diferencia.

Las ondas sonoras se propagan a través de algún medio material, normalmente el aire. Aquellos ladridos que escuchamos en la lejanía son vibraciones de las moléculas del aire existente entre el perro y nosotros.

La luz, en cambio, puede desplazarse en el vacío. Eso explica que podamos ver los rayos del sol, que viajan a través del espacio intermedio, pero nunca, por mucho que nos esforcemos, podremos escuchar las violentas erupciones de la corteza solar.

La música, por ejemplo. Tampoco existe. Las notas son apenas rizos de aire, ondulaciones calladas que surgen de unas cuerdas de guitarra o de un soplo de flauta o por un redoble de batería. Pero la música no la producen los instrumentos musicales: la produce nuestro oído.

He aquí al verdadero artista, el creador de las melodías, el prodigioso aparatito que todos llevamos con nosotros desde el nacimiento sin asombrarnos suficientemente de su perfección. El mejor de los pianos Vamos a molestar nuevamente al hada madrina del capítulo anterior.

Que nos dé otro brebaje, esta vez para hacernos pequeñitos, diminutos como duendes. Entramos por el pabellón de la oreja. Para ello, nos deslizamos por un tobogán alucinante, subidas y bajadas de una montaña rusa en miniatura que, por su extraño diseño, nos permite atrapar las ondas sonoras venidas en todas direcciones.

Con la última voltereta, caemos en un pasadizo angosto, de 24 milímetros, excavado en la roca viva del hueso temporal. Gateamos, nos abrimos paso entre pelos y montículos de cera dispuestos para no dejar paso a los inoportunos insectos, y llegamos hasta una ventana herméticamente cerrada al final del túnel.

Es el tímpano. A lo que más se parece esta membrana, por lo tersa y tensa, es a un cuero de tambor. Y funciona como un tambor. Las ondas rebotan contra el tímpano y lo hacen vibrar, tal como las manos ardientes de un bongocero de carnaval. Una palanca. Funciona con tres engranajes: un huesito llamado martillo, el que sigue a éste llamado yunque y un tercero, conocido como estribo.

Son los huesos más pequeños de todo el cuerpo humano. Vibra el tímpano y vibran los tres huesitos unidos a él 1 2. Carl Sagan, Cosmos, Planeta, Barcelona, , págs. Véanse los antiguos y siempre sugestivos capítulos del libro de Jesús Simón, A Dios por la ciencia, Lumen, Barcelona,.

por ligamentos. Si fuera uno solo, si no estuviera articulada la palanca, el oído apenas toleraría vibraciones suaves. Un ruido fuerte podría agujerear la ventana. Con los tres huesitos se consigue un juego de amortiguadores capaz de acomodarse a un susurro romántico o a una sonora bofetada.

Además, los tres huesitos funcionan como un preamplificador: del tímpano al estribo, se mantiene la misma frecuencia de sonido, pero su intensidad ha aumentado veinte veces. Sigamos viaje. Dejemos atrás el oído medio para toparnos con una ventana oval situada al fondo, ya en la profundidad del cráneo.

La atravesamos y nos descubrimos en un intrincado laberinto. Hay que atravesarlo sin perderse y nadando. Ahora buceamos en un líquido muy especial, la endolinfa. Al abrir los ojos, quedamos deslumbrados. Ante nosotros, un palacio encantado, lleno de diapasones y cuerdas vibrantes, el salón de música más increíble que jamás se haya soñado.

Hemos llegado al santuario del sonido, el caracol del oído. Lo que estamos viendo es como una escalera en espiral cuyos peldaños son innumerables teclas de un piano fantástico. El piano de Mozart tenía apenas 85 teclas, entre blancas y negras. El piano de nuestro oído —el órgano de Corti— tiene 25 mil.

Y el teclado no ocupa más de 25 milímetros de longitud. El genio es nada menos que la endolinfa, el líquido que llena las cavidades del caracol.

El mecanismo resulta tan sencillo como sorprendente: las vibraciones del aire venidas del exterior llegan al pabellón de la oreja. Éste las recoge con su forma de embudo y las transmite por el conducto auditivo externo hasta la membrana del tímpano.

Chocan contra ella y la hacen estremecer, poniendo en movimiento, al mismo tiempo, la cadena de huesitos. Éstos las transmiten a la ventana oval que cierra el oído interno. Cada sacudida conmueve a la endolinfa en el interior y despierta en ella ondas imperceptibles que corren por la rampa de la escalera y van a golpear exactamente una u otra de las 25 mil teclas o células auditivas, precisamente las que deben sonar y no otras.

Veamos el piano por dentro. Todas sus teclas están conectadas por hilos delgadísimos que forman el nervio auditivo. Siguiéndolo, nos internaremos hasta los lóbulos temporales del cerebro. Allí, en una alquimia difícil de imaginar, los impulsos sonoros se convierten en informaciones y sentimientos.

Para hacer esta lectura, nuestra computadora cerebral utiliza todas las memorias archivadas en sus inagotables entramados celulares. Desde nuestro nacimiento, incluso antes, desde el vientre materno, el cerebro se ha dedicado a almacenar y clasificar todos los efectos de sonido que llegan a su cabina.

En la edad adulta disponemos de una colección superior a todas las emisoras del mundo. Somos capaces de distinguir a la perfección medio millón de señales de audio con distintos significados. Nos hace vibrar otra membrana, la del alma. Sensibilidad a flor de oído Ya no somos duendes andando por entre las orejas.

Ahora viajamos en un autobús, a pleno sol y en plena ciudad de Rio de Janeiro. Fíjese en aquel muchacho de camiseta verde cotorra y gorrita playera. Va con un walkman, escuchando su emisora favorita. Otros pasajeros lo rodean, lo apretujan.

Pero él mantiene su sonrisa de felicidad y un rítmico cabeceo. Más que la vista, más que el tacto, el oído es el sentido de la intimidad. La vista, llegado el momento, sobra.

Se cierran los ojos para besar. El beso de lengua es bueno. El beso de oreja, con una palabra de cariño, todavía es mejor. Nuestros oídos son muy sensibles. Captan desde el tenue balanceo de una hoja al caer 10 decibelios hasta el atronador despegue de un cohete espacial decibelios.

En esa gama caben infinidad de tonalidades. Nuestros oídos sienten. Como vimos, el cerebro traduce sonidos a sentimientos. Haga un experimento: póngase a ver una película y quítele el audio. La fotografía puede ser impactante, la actuación espléndida.

Pero el resultado resulta frío. Ahora, lo contrario: apague la imagen y deje correr solamente la banda sonora. Escuche los diálogos, las músicas, el ambiente… Aunque a ciegas, su recepción será mucho más emotiva.

El calor lo da el oído. Hasta las películas eróticas, sin los consabidos jadeos, no logran excitar mucho. Como el oído al que se dirige, la radio es un medio de comunicación íntimo, casi privado.

Al principio, no fue así. El antiguo receptor de tubos, en aquellos años dorados, ocupaba el centro de la casa y convocaba a toda la familia.

Ese puesto lo ocupa hoy la televisión. En realidad, los radialistas le agradecemos a la pequeña pantalla el haber liberado a nuestro medio de esa función espectacular.

Ahora la radio puede concentrarse en su lenguaje más específico, el de los sentimientos, y en su carácter de compañía personal. Si cambió el modo de escuchar radio, debe también cambiar el modo de hablar por radio.

Los locutores gritones, vociferantes, ya no se estilan. Aquí sí vale la redundancia: tenemos que hablarle al oído del oyente, de la oyente.

Intimar con él, con ella. Para lograr esto, emplearemos un tono coloquial, afectivo. La calidez no viene dada tanto por las palabras empleadas como por la manera de decirlas. Pronuncie qué alegría verte con solemnidad, y después diga la misma frase con sincero entusiasmo.

Notará la diferencia. Desde luego, si las palabras son rebuscadas, no hay lengua que las ablande. Pero la temperatura de la comunicación se juega, básicamente, en las tonalidades de la voz. Afectos, emociones, son igualmente el dolor y la ternura.

La esperanza y la angustia. Los sentimientos heroicos o la melancolía. Si nuestro programa de radio hace reír o llorar, va por buen camino. Si provoca furia no por lo malo del programa , también vale. Pero si no mueve ni conmueve, si deja frío al a quien escucha, no es radiofónico.

Hablar por radio es emocionar. Si no, el mensaje no llega, no impacta. En radio, lo afectivo es lo efectivo. Ni entre Romeo y Julieta fue todo tan íntimo. En la radio, como en la vida, seguirá habiendo espacios alborotados, bullangueros, pura exterioridad.

Pero queremos subrayar el lenguaje básico del medio, el estilo coloquial, cotidiano, que debe prevalecer en la programación. También es importante aclarar que íntimo no es lo mismo que intimista. El intimista se cierra sobre sí mismo, su mayor preocupación reside en su ombligo.

La intimidad de la que hablamos, por el contrario, se refiere al tono de confianza, hasta de complicidad, entre locutor y oyente. Esa misma confianza sirve para conversar sobre mil cosas —de política y de cocina, de cosmética y de astronomía— y comprometerse en otras mil.

Como decía Saint Exupéry, amistad no es mirarse uno al otro, sino mirar juntos en una misma dirección. Estas ideas se las agradezco al colega Marcus Aurelio de Carvalho, un radioapasionado de Rio de Janeiro.

Creo que era él quien viajaba en el autobús, walkman en mano. Jesús Martín Barbero: Hay en el elitismo una secreta tendencia a identificar lo bueno con lo serio y lo literariamente valioso con lo emocionalmente frío. Obra citada, pág. El nombre de la risa Si una emoción ha de ser privilegiada en la radio, ésa es la alegría.

Tiene visa en casi todos los programas. Tiene demanda en casi todos los oyentes. Para distraernos. La vida cotidiana es tediosa. Siempre las mismas ollas, la misma tabla de planchar, el mismo taxi, los mismos libros, la misma vaina.

Siempre lo mismo. Y para que no lo sea, encendemos la cajita mágica que nos puede evadir de la rutina. La gente conecta el radio para desconectar los problemas. Pruebo con otra emisora, que hay muchas.

Una que me ponga buena música. O que me haga reír. En este mundo, nadie tiene obligación de aburrirse. La audiencia no suele ser masoquista. Alegrarle la vida a la gente: tal vez sea esa la primera misión de una radio. Una misión educativa, por cierto.

A fin de cuentas, ¿pedagogía no es acompañar, hacer camino juntos? Pues nada más acompañador que una amiga simpática, un amigo que entretiene. Esto vale para los programas ligeros y para los que quieren pasar un contenido, incluso para el tratamiento de un tema de fondo. Antes se decía: la letra con sangre entra.

Un gran disparate, porque entra con risa, con buen humor. La risa es tan antigua como la especie humana. Nuestros antepasados primates la estrenaron y nos la trasmitieron. Y sin embargo, esta emoción —tan radiofónica por lo sonora— se nos ha vuelto clandestina. En la escuela no se ríe.

En la iglesia, menos. En el sindicato, en el comité, en la asamblea, tampoco. La risa queda reservada para la taberna o el patio de la casa. Que cualquier gesto de naturalidad les resta importancia. Que lo profesional es lo severo. O tal vez, ni lo piensan: por inercia repiten la misma pesadez con que ellos fueron educados.

El resultado es psiquiátrico, ciudadanos y ciudadanas con doble personalidad: en privado ríen, en público se acartonan. En las emisoras pasa otro tanto. Locutores, entrevistadoras, conductores que pierden toda la espontaneidad frente al micrófono.

No ríen ni sonríen. Se mantienen en pose. Acaba el programa y entonces sí, comienzan los chistes y la picardía. Ni una cosa ni la otra, sino todo lo contrario. Se trata de dejar corretear al niño que todos llevamos dentro, a la niña que aún quiere jugar.

Hay que aprender a reírse —pero de verdad— ante el micrófono. No somos hienas, no sirven las falsificaciones. Y en el fondo, el truco no es muy difícil de aprender: basta con perder el miedo al ridículo. Arriesgarse a payasear un poco, hacerse vulnerable a la audiencia, que es otra forma de intimidad.

Como dice Rius, el humor es el arte de reírse de uno antes que lo hagan los demás. En el gran festival de los Radioapasionados y Televisionarios se vendió una mascota muy original para encapuchar los micrófonos y volverlos amigables, risueños.

Ella se merece una radio alegre, a la altura de sus oídos. Que así sea, en nombre de la risa. El nombre de la rosa, Lumen, Barcelona, , pág. Quito, 20 al 24 noviembre El centro En Contacto, de Bucaramanga, distribuyó el simpático matachito.

La pantalla más grande del mundo9 Se llama Jackeline. Trabaja en la radio comunitaria de Curanilahue, un alejado pueblito del sur chileno. Anima una revista de dos horas todas las tardes. Cuando Iván Darío Chahín fue a conocer la emisora, la encontró locutando, anunciando discos, dando avisos, saludando a sus oyentes.

La cabina estaba totalmente a oscuras. Solamente parpadeaba frente a ella la luz roja de AL AIRE. Jackeline es invidente. Por el micrófono, ella conversa de los verdes valles donde se cosechan las mejores uvas del mundo y de las montañas nevadas donde vuela el cóndor de alas negras.

Después, baja al puerto, habla del mar azul y de sus olas encrespadas. A través de su voz, los oyentes ven las barcas llegando y el brillo plateado de los peces. La conexión es directa, de una imaginación a otra.

Así cada quien le pone al mar los colores que prefiera. Como hago yo, que nunca lo he visto. La radio —escribió McLuhan— es un medio eminentemente visual. Esto es posible porque los humanos no tenemos dos ojos.

Tenemos tres. El oído también ve. O mejor expresado, el oído hace ver al ojo interior, a ése que llamamos imaginación. Los ojos de la cara pueden estar cerrados. El tercero, el de la mente, sigue bien abierto y espera que los demás sentidos —especialmente el oído— lo estimulen.

Imaginación viene de magia. Y magia es el arte de realizar cosas maravillosas, transformaciones que van más allá de cualquier ley natural. El ojo de la imaginación no tiene límites de espacio o tiempo. Viaja más rápido que la luz y no sabe de calendarios.

Los otros ojos ven lo que tienen delante. Se someten a la realidad. El de la imaginación, no. Es libre, caprichoso, hace lo que le viene en gana. Estamos estudiando álgebra, cansados.

Los numeritos ya nos bailan, se emborronan. Nos recostamos sobre la mesa. Y de pronto, nos vemos en una acogedora cabaña junto al río, rodeados de amigos y amigas, tocando guitarra, tomando vino.

Distraerse es cambiar de ojos. La imaginación puede andar sola. Nos desvelamos en la noche y, sin necesidad de colores o sonidos, comenzamos a deambular por el mundo y a repasar las que hicimos y las que quisimos hacer.

Soñamos despiertos con más intensidad que dormidos. La imaginación tiene un cómplice, un correveidile: el oído. Lo que éste sabe, enseguida se lo cuenta a la imaginación.

Pero para que ésta se interese, el oído tiene que transmitirle imágenes. Las famosas imágenes auditivas. No hay que ser un Spielberg de la radio para lograrlas. Basta hacer sonar unos grillos y anochece en nuestra mente. Basta hacer cantar a unos pajaritos y ya está amaneciendo.

Con la música pasa lo mismo. Un samba nos transportará al carnaval de Bahia. Y un palo de mayo nos hará bailar con los nicas de la Costa Atlántica. Y en cuanto a las palabras, su capacidad de excitar la imaginación dependerá de escoger las que estén más cercanas a la vida.

Si yo digo producto alimenticio, por más que me esfuerce nunca lograré una representación mental de esos dos conceptos. Pero si digo pollo frito, se me hace agua la boca. Pido prestado este subtítulo al maestro Walter Ouro Alves, quien a su vez lo tomó de Orson Welles.

Cuando un amigo alababa las cualidades de la televisión, el autor de la Guerra de los Mundos comentó: ¡Ah, pero en la radio la pantalla es mucho más amplia! El arte de hablar por radio consiste precisamente en usar palabras concretas, que se puedan ver, que se toquen, que se muerdan, que tengan peso y medida.

Palabras materiales. Palabras que pinten la realidad. No discursee por radio, es como vender bufandas en la playa. Si quiere filosofar, hágalo. Pero no por radio. El lenguaje radiofónico es esclavizantemente descriptivo, narrativo, sensual.

Este mismo libro sobre radio no se puede transmitir por radio. Aburrirá a los oyentes. Por cierto, cuando hablamos de sensualidad, nos referimos al empleo de palabras y expresiones que se dirijan a los sentidos, que los estimulen. En radio, no solamente se trata de hacer ver a los ciegos, sino de hacer oler sin nariz y acariciar sin manos y saborear a la distancia.

Los chinos decían que una imagen vale más que mil palabras. Y lo decían antes de haberse inventado el cine o la televisión. Porque aquellos sabios no se referían, exclusivamente, a las imágenes de la vista.

El aforismo sirve también para las de la mente. Hacer ver a través del oído, ése es el singular desafío de un radialista. Si el calor, como ya vimos, lo ponen los sentimientos, el color lo pondrá la imaginación.

Así son los buenos programas de radio, los realmente profesionales: calientes y coloridos. No resisto la tentación de copiarles el siguiente diálogo de Stan Freberg, explicando las razones por las que vendía publicidad radiofónica: CLIENTE. En la radio no se ve nada. VENDEDOR Escuche, usted puede hacer cosas por la radio que no podría hacer por televisión.

CLIENTE Cuénteme otra. VENDEDOR Está bien. Escuche esto. SE ACLARA LA GARGANTA. Ahora, cuando dé la señal, quiero que la montaña de metros de crema batida ruede dentro del lago Michigan, que ha sido vaciado y llenado de chocolate caliente. A continuación, las Reales Fuerzas Aéreas de Canadá volarán por encima, remolcando una guinda de 10 toneladas, que se dejará caer dentro de la crema batida, entre los vítores de 25, extras.

VENDEDOR ¡Adelante la Fuerza Aérea! EFECTO RUGIDO DE MUCHOS AVIONES. VENDEDOR ¡Adelante la guinda! EFECTO SILBIDO DE BOMBA QUE ACABA EN CHAPOTEO DE LA GUINDA AL GOLPEAR LA CREMA BATIDA. VENDEDOR Está bien… Ahora los vítores de los 25, extras… EFECTO RUIDO DE MULTITUD.

AUMENTE Y CORTA DE REPENTE. VENDEDOR Y ahora, ¿quiere usted intentar eso en la televisión? CLIENTE Pues… VENDEDOR Verá usted, la radio es un medio muy especial porque estira la imaginación.

CLIENTE ¿Y la televisión no estira la imaginación? VENDEDOR Hasta veintiuna pulgadas, sí. Doctorow: A veces pienso que el cine es un derroche de dinero. Si yo quiero que usted viva la experiencia de la lluvia, dispongo de una herramienta maravillosa: la palabra lluvia.

Un ejemplo de la vida cotidiana sería el proceso de hacer tostadas con pan de molde, que se compone de las tareas: sacar el pan de la bolsa, introducirlo en la tostadora, esperar a que se tueste y untarlo con mantequilla.

Como imaginarás, no puedes tostar el pan sin haberlo sacado antes de la bolsa, de aquí lo de que «siguen un orden lógico», ya que para iniciar una tarea debes haber completado las anteriores. Un proceso se entiende mejor si describes las tareas que lo integran.

Al contrario de lo que ocurriría si se tratase de etapas, a veces puede solaparse el inicio de la siguiente tarea con el final de la inmediatamente anterior.

En mi consulta suelo advertir que hay algunos hombres bastante multitasking, que pueden realizar varias tareas a la vez y en paralelo. No obstante, lo normal es que se dé un pequeño solapamiento pero que la tarea esté muy avanzada antes de pasar a la siguiente.

Es decir, puedes empezar a gestionar tu temor a determinadas pérdidas por ejemplo, el respeto de tu jefe una vez tengas bastante claro que, efectivamente, eres homosexual. Pero es imposible que la homofobia de tu jefe sea un problema para ti si tú aún no asumes que eres homosexual ¿para qué preocuparte si tú dices que eres hetero, no?

Además, las tareas están compuestas de subtareas, de forma que podemos pautar ejercicios delimitados a cuestiones muy concretas haz ejercicios de asertividad,. documéntate sobre prejuicios homofóbicos ; así, en el trabajo terapéutico, podemos planificar muy bien las acciones.

Cada tarea, si se resuelve correctamente, genera un beneficio, pero si se resuelve incorrectamente, provoca un perjuicio que también es posible subsanar gracias a que tenemos muy identificadas las consecuencias en ambos sentidos.

Podemos diferenciar dos tipos de tareas: las de tipo emocional y las de tipo adaptativo. Las primeras tienen que ver con la inteligencia emocional reconocimiento, y gestión de emociones y sentimientos y las segundas, con la resolución de conflictos interpersonales y con las habilidades comunicativas.

Las primeras son imprescindibles para que el hombre gay pueda asumir privadamente para sí mismo la propia homosexualidad mientras que las segundas son necesarias para poder vivirla con naturalidad en su contexto social expresarse como hombre homosexual.

Cada tipo de tarea está presente en las diferentes etapas de los modelos que antes mencioné. El hecho de que haya estos dos tipos hace que, a veces, se produzcan solapamientos entre tareas puesto que pueden llevarse en paralelo aquellas que tienen que ver con la inteligencia emocional y las que tienen que ver con la adaptación al entorno.

Somos tan pequeños cuando nuestra orientación sexoafectiva empieza a mostrarse que ni siquiera nosotros mismos somos plenamente conscientes de ello. Muchos decimos «Pues yo siempre lo tuve claro» pero, seamos francos, hay momentos muy tempranos en los que no sabes ni qué significa sentir atracción y en los que ya te ves atraído por lo masculino sin saber que eso podría significar que eres homosexual.

Yo recuerdo que, cuando era muy pequeño, oía a mi madre comentar sobre lo «feas que eran las piernas de los hombres», y yo pensaba para mis adentros: «¿Feas? Y recuerdo que mis cantantes favoritos siempre eran los que tenían bigote. Coincidíamos en, por ejemplo, el interés que nos provocaban los modelos de revistas sobre culturismo.

De hecho, muchos chicos gais, cuando no había revistas porno gay o no podían llevarlas a casa, compraban revistas de culturismo, llenas de bíceps y pectorales, para masturbarse mirando los modelos.

Este es un patrón que se repite incluso entre gais de diferentes países, como. también es bastante transcultural el haber tenido sueños húmedos con Tom Selleck cuando él y su bigotazo interpretaban Magnum P.

Su aspecto ha provocado erecciones gais desde California a Japón pasando por España, Egipto, India… En este sentido, un amigo mío cuenta una anécdota suya genial.

Él es un hombre gay de esos «con pinta de hetero», muy masculino y muy deportista que, una vez terminó su proceso de conocerse, decidió salir del armario con su familia. Así que los reunió a todos para comer y, en los postres, entonó la frasecita que todos conocemos:.

La madre sonreía. Cuando eras pequeño y te ponías a jugar con los cochecitos delante de la tele, cada vez que daban un anuncio de calzoncillos te quedabas embobado mirando a los hombres que salían.

Hasta que no terminaba el anuncio, no volvías al juego. Y así cada vez que salía un anuncio con hombres en ropa interior. La verdad, desde entonces, todos dábamos por hecho que eras gay. Como mi amigo, muchos de nosotros hemos dado muestras de que nos atrae lo masculino antes de saber el significado que ello tenía.

Incluso, a veces, son otros los que se dan cuenta antes que nosotros. Muchos de mis pacientes me han comentado situaciones desagradables del estilo de «la primera vez que oí la palabra maricón, me la gritaban en el patio del colegio y yo no sabía qué significaba, solo sabía que me lo decían con maldad, con ganas de hacerme daño».

En ocasiones, eso explica el comportamiento distante de muchos padres o la sobreprotección de algunas madres que se dan cuenta de que somos gais antes de que nosotros mismos sepamos que lo somos. Lo más duro es que nosotros comenzamos a intuir que nuestra homosexualidad equivale a desagrado, a ser herido, a rechazo, a causar molestias a otros…, y comienza a aparecer nuestro sempiterno sentimiento de culpa.

La tarea más importante a realizar al principio de todo el proceso tiene que ver con la inteligencia emocional. Esta inteligencia debe ser entendida como una habilidad Locke, y consiste en la aplicación de la inteligencia general en un dominio particular de la vida: las emociones.

Así, quiero que entendamos la inteligencia emocional como la habilidad para reconocer y gestionar las propias emociones y sentimientos de forma inteligente. Por forma inteligente se entiende la que promueve el. éxito en nuestros objetivos.

La primera tarea es la de admitir nuestros sentimientos y emociones, darnos cuenta de que nos excitan los cuerpos desnudos de otros hombres y que queremos besar a otros hombres. Que deseamos abrazarnos a otros hombres y sentir sus susurros en nuestros oídos.

Que queremos amanecer al lado de otro hombre y que quisiéramos desarrollar un proyecto de vida junto a otro hombre.

Nuestra primera tarea es entender que nuestro amor y nuestro deseo son emociones y sentimientos que solo nos despiertan los hombres. Que las mujeres, como mucho y de manera excepcional, nos despiertan ternura o cariño.

Pero nunca amor tal como lo hemos definido en el primer capítulo de este libro. Asumir algo así no es nada sencillo para muchos hombres por más que sea hermoso amar a otro ser humano.

No tenemos referentes y se nos hace imposible imaginar que un amor así sea vivible. Ojalá nos hubiesen explicado que Alejandro amaba a Hefestión como nosotros amamos a…. Y si se entiende que es el amor el que define nuestra orientación sexoafectiva, es lógico que el amor sea el que desencadene todo este proceso.

La mayoría de hombres que vienen a mi consulta para que los ayude a aceptar su homosexualidad lo hacen porque se han enamorado de otro hombre.

Me dicen cosas como: «Sí, de alguna manera siempre lo supe pero no quería ni pensarlo… Pero ahora…, ahora estoy perdidamente enamorado de Juan, no me lo saco de la cabeza ni del corazón, no hago más que pensar en él…, y eso solo significa una cosa.

Una cosa que siempre intuí pero que no quise aceptar. Una cosa que aún no me atrevo a pronunciar». Antes de llegar a ese punto de honestidad con uno mismo y de sinceridad sobre el propio corazón, lo más frecuente es negar que uno es homosexual y hablar de «estar experimentando» o cosas como que «estaba borracho» al reflexionar sobre la relación sexual de la noche anterior.

Muchos se autodenominan bisexuales para autoengañarse o para evitar implicarse en una relación con otro hombre. Un hombre bisexual se enamora tanto de hombres como de mujeres, un hombre bisexual no tiene una novia o esposa a la que le pone los cuernos diariamente con tipos a los que conoce en zonas de cruising.

Un bisexual ve tanto porno hetero como porno gay, mientras que un gay que no se acepta se autoengaña argumentando que él solo ve porno gay porque, supuestamente «la parte hetero ya se la da su mujer» según ese razonamiento, los heterosexuales no necesitarían mirar porno hetero porque ya se lo dan sus mujeres.

Un gay que se autoengaña piensa cosas sin lógica ninguna y, lo que es peor, reacciona con muchísima violencia cuando lo confrontas con la realidad porque como veremos en la siguiente tarea para él puede ser una debacle asumir que es homosexual.

Otro tipo de autoengaño es el de aquellos que hablan del amor universal cuando, en realidad, lo único que les pasa es que no quieren aceptar que son homosexuales.

Esta universalización del amor es un fenómeno muy viejo. Como ejemplo, me encanta esta anécdota de Federico García Lorca, quien, mucho antes de poder asumir plenamente su homosexualidad, le decía a un amigo suyo: «Y la normalidad no es ni lo tuyo de conocer solo a la mujer ni lo mío.

Lo normal es el amor sin límites» Mira, , p. Pero el verdadero amor es el amor que nace de la sinceridad con uno mismo. Si amas a un hombre, ese amor es puro. Si amas a una mujer, ese amor es puro. Pero no disimules tu miedo detrás de filosofías que nada tienen que ver con lo que, de verdad, está sintiendo tu corazón.

Atrévete a dar el siguiente paso y superar tu miedo a las pérdidas. En estos momentos iniciales, es frecuente disociar sexo de afecto «vale que me parezca atractivo, ¡pero no estoy enamorado de él! No son pocos los hombres gais que he tratado para los que hay un abismo insalvable entre el amor romántico y la pasión sexual.

Gran parte de que esto sea así es culpa de los prejuicios contra la homosexualidad. A muchos les resulta muy difícil asumir que les encanta realizar sus prácticas sexuales. Vivimos en una cultura donde decirle a alguien que tenga sexo gay es un insulto: «¡Vete a tomar por el culo! Para otros, lo que resulta inaceptable es enamorarse y se excusan en que es aceptable buscar placer, morbo, diversión, sexo por cualquier parte pero rechazan radicalmente el mero pensamiento de sentir amor hacia otro hombre en este caso, la homofobia interiorizada les hace sentir un profundo malestar ante esa idea.

El peor fracaso en esta tarea sería no ser capaz de entender que sientes tanto deseo sexual como amor profundo hacia otros hombres… y que eso es tan maravilloso, como lo hubiese sido sentirlo hacia una mujer si hubieses sido heterosexual. Y llega ese día en que piensas: «Tal vez sí soy gay». Aceptas la posibilidad y, con ello, empiezas a valorar lo que supondría para ti en caso de que fuese cierto.

Al principio te asustas mucho porque como cayendo desde un cielo acusador. se desenrolla ante ti un listado de todas las pérdidas que sufrirás si, finalmente, resulta que sí que eres gay. Tu vecino puede que ya no te sonría tanto cuando se entere. La familia, ¿qué dirá el resto de tu familia?

Las vecinas ya no te preguntarán aquello de «¿Cuándo te echarás novia? Es el momento en que sientes que has perdido la normalidad para siempre porque —de ahora en adelante— temes tener que dar docenas de explicaciones y pasarte el resto de tu vida saliendo del armario ante los demás.

Hasta hace muy poco no te podías plantear un matrimonio y mucho menos tener hijos así sigue siendo en muchos otros lugares del planeta , y esa también es otra pérdida que hay que elaborar en esta etapa: la de no tener nunca una verdadera familia porque no te dejen casarte con el hombre que amas ni tener vuestros propios hijos.

De eso va esta tarea: de entender que todo el malestar que estamos experimentando en este momento tiene que ver con el miedo a las reales o imaginarias pérdidas y con el modo de superarlo resolviéndolas.

Para muchos, darse cuenta de que podrían ser homosexuales supone el trauma de verse convertidos en ciudadanos de segunda categoría a los que no les asisten los mismos derechos que a los demás: sin derecho al matrimonio, sin derecho a expresar su afectividad públicamente, sin derecho a hablar de quiénes son.

Haber perdido parte de los derechos que les corresponden como seres humanos, solo por la consideración que su sociedad tiene de la homosexualidad, es una gran pérdida que muchos temen sufrir y ante la que, como era de esperar, se resisten. A veces, como defensa ante el miedo que nos provocan todas esas pérdidas que nos tememos, se compartimenta aún más nuestra identidad.

Se piensan cosas como: «No soy gay, solo estoy enamorado de este hombre en concreto, los demás no me dicen nada», o se concibe como algo temporal, algo que solo será una fase y que, una vez se te pase el enamoramiento de ese hombre concreto, te enamorarás de una mujer y tendrás una vida estándar.

De hecho, muchos no se plantean salir del armario en este momento porque «¿Y si luego me enamoro de una mujer y digo que soy gay para nada? En la mayoría de las ocasiones, más que sinceridad o lógica, lo que subyace a esa reacción es un componente fóbico.

Más adelante explicaré cómo muchos de nosotros vivimos estos primeros momentos de la asunción de nuestra homosexualidad marcados por la ansiedad y explicaré también cómo esa ansiedad nos provoca distorsiones. cognitivas como la catastrofización, hasta el punto de que nos imaginamos unos escenarios futuros tan terribles que nos bloqueamos emocionalmente y eso impide que podamos aplicar nuestras habilidades de inteligencia emocional para reconocer nuestros sentimientos.

Aquí ves que hay un solapamiento entre tareas: no sentirnos capaces de superar unas supuestas pérdidas, provocadas por la posibilidad de que seamos homosexuales, hace que tengamos mucha ansiedad y esa ansiedad dificulta que seamos capaces de reconocer nuestros verdaderos sentimientos homosexuales, de modo que permanecemos estancados en este bucle sin ser capaces de entender nuestros sentimientos y presas de nuestro malestar.

No ser capaces de salir de este bucle es el gran fallo de esta tarea porque nos impide avanzar. Por tanto y dada su trascendencia, ¿cómo rompemos este bucle? Dando cuenta de las pérdidas que, supuestamente, vamos a sufrir.

Se trata de analizar si esas pérdidas son realmente probables y, en el caso de que lo sean, valorar objetivamente si serán definitivas o si serán recuperables. Se trata también de encontrar nuestros medios y estrategias para superarlas. Después es importante aplicarse en encontrar las soluciones necesarias.

Cuando entiendas que sí dispones de las herramientas necesarias para solventar esas situaciones, tu ansiedad disminuirá porque te sentirás preparado para lo que venga. Además, la reducción de tu ansiedad te permitirá reconocer mejor tus sentimientos y, con ello, estar más seguro del camino a seguir.

Pero además, te permitirá formularte la pregunta que da pie a la siguiente tarea y que será la que te permita salir de este estancamiento: ¿En qué puede beneficiarme aceptar que soy homosexual? Todo este libro está escrito para ayudarte a superar esta tarea, así que te recomiendo que sigas leyéndolo, en especial los capítulos 16 y 17 sobre la familia y el entorno laboral.

Cada vez que un paciente en este tramo de su recorrido interno llega a consulta diciéndome: «Tengo que aceptarme a mí mismo», le contesto con otra pregunta: Vale, churri, eso de «aceptarse a uno mismo» es precioso pero, para ti, ¿qué significa exactamente eso?

El paciente se queda unos segundos con la boca abierta y elige una opción; por ejemplo:. Que voy a asumir que soy gay aunque, de momento, no me siento capaz de decírselo a nadie.

Genial, cielo, mira, eso de aceptarse a uno mismo significa cosas diferentes para cada gay del mundo y, de hecho, para un mismo gay, «autoaceptarse» puede llegar a significar cosas diferentes en diferentes momentos de su vida. Puede significar dejar de mentirse a uno mismo, puede significar no querer cambiar, puede significar visibilizarse asertivamente o puede significar resignarse.

La aceptación tiene muchas vertientes y no todas son igual de válidas para todo el mundo en todas las etapas de su vida.

Para mí es fundamental que tú lo tengas claro y, te soy sincero, en este momento de tu trayecto es suficiente con que tú quieras entender la aceptación, con que, simplemente, no te niegues a ti mismo quién eres verdaderamente.

Cuando admites que muy probablemente podrías ser gay, el trayecto ¡por fin! comienza a ponerse constructivo para ti, ya que comienzas a tomar conciencia de aquello que puedes ganar.

A partir de ahora comienzan dos grandes tareas: la de elaborar tu identidad como gay y, simultáneamente, la de socializar con otros hombres gais. Uno empieza a plantearse lo que supone de bueno ser gay, comenzando por poder planificar la clase de vida que uno desea.

Empiezas a ganar claridad mental porque la gran duda de «si lo seré o no lo seré» queda contestada con un «probablemente sí». Ganas en autoestima porque dejas de negarte a ti mismo. Piensas cosas como: «Si lo soy y me acepto, puede que encuentre algún hombre que me complemente y con el que vivir una historia de amor».

O como: «Si lo soy y me acepto, podré liberarme de esta doble vida que no me gusta nada… y de mi vergüenza». Pero además ganas mucho porque, una vez que uno asume que es gay con casi total certeza, es justo cuando se formula la siguiente gran pregunta: «Puesto que, probablemente, soy homosexual, ¿qué puedo hacer para vivir mi homosexualidad felizmente?

En el capítulo 8 amplío la información sobre lo mucho que ganarás si te aceptas, así que no me extiendo ahora. Como imaginarás, el gran fallo en esta tarea sería no ser capaces de encontrar ningún tipo de ventaja en asumir la propia homosexualidad, no asumir que, como hombre homosexual, puedes disfrutar de una vida plena porque no consigas entender que ser gay no es ser un ciudadano de segunda categoría y aquí tenemos un solapamiento con la siguiente tarea.

Hay quienes aceptan su homosexualidad pero la viven con un perfil bajo: son invisibles, no hablan de su vida privada, no se sienten asistidos por los mismos derechos que los heterosexuales. Cuando asumen que son homosexuales, asumen también que van a tener vidas no tan buenas como las que tendrían si hubiesen sido heterosexuales y viven recelosos de los demás gais, tal como explicaremos en la siguiente tarea.

Saber qué significa ser homosexual también incluye saber qué no significa ser homosexual. Estamos en la tarea de liberarnos de la homofobia interiorizada y, dado que dedicaré muchas páginas de esta obra a hablar de ella, no me voy a extender ahora.

Simplemente, además de recordarte lo que ya hemos visto sobre que ser homosexual solamente significa que te enamoras y deseas sexualmente a otros hombres , y que eso no influye en absoluto en el tipo de personalidad que tengas, añadiré algunos puntos que son importantes en este momento de tu proceso.

Es un buen momento para que, pasado el pánico de asumir tu homosexualidad, comiences a relacionarte con otros hombres gais. Al principio es comprensible que lo hagas discretamente pero, a medida que profundices en el conocimiento de ti mismo y en la aceptación de quién eres, irás perdiendo el miedo a que se sepa que eres gay y, por tanto, perdiendo el miedo a que se te vea en lugares de ambiente.

Así que irás pasando de relacionarte con otros hombres gais de discreta a pública y felizmente. Sobre dónde y cómo relacionarte, te aconsejo acabar de leerte el libro antes de tomar una decisión, por razones que entenderás cuando hablemos de cosas como el cruising, el ambiente, etcétera.

El bloque IV de este libro te será muy útil. No des por sentado que todos los hombres que vas a conocer están emocionalmente equilibrados porque, como leerás al hablar de las secuelas del.

bullying homofóbico, es fácil encontrarte con hombres que tienen verdaderos problemas de tipo emocional o de homofobia interiorizada. Lo importante es entender que incorporar tu identidad como hombre gay no significa que pierdas tu identidad individual.

La búsqueda de referentes en la cultura gay favorece que se adquieran y repitan muchos comportamientos estereotipados y que te conviertas en un mariclón.

Sí, hombre, sí: un grupo de gais que llevan todos el mismo peinado, las mismas gafas, los mismos pantalones cortos, los mismos tatuajes en el mismo hombro , las mismas zapatillas, que bailan la misma música y beben las mismas copas… ¡Mariclones!

Tómatelo con una sonrisa pero no caigas en ninguno de los extremos de: a perder tu identidad y absorber la de la tribu, ni b no entender que nos reunimos con gente hacia la que sentimos afinidad y que esa afinidad también se muestra en el vestuario.

No pasa nada por ir un poquito «a la moda», sé equilibrado si quieres. El error sería cambiar tu identidad personal por la grupal, especialmente si te centras solo en aspectos superficiales atuendo, hábitos y no aprendes nada de nuestra historia colectiva y de nuestros valores como comunidad.

En cualquier caso, hay algo muy bueno en esta etapa y se trata del preciso momento en el que te das cuenta de que ya nunca renunciarías a ser quien eres, que estarías dispuesto a luchar y a enfrentarte al universo entero por ser tú mismo y no lo que otros esperaban que fueses.

Como le dijo el Mago de Oz al Hombre de Hojalata: «No necesitas que yo te dé un corazón porque ya has demostrado que lo tienes». Esa y no otra es la gran tarea de esta etapa: luchar por ser tú mismo, por dar a tus sentimientos el lugar que merecen. Si hay un elemento distintivo de ser homosexual o miembro de cualquier minoría oprimida es el valor que se necesita para atreverse a ser uno mismo en tal situación de desventaja.

Pero nada, absolutamente nada, te diferencia de cualquier otro hombre que comparta contigo nivel socioeconómico y educativo. Las diferencias entre gais y heterosexuales son mucho más débiles que las diferencias que existen entre dos heterosexuales, uno de clase obrera y otro de clase media alta.

Y lo mismo sucede entre nosotros: en absoluto se parece la vivencia de la homosexualidad entre dos gais, uno de clase obrera y el otro de clase media Barret y Pollack, Así, entre lo que llamamos «comunidad gay» encontraremos exactamente la misma diversidad política, religiosa, económica e.

intelectual que dentro de los heterosexuales, siendo los condicionamientos de clase mucho más fuertes que los condicionamientos de orientación sexoafectiva.

Encuentro que esto es lo esperable puesto que, ya que nada nos diferencia de los heterosexuales excepto de quién nos enamoramos, el resto de parcelas de nuestra vida se espera que sean exactamente iguales que las de ellos. Hay gais que quieren casarse y tener hijos. Los hay que quieren permanecer solteros.

Los hay promiscuos, los hay célibes. Los hay sensibles y los hay bestias. Los hay que se preocupan por la moda y los hay que cambian de camiseta una vez al mes. Igual, exactamente igual, que los heterosexuales. Y, a medida que se avance en la igualdad real y los niños y adolescentes gais crezcan en entornos menos homófobos, las diferencias entre gais y no gais van a ser cada vez menores.

Sí que es cierto que hay matices, que no es lo mismo por ejemplo la promiscuidad de un hetero y la promiscuidad de un gay, ya que el primero tiene mucho menos acceso gratis a las parejas sexuales que nosotros.

En ambos casos se trata de promiscuidad34 aunque los contextos hetero y homosexual hagan que esa promiscuidad se viva de forma diferente. Tampoco son iguales las dinámicas de pareja entre un matrimonio gay y un matrimonio hetero, pero sigue tratándose como verás en el capítulo 15 de diferencias derivadas no de la homosexualidad, sino de las dinámicas propias de la convivencia entre dos hombres.

Las diferencias entre un gay y un heterosexual no son diferencias de naturaleza sino derivadas del aprendizaje que su vida les ha supuesto.

Como verás en el capítulo 8, recorrer el camino para superar las secuelas de la discriminación te hace crecer interiormente de forma distinta a cuando tu camino no se ha visto obstaculizado desde la infancia.

Nuestra identidad colectiva es una identidad basada en la similitud de nuestras biografías. Y existe esta identidad, ¡vaya si existe!

Sienta a cinco gais en una sala y pídeles que narren sus historias. No tardarán ni diez minutos en empezar a exclamar: «A mí me pasaba lo mismo». La afinidad entre nosotros surge de haber compartido, y seguir compartiendo, vivencias análogas, no de parecernos los unos a los otros.

No al menos en un sentido simple, porque no es una especie de resumen de la persona. Perteneces a esa categoría de «hombres que se enamoran de otros hombres», de la misma forma que tu hermano heterosexual pertenece a la categoría de «hombres que se enamoran de mujeres», y ambos pertenecéis a la categoría de «hombres».

Pero esa categoría no es mejor que la categoría de «mujeres» a. la que pertenece vuestra hermana. Las categorías nos sirven para comunicarnos con los demás. Cuando comunicas a otras personas que perteneces a la categoría «homosexual» estás compartiendo información relevante sobre tus relaciones, como verás en el capítulo siguiente.

Y ocurre lo mismo con los heterosexuales. Pero una cosa es decir «Si quieres presentarme a alguien como posible pareja, que sea un hombre, por favor», y otra muy distinta es que alguien pretenda convertir esa característica tuya en algo que te minusvalore.

Existen hombres, mujeres, heterosexuales, bisexuales y homosexuales y otras muchas posibilidades. La discriminación no se elimina invisibilizando las categorías, sino impidiendo que pertenecer a una categoría te suponga una desventaja social.

Ni es justo que los hombres tengan más oportunidades que las mujeres, ni es justo que los homosexuales sean discriminados. Por tanto, tu solución no debe ser la de negar que perteneces a la categoría de hombres que se enamoran de otros hombres, sino hacerte respetar tal y como eres.

Porque, a estas alturas, ya sabes que eres gay, ¿verdad? Uno no es una isla en mitad del vacío, nos relacionamos con los demás y nos gusta que nos traten como lo que somos, no como los demás creen que somos. Pero los demás no son adivinos y, si queremos que nos traten como lo que somos, habrá que decirles lo que somos, ¿no crees?

Exacto, pues a eso es a lo que se denomina en nuestro argot… ¡salir del armario! Decimos abiertamente que somos homosexuales y nos sentimos bien por hacerlo. La salida del armario no es una confesión: «Se confiesan pecados y delitos»36 y, como sabemos, la homosexualidad no es ni lo uno ni lo otro se pongan los ultras como se pongan.

La salida del armario es la forma que tenemos los homosexuales de pedirles a los demás que nos traten conforme a nuestra verdadera naturaleza y no conforme a ningún tipo de preconcepción sobre nuestra afectividad.

La salida del armario es el paso previo para poder compartir nuestra intimidad con quienes nos rodean y establecer. auténticos vínculos con ellos. Dedicaré todo el capítulo 5 a hablar de la salida del armario. Termino este apartado hablando de la importancia de aprender a socializar.

Como verás en capítulos venideros, muchas de las secuelas que sufrimos provocan problemas para elaborar una red social sana: problemas de autoestima, falta de asertividad, guiones mentales de agresión y dificultades para abrirse a la intimidad con los otros.

Cuando uno se asume y se muestra tal como es, a veces tiene que cambiar de amigos. Muchos, aunque no necesitemos cambiar de amigos porque los de siempre están encantados con nuestra homosexualidad, necesitaremos hacer nuevos amigos gais con los que salir.

Es difícil salir de fiesta para conocer hombres interesantes acompañado de tus amigos heterosexuales ¿has hecho la prueba alguna vez? Así que, por una razón u otra, viene siendo casi un paso normal hacerse con un círculo de amigos gais, proceso que tiene sus propias complicaciones porque, a menudo, chocas contra tus propias limitaciones y las limitaciones de los demás y del propio contexto.

Alan Downs lo dice muy bien: «There is an extremely important lesson to learn here. Two wounded people cannot form a healthy relationship» Downs, , p. Te pueden venir bien estos consejos:.

Soluciona tus problemas personales y psicoemocionales, te relacionarás mejor. No es necesario que esperes a haberlos solucionado para relacionarte, pero sí es bueno que tengas presente que mucho de lo que estés viviendo puede estar mediatizado por tus experiencias previas y las marcas que estas hayan podido dejarte.

Detecta a los hombres problemáticos. Del mismo modo que sabes que quizá tú no estás bien del todo, los hombres con los que te relacionas pueden no estarlo tampoco. No se trata de que rechaces a cualquier hombre que tenga un mínimo problema, sino que seas capaz de desprenderte de los que presentan un perfil tóxico.

Es bueno que te relaciones con hombres que o bien han superado sus «mochilas», o bien están firmemente comprometidos con librarse de ellas.

El mundo del ocio nocturno es maravilloso para divertirse y encontrar ligues esporádicos. Con algo de suerte puede que conozcas a hombres interesantes e incluso, si eres muy suertudo, que hagas amigos. Pero la función de una discoteca o un club de sexo no es que socialices y si acudes a esos lugares esperando hacer amigos, al menos ten la honestidad de reconocer que el que se equivoca eres tú porque buscas en el lugar menos.

En lugar de eso, mejor acércate a asociaciones, clubes deportivos, grupos de idiomas, grupos excursionistas, para hacer amistades gais. Tómatelo con calma.

No vas a encontrar a tu amigo íntimo en tu primera excursión con un grupo de gais, pero sí a gente con la que podrás quedar para hacer actividades donde conocerás a más gente y, a fuerza de ir conociendo a nuevas personas y frecuentarlas, las amistades verdaderamente profundas irán surgiendo.

Huye de los que, en dos semanas, te quieran con toda su alma: el amigo que rápido viene, rápido se va. Porque el que vende barata la amistad no es consciente del valor que esta tiene. Y llega el día en el que te haces consciente de que la orientación sexoafectiva es solamente una faceta más de tu vida y no el eje de tu identidad como individuo.

De repente empiezas a pasar mucho de comprar tal o cual marca de ropa. O de ponerte tal o cual colonia. Y los bares de ambiente ya no te motivan demasiado. Empiezas a elegir tu ocio por la calidad del local, no por si allí habrá otros hombres gais.

Has hecho tu círculo de amigos gais y mantienes tu círculo de amigos heteros de toda la vida. Empiezas a ser muy consciente de que lo que te une a otras personas no es si compartís orientación sexoafectiva, sino lo que une a todas las personas: los valores en los que creéis, vuestro nivel cultural, el contexto social del que provenís, las aficiones, los lazos familiares, el barrio.

Tendrás mucho más en común con un hombre heterosexual de tu misma edad de un barrio parecido al tuyo, que haya estudiado lo mismo que tú y al que también le guste recolectar setas de lo que tendrías en común con cualquier otro gay.

Y esto es así de obvio, tan obvio que se nos olvida, y este olvido nos aboca al riesgo de esta etapa: permanecer eternamente con la homosexualidad como el elemento definitorio esencial de nuestra persona.

No lo es. La homosexualidad no dice absolutamente nada de ti: ni de si eres listo, tonto, bueno, malo, de izquierdas, de derechas, cateto o marisabidilla. La homosexualidad solo dice que el día que te enamores, te enamorarás de otro hombre.

Entre tú y cualquier otro hombre heterosexual no hay ninguna otra diferencia. Incluso si tienes mucha pluma y eres un poco sensible, seguro que no eres más debilucho que cualquiera de aquellos empollones del cole que no eran capaces de correr diez metros sin asfixiarse. No quiero que se me malinterprete: no estoy hablando desde el prejuicio, sino todo lo contrario.

Estoy diciendo que nos focalizamos de forma selectiva en determinados estereotipos para argumentar algo. cuando hay otra serie de datos que los refutan.

Es decir: afirmar que hay más diferencias además de la de «de quién se enamoran» entre un gay y un heterosexual y acudir a características como la pluma es un sesgo que no tiene en cuenta que, por la misma regla de tres, deberías decir que el deportista y el empollón alérgico al polen también son especies diferentes de hombres.

Y no lo son, ambos forman parte de la enorme diversidad que nos caracteriza a todos los hombres. CLAVE: A ISSN: Alicia Marchant Rivera. Francesc Costa Oller. Carlos III es nombrado rey y emprende la que será la primera reforma viaria de gran alcance de la historia de España.

Pronto crece el interés por conocer el país, y gentes curiosas van a relatan sus jornadas sorprendidos por la perfección de los nuevos caminos, de los puentes sobre los ríos que antes se cruzaban en barca o a vado.

El viajero antiguo se sorprende con lo exótico, ahora la mirada ilustrada es más profunda. El interés científico substituye al impulso religioso de siglos anteriores, y las crónicas ya no van a ser protagonizadas por viajeros religiosos y políticos, ahora se trata de páginas notables de naturalistas, geógrafos, poetas, ingenieros, comerciantes.

Miguel Ledhesma. TIEMPOS DE CAMBIO ARTE GRÁFICO ESPAÑOL DE LOS 80, University of Málaga. Salvador Haro González. La presente exposición reúne, en las salas del Rectorado de la Universidad de Málaga, una selección de treinta y cuatro grabados pertenecientes a veintisiete importantes artistas españoles que han desarrollado parte de su práctica artística en el entorno de los años ochenta.

Este período supone un momento decisivo en cuanto a los cambios sociales y políticos en este país que, junto a las corrientes internacionales del arte, han dejado su reflejo en la producción artística que se ha realizado en España en este decenio. Ingrid Sacharoff. Jorge Villaverde. El enorme impacto del boom turístico de los años 60 ha marginado la existencia previa de una serie de prácticas sociales que vienen de lejos.

Las clases populares europeas imitaban, o adaptaban, las experiencias y modos de las clases privilegiadas aunque en espacios, tiempos y usos más restringidos. La historiografía ha descuidado esas actividades al considerarlas hábitos ligados a unas determinadas clases, separando así las prácticas de los sujetos.

Esta sesión pretende aproximar dos campos historiográficos, el de la historia del ocio y la historia del turismo, que hasta ahora no se han mirado lo suficiente, pero no desde el reemplazo o la superposición sino incorporando nuevos enfoques el ocio sumando el factor movilidad; el turismo reencontrándose, necesariamente, con la historia social , nuevas fuentes y sujetos infrautilizados.

Todo ello en los marcos locales, regionales, nacionales y transnacionales propios de las prácticas de ocio y turismo en la modernidad. LUISA MARTÍN-MERÁS VERDEJO. Andrea Giménez Zapata. Tadeusz Bakuła.

Victor Kac. Vanda Lamm. Qamil Kabashi. Oleg A. Roisin O'Connor. Juan Ramos Uracahua. Mark Bergfeld. Yuri Zarhin. Mayra De La Paz Cuevas. Serap Devran. Ceyda Tekin.

Ziro Komiya. Régis LEBRUN. Savita Dixit. Revista Brasileira de Planejamento e Desenvolvimento. Rogerio Leandro Lima da Silveira. Thoriq Setyawan. Ivana Orlando. Cecilia Pennetta. AYU An international quarterly journal of research in Ayurveda. Pramod Yadav. Alessandro Bernardi.

Bas Jongenelen. Cristina Nervi. Antonio Carlos Scatena Zanatto. João Miguel Ejarque. See More Documents Like This. Log in with Facebook Log in with Google. Remember me on this computer. Enter the email address you signed up with and we'll email you a reset link.

Need an account? Click here to sign up. Download Free PDF. See Full PDF Download PDF. Related Papers. Artículos de prensa "ESPAÑA EN LOS AÑOS 70 Y UNA VISIÓN CRÍTICA.

Download Free PDF View PDF. QUIEBRAS Y RETOS ANTE EL. Los viajeros ilustrados por los caminos reales de España. Historia del Turismo de España y Europa. TIEMPOS DE CAMBIO ARTE GRÁFICO ESPAÑOL DE LOS 80, University of Málaga "TIEMPOS DE CAMBIO ARTE GRÁFICO ESPAÑOL DE LOS 80".

El retrato moderno en España Itinerarios y procesos. La República Cultural, jueves 22 de noviembre, Taller 7. PRÁCTICAS POPULARES, TURISMO Y OCIO EN EL SUR DE EUROPA.

SIGLOS XIX Y XX. Coordinado junto con Ana Moreno Garrido. XIV Congreso de la Asociación de Historia Contemporánea AHC Universidad de Alicante - 21 de septiembre de REVISTA DE HISTORIA NAVAL, 12, PP. Fueron años de explosión creativa y riesgo para una generación juvenil inconformista, que modelaron una dinámica cultural que fue ampliando las limitadas opciones permitidas.

Al ejercer como periodista free-lance o colaborador para numerosas publicaciones que mantenían una línea crítica Triunfo, Cuadernos para el Diálogo, Sábado Gráfico, Cambio 16, Diario 16, Hermano Lobo, Qué, Reseña, Criba , que al soportar una férrea censura política tenían como único espacio para manifestar disconformidad los temas culturales, traté de abordarlos como vehículo para planteamientos opositores.

Así me especialicé en antropología fiestas populares y tradiciones , espectáculos teatrales especialmente por los grupos independientes , arte de vanguardia, medios de comunicación, antipsiquiatría y fotografía. Cuando era factible, trataba temas claramente políticos, muchos de Francia y Portugal.

En cuanto a la firma, utilizaba seudónimos como Enrique Martín, Demetrio Enrique y variantes. Al ser también fotógrafo, elaboraba artículos donde integraba mis textos e imágenes, obtenidas por gran parte de la Península Ibérica. A punto de cumplirse medio siglo de mis primeros trabajos periodísticos, que tuvieron lugar poco después de mi regreso en marzo de tras haberme exiliado en París en septiembre de , abandonando los estudios de periodismo y ciencias físicas , he escaneado una selección de los publicados desde entonces, y los he agrupado por bloques temáticos, dentro de los cuales están organizados por fechas aunque a veces pueda variar el mes, al no tenerla documentada.

He añadido varios trabajos posteriores a , dejando la vertiente de mis fotos publicadas para otra ocasión. Teniendo en cuenta los condicionantes: censura oficial hasta diciembre de y censura empresarial para planteamientos socialmente subversivos; el margen de libertad para el periodista en los medios de comunicación de masas era escaso.

Por eso había que escribir con doble lectura de significados, ocultando el mensaje bajo una superficie neutra, y eligiendo los temas que pudieran permitirlo.

Por otro lado, los jefes de sección y los redactores jefes solían cambiar títulos y entradillas, a menudo por criterios comerciales.

A continuación presento la recopilación de mis artículos, estructurados en tres bloques: I. b Profanas 11 - Curros de caballos salvajes en los montes de Pontevedra — ABC Dominical, sept.

c Religiosas 29 - La Pasión viviente de Chinchón Madrid - Sábado Gráfico, abril d Mixtas 49 - Las locas fiestas del mes de agosto — Criba, agosto e Moros y Cristianos 61 - años de fiestas de Moros y Cristianos - Carta de España, agosto f Generalidades 78 - Fiestas populares en España - Carta de España, junio Opn TruBtlNA DEMETRIO E.

la genüe rustica hace semejan- capital es donde desarrollan su la cultura popular malague- bezados por el ,Papa de los Locos", üesdiSparates, poníanse carátulas y actividad la mayoría de la treinte- ña, seacudealapandadeverdiales. solicitandoviüuallasy especialmen- echaban coplas derepente" además na de pandas existentes.

Que go- Y la reqnión anual de estas pandas, üe vino. Y en los incipienües burgos de umantear, tiznarse, lingir un zande granvitalidad, como acredi' quesecelebracada28dediciembre mercantiles se creaban sociedades ahorcadoo entre ofras diversiones tan sus actuaciones que se extien- Día de los Inocenües , es motivo profanas y burlescas, las ucompa- que no le parecían bien.

También se han creado va- nmalagueñismoD, enüendido como que zando parodias de juicios en los ñas se llevaran a cabo cuestaciorles rias escuelas de verdiales, donde señas de identidad colectiva.

Y éste En se condenaba a los poderosos. para el culüo a los fieles difuntos, a los fiesteros adultos enseñan a los es un fenómeno social muy recien- añr- lM4, Iá Universidad de?

arís cargo de los hermanos cofrades niños los secretos de su arte. derparaencerrarenlacárcelaüodo les estaba vedado. Sociológica- era prácticamente desconocida en Mientras tanto, por lodo el Occiden- vecino que no quisiera colaborar, y mente, pues, los verdiales se han la propia ciudad.

te europeo, empezando por España que solían ejecutar parodias de jui- transformado. Los circunstancias en los que se forjó nespiadosasnO"lo. inscentes,,dé- I¿ándosedeüodolohumanoydivino. tontos o locosn ya han dejado de esta tradición. Hay un famoso mo- dicadas a cuidar a los locos o de- Y uno de los recursos reeolectores criticar a los poderosos.

Desde la saico de Pompeya que muestra a un mentes. Y en los archivos documenüos que a bailar a la mqier elegida. Con el triunfo saliese el nObispilloo, un muchacho para recoger donativos para cosüear cies francesas. A lo lejos, al sur, la del cristianismo, en Ia propia litur- de coro que en tales fechas gazaba elculúodelaermit¿delosVerdiales, costa rebosante de cemento les ga de las fiestas navideñas que de autoridad sobre los propios canó- enclar¡ada en medio de los Montes.

dice que el único horizonte que les vinieron a susütuir a los rituales en nigos. Pero algunos excesos debió AllÍ, el Día de loslnocenbes, con su¡i queda es el de ser camareros.

Aun- honor del Sol Invencible, que a haber,puesüoqueen4SS2seprohi- adomadosata¡Íosyalasórdenesde que nadie les haya informado de partir de esüás fechasya comierua a bió que se hagan másqaraq 4! dose hasta el total agotamiento.

ción de los alocosu les permite asimilados por el ceremonial ecle- Enlse dirigió lacensuraconffa Hoy día son'muchos los cambios saber que la sociedad cuerdar ha siástico, nos lo aporLan las prohibi- quellas burlas y juegos que se sobrs¡enidos.

El campesino mala- perdido el rumbo y se ha extravia- ciones. Jqcques Heers nos infoima hacían en Ia lglesiar', y a partir de gueño eslí en vías de desaparición. bajo precio que se pagaba 25 pese- tesr: ya sólo les queda, nos queda, los subalternos; exaltación de los Es escasa la documentación sp- tas el kilo no lo rentabilizaba.

EI el dulce vino de los Montes y el niños, los simples y humildes, tras- bre. el modo en el que se celebraba pasado veranq, las calores de julio hipnótico repiqueteo de los plati- ¡ocando bodas las jerarquías. Inevi- tal fiesü¿ en el campo. El erudito quemaronlosaguacateros.

Lapro- llos. No hay futu- propiciando una crítica de costum- quedaban resüos de las antiguas sa- ro para losjóvenes en el cultivo de Dsrnetrio E. Brisset es arltrapólogo bres, con farsas ridiculizantes y pa- turnales romanas, como vemos la tierra, y se marchan a trabajar A profesor de ln Faatltad ródicas.

Por aquel entonces, Ias ca- hoy, especialmente en las aldeas, en la ciudad. i ;itir :. i:;r,,j;: t rti¡ 1 ,'iiiffiriii;.. El día en que la gente se ríe dé sí misma y del otro: como si de carnavales se tratara, nos olvidamos de la seriedad y de la rutina diaria.

Pero dejando aparte lás costumbres actuales, lo cierto es que los orígenes de esta tradición son antiquísimos El or¡gen de una fiesta Í ff F ban por su compañera de El 28 de diciembre eS una cada baile.

fecha clave en ei ciclo Hasta muy reciénlemente festivo de las mascaradas han sobrevivido las antiguas navideñas: la Muerte de fiestas de los subdiáconos. Rodrigo Amador de los Ríos, c los lnocentes o Infantes. t describiendo en costum- :l bres de varios pueblos del Demelr¡o BFISSET campo murciano que siguie-.

ron haciéndose en nuestro bin embargo, esta efemá- siglo, dice que antes de la rides se celebraba entre hispa- f misa, uno de los inocentes se novisigodos y mozárabes el I subía al púlpito y allí Pronun- de enero, slguiendo el rélato ciaba su pregón, mientras los del único evange¡ista que los , otros se apoderaban del misal cita San Mateo , quien sitúa y lo escondían bajo las faldas su degollación por orden de de una nroza.

Al salir el sacer Herodes Ascalonila desDués dote a oficiar, y preguntar Por de la v¡s¡ta de los magos: Hay su misal, se dedicaban los ino- F autores que piensán que esta centes a buscarlo, levantando fiesta sustituvó a la de los siete hermanos m-acabéos del Anti- guo Testamentot que sufrierorl con la más grande irreverenc¡a las laldas de todas las mujeres.

F atroces suplicios Por negarse a comer carne de cerdo, De BARULLOS Y RISOTADAS hecho, ambos grupos de niños son los únicr,s humanos En otros lugares de la mis- ma zona, uno de los inocentes 3 I' tallécidos antes de que la pala- se colocaba un disfraz ridiculo, bra de Yahveh se etilitiese a través de Cristo,.

que la lqlesiá Cátólica honra como Sairtos. se colocaba detrás del sacetr dote en la misa; remedando sus movimientos, y en el 2 FI En cualquier caso, el culto a los inocentes, eclipsó, al,de solemne momento de consu- H mir, al levantar el cáliz el m¡nis- ofo niño, Jlegando a cualquier ser venerados los qúerpos tro, levanla él y consume en incorruptos de álgunos, como una bota, repleta de zumo de el que aún se guarda en la mosto, produciéndose entre los asistenles barullos y r¡so- t catedral de Valencia.

es un enigma ei adelanto de su liesta tadas impropias de la ocasión y el sitio. antes de fin de año, forzando' el orden cronológico, a menos En cuanto a rituales más oue se tratase de otra. cristia- enigmáticos, junto a la soriana 7 nizáción da preexistentes rituá- El monigote en la espalda, broina bopular del 28 de dicielnbre Medinaceli hasta hace pocos res paganos.

años, el día de los inocentes o En resumen, las lradiciones cíficamente del culto a los' partir del reinado de Felipé ll, el capellán se ocultaba, y en festivas paganas del solsticio difuntos en estas fechas, Y el y que prácticamente apenas su busca salÍa el ayuntamiento invernal mascaradas para : ansia igualitariá se manifestó se há modificado hasta la burlesco.

llevaban a la plaza y simulaban prótegerse de los d¡fúntos, ruptura del orden social y elec- Los dementes e ¡nocentes Para no alargar en exceso darlé muerte con un disparo Y ción de autoridades burlescas se asimilaron a los locos de las los eJemplos, comenzarQ en enterrarlo luego.

Y en nuestros fueron inteqradas en el culto, mascaradas. Hay que añadir el siglo pasado con la romeria días, en la fiesta de los locos crisliano a tiavés de las medie- que la Reforma Protestante, que se organizaba el 28 de del valenc¡ano Jalance, los vales fiestas clericales.

con sud ataques a las súPers- diciembre en Ecija'j antigua quintos eiercen como ayunta- ticiones y reslos pagat:los del urbe romana: un gruPo de rniento de inocentes Y van en culto católico, provocó como doce locos vesl¡dos con ena- busca del cura para colgarle LAS COFRADIAS ouas blancas v adornados con defensa una reorganización de de las axilas si no les Paga.

Al aumentar el control de ias la liturgia. Así, el Concil¡o de ámuletos y relicarios, al mando Pero éste, bien precav¡do, se jerárquías religiosas, se refu- Trdnto ordenó dePurar las de la loca otro mozo , tocan ausenta del pueblo duranle la giaron en la liturgia de las {ies- representaciones que tenían.

castañuelas mientras convulsi- jornada. iBabilonia no está tas. del asno y de los locos, y luqar dentro de los lemplos, vamente danzan. en corro rePi- leios! se inlantilizaron con el ritual de mienlras que en su sesión XXV liendo con r¡tmo monótono ¡A Esta fiesta prácticamente se los ob¡spillos.

La burguesia propugnó incrementar el culto la danza de los locos! lras proceden a pedh din,ero iroticias en los medios de siones en su carácter prolano, Como consecuencla, a para la Humanidad de las Ani- comunicaclón y alguna que med¡ante las locas mascara- mediados del siglo XVI se Pro- mas benditas.

Cierto parec¡do otra broma entre amigos. das a cargo de las alegres hibieron rituales y lrasladaron tienen las Pandas de tontos de sociedades. Se constituyeron al espacio marcadamente Pro- los Montes de Málaga, que al ' Demetrlo 8rlgset eB anlropólogo cofradías Para.

se celebrába entre Las Hermandades o Cofra- cofradías dq ánimas mas, bajo la superuisión de los hispanovisigodos obispos, el control de estas días de Animas, enlre sus el control de estas mascaradas invernales.

r¡nq Bganbed gun rsgndsep'{ oslo. rd anb o. rei ,so¡¡¡. r1od soi e úe1e¡ns sodqu¡ot¡ so!. rpl,, :soBa¡¡e6 r. soJ¿no,, sol ep ug¡oeuodo se efuo.

lzt¡¡ ll di "ul! ap solualpuecsap sB! p socus. uolseJoJd A serqnctslcadse s. gru sauolacs trcuq optr. rald ep oJ¡elqncoJ oE? IIB5 o? l -sa "?

sAJd tsl e? ol¡acEr{ elqlsodlul so ns 6p sgJele,¡J? rúclr sBpEgo¡d sBnS 'oEoIIES olqand [0p opunJ -oa 'srrlll. roc u? rJ,lC,; lap EsoJst¡ s¿r.

rr E[ ,{ vrrl so? IenJ sns sEpol uoc uelsrsa. iu cl ep s'EIJ? tE6E llogJ se 'se¡uo sns op sEn60r{ sp¡ sBpB. Í Sdr. l desfile de las agrup,aciones de fatrleros ataviados con el traje regional, en perfecto orden y acompañados por redobles musica,les, preguntó a los funcionarios que le rodeaban si esas per- sonas cobraban mucho por su trabaio.

Su asombro fue rnayúsculo crrando se le explicó q,ue no sólo no cobraban, sino que aportaban dinero a lo largo del año para sufragar los gastos de la liesta. Esta anócdota, ocur'rida en las Fa' cae bajo el dominio d,e los gru¡pos varios alicantinos.

también se celebran llas qu,e hace unas semanas se celebra- durante los últimos tres días de las estos "carnavales con fu,ego" o fiestas ron, ilustra el desconcierto que se fiestas, son muchos los elementos que que proclaman el inicio de la prima- apodera de los forasteros no sólo contribuyen a crear la locura colec- vera.

Sean del tamaño que puedan, -y vez pri- eitranjeros- al acudir por tiva que se expand,e arrolladora por las fallas gozan de una misma carac- rnera a la gran semana levantina. toda la zona. terística: expuestas a la admiración pú- Desde el número de Participantes Aunque sea Valencia la ciudad blica durante una semana durante la están desti- ambiente ruidoso en el que la calle y ,pueblos valencianos, e incluso en nadas a destruirse pasto de las llamas effi.

Esta comoetiti- vidad, por razones de prestigio, se ve especialistas y alentada por la existeniia de-una Jun- ta Central Fallera que se encarga de ayudantes trabajan todo premiar las mejores fallas, concedien- do premios al humor, la realización.

el año para quemar su la inventiva, etc. Los banderines con Ia mención del ,premio que se ha ob- obra en una noche tenido serán orgullosamente guarda- dos en cada barrio. Como también serán motivo de interminables oolémi- cas el mejor o peor criterio 'de los en unos escasos e intensos minutos que juzgan y reparten los premios.

que constituyen su gran apoteosis. Al día siguiente de esta "nit del foc", cuando aún se percibe el olor de la madera y la pólvora quemadas, se LOS ARTISTAS FALLEROS comi,enzan a preparar las fallas del año siguiente. Su cornplejidad y ta- IJna vez que la agrupación de un maño exigen los esfuerzos de mucha barrio establece sus objetivos y su gente a lo largo del año.

Y absorben presu,puesto para el próximo año, se un enorme presupuesto. Son una fies- dedica a buscar al maestro fallero v ta' pero también una industria. Fallas como monumentos egipcios eue so- brepasan la alfura de los edificios más res- petables de Valencia ORIGEN Y ESENCIA "Hace muchos años, a la vera del Turia y a la somrbra del Micalet la la noche dé yen barrio por barrio, ca- su patrón, San José, les-prendían fue- go.

Que, por Io que dicen, era modesta, utiiltaria, artesa- nal y espontánea. al pirotécnico que se encarguen del trab,ajo. Artistas-empresarios fall,eros Desde ese punto hasta nuestros hay nada menos que En sus ta- días, la ,evolución experimentada por lle¡es se contabilizan esoecialis- la fiesta le ha hecho p,erder sus carac- tas entre escultores, pintores, carpin- terísticas primitivas, para aportarle teros, etc.

buye a los levantinos. En las afueras de Valencia se encuen- El alma de la fiesta radica en los tra la Ciudad Fallera, llamada así porque en ella están instalados más d,e barrios.

Un gran número de vecinos treinta talleres de artistas falleros, de de cada barriada, entendida en su sen- enormes proporciones. tido más estricto, forman una agrupa- ción fallera cuya finalidad es organi- La visita a uno de estos talleres es zar la fiesta en su barrio y acudir a im,presionante.

De las paredes cu,elgan las actividades generales ,en. el centro moldes de miembros humanos y de de la ciudad. Los ,miembros se com- animal. es, que pueden ser utilizados prometen a pagar una cantidad men- todos los años.

Toda la superficie se sual y colaborar en iniciativas para halla ocupada por los "ninots", los obtener más fondos. Todos adouieren m,uñeco,s a tamaño natural que se co- los trajes regionales con sus adornos, locan en la base de las fallai, rodeán- qu,e s,erán usados incluso por niños de La Agrupación fallera de cada barrio or- dolas, ,en fo.

rma de escenas humorís- ganiza su propia fiesta y participa en las doce o catorce m,eses de edad. Estos la suplieron colo- cando ,en su lugar unos cuantos "ni- nots" que sobraron de otras fiestas.

textos de pocas líneas escritos en va- Y así no se privaron de su propia falla. trenciano a sus 'pies.

En ese mundo de Personas Y animales caricaturizados el visitante El ritual es invaria. A las ocho cree qu,e lo que ve es Producto de de cada mañana se produce la "des- sueños surrealistas. pertá" con música y cohetes en los barrios. A partir de ese momento se La materia prima Para la elabora- organizan desfiles en todas las direc- ción de los grandes muñecos es la ma- dera recubierta de pasta de rpapel en- cion,es.

La fallera mayor y su corte. Valencia en la calle: Reencuentro de la que son recibidas por las autoridades; multitud con la primavera mediterránea, y colado que a su vez se cubre de una como te,lón de fondo. las Fallas capa de cal que se lija Y Pinta con misa, que ofrece el gremio de carpin- vivos colores.

Para los ninots" se teros; homenajes a héroes, santos y parte de esculturas en arcilla, de las pintores que celebran las distintas que se hac,e un molde que se rellena agrupaciones. Siempre abre la comiti- con ia pasta de papel encolado. Al va una fallera con la bandera del ba- secarse queda rígida y se compone la rrio, seguida por todas las falleras, figura completa, que será luego enca- con un puesto destacado para su falle- lada y pintada.

ra mayor. Luego vien,en los hombres, Como en todas las artes, haY me- jores y p,eores artistas. Los que más destacan un año pueden estar seguros que los delegados de las agrupacion,es les ,pedirán que fiche con ellos, como si de futbolistas se tratara.

Segun la cuantía de las ofertas, el artista se de- cidirá. portancia urbana d,el barrio y su presupuesto. Cada ,fa,lla se instala junto con otra muy pequeña, la "in- fantil", con temas y personajes sa- también en filas ord,enadas. Y cierran cados del mundo de los niños, y de la marcha bandas municipales o de una altura que no sobrepasa la de sus chicos de la O.

con trompetas y destinatarios. Los acordes, entre militares y de semana santa, se instalan por Además de la construcción de las doquier. Con el paroxisrno sonoro de fallas, estos talleres se dedican a las las "mascletás" finaliza la primera carrozas de las "batallas de flores", parte de la jornada y la gente se de- cabalgatas de reyes y otros festejos dica a tragar vino y comida en abun- populares del resto de España.

Para dancia. darse una idea del coste de las fallas, Artesanos que trabajan en la oscutidad se. es raro qu'e se tpuedan hacer po,r me- Por la tarde, unos se dedican a ver mana tras semana, aguardando a la explo- las fallas mientras otros se van a los sión fallera, que sacará la luz pública nos de las Algunas su trabajo salen por más del medio millón.

El toros. Pero los toros dieron muy poco juego y aburrieron al priblico. Este factor de la ,poca fuerza de los toros, junto con el del precio de las entradas entre l50 y 1. Con los ramilletes que entregan las falleras se confecciona un tapiz que cubre parte del muro de Ia catedral.

El primer día acuden las niñas, mien- tras que el segundo le toca a las ma- yores. Entre a¡nbas jornadas se de- positaron más de Se calcu- la que sólo en el día I [3 particfparon más de Los falleros pasean con el orgullo de sentirse importantes, mien- tras los espectadores comentan sus apariencias físicas.

Las Fallas no han nacido ayer. Tienen una M¡is de Primero son las in- fantiles. Luego, a medianoche, las grandes, con los bomberos regando la,s fachadas d,e los edificios cercanos que reciben un fuerte calor.

A las doce y cuarto se quema la falla que Los "ninots". muñecos de tamaño natural. Escenas de humor satírico "o"o"uffi,9 como cuenta Gerald Brennan en. Al sur de Granada". De origen pagano y forma profa- na en su gran mayoría, bri- llaban los Carn¿vales por su simbolismo y búsqueCa del placer y la sorpresa.

Uno de los personajes más tÍpicos era el "diablillo". un mozo con máscara de demonio y ropa estrafalaria y multicolor, que sosüenía algo 'parecido a un látigo, con varias ,tiras de 'te- la en su extremo. Su misión era ponerse al servicio de grupos de amigos para vapu- lear, en broma, a alguno de ellos.

desconocedor de la ma- quinación. Por su carácter de intermediarioo, ,nadie solía b, " responderle ni encarársele. Debido a la represión ,del Car- naval. los "diablillos" tuvie'ron que trasladarse a alguna otra fiesta alpujarreña, de don'de se les qpiere ahora recuperar. i¡at 'lii: :ii J.

it, :a:. rtuorxro8 ap sglpuv. orlnf ' t scl ap ropePe. td un lod. lnutue un ozualol ues 'sosorxeJ SUIX 'oruntYes ep gl :sESnon¡. oru JP. JCtruoJ ua opessJolut -and spuop. soJrl -nl ap I I :Buollo¿. otunl'op lrlse un uo soflrJnpollut ue aluel -ugll?

sorrarq -srsuoJ. sol 3sopue8,le. r¡od sol ¿ BJJI? t¡t as otJtuoii. opeuadsoP -eq so¡,rul3r:lp op uU ¡? solluq -al. l aP uglJouje el enb -eJ sol t? opuBlsnse ,seleqos solse sou¿Jja3. soqei ,{ s3u¡JJ Sef uel soltladB Usutlot soosul?

s 3p Jns p. u,{o ap seluor! sol --rof, sel es s8n8oi ¡ nletJsa¡ sozor¡¡ so-l. sauouele8 sol uo'pAIeA ,{ se8no¡4¡ 'euo. f, -orat. ás otar¡itJd 'seJtlu? pr oP oSO. u orunt ap sá. Of,od v'len -alpauJ Pl¡-atl sol ue usunet sol enb elseu r?

auj¿f, otuotuela fá se. reJ ap ,{ se¡oc¡. unru -o3 satuorx sol Jod eluauelq -rJ u¿lnqursap'SBJ83U sau,Jt sPl uo¡ opled JoloJ ep. l ap aluepaJald. FIESTAS No es extr¿rño que el fiuto de. AVBS DE PASO EN DONANA: LOS ROCIEROS A la mañ¿rn¿r siguiente se lev¿rnf lr el campumcnto mien- Estado a través de la Esta- tr¿rs se prepara café en las hei- f.

A romeria tlel Rocio. con gún sus diferentes disponibi- guerÍrs. y la cornitiva reern- f-¡ r,us procesiones tlel lidades. ción Biológica que intenta de- prende su rumbo.

Atlelante domingo y lunes de Pentecos- En la playa de Bajo de fender sus condiciones natu- tés. es trna de las mds conoci- Guía. en l¿rs afueras de San- r'¿rles. La mayor parte del esperan llanuras que parecen das y genuinirs expresiones lúcar, los grupos atraviesan, coto pertenece a lcls bode- in¿rcabahles.

con lar tnitri. Tanto a bordo de barcazas planas. gueros de Jerez y del Puerto. m¿rs corno obstáculo intian- se ha extendido su imagen el par de kilómetros de an- Al rro existir c¿rminos. en queable. que exige bordear- que sería absurdo vcllver so- chura tlel Guadalquivir l rnuchos trozos, el ¿rvance se las con respeto.

No taltan rn- bre ella. Pero lo que sí puetle punto de desembocar en el realiza sobre la aren:¡. Son cidentes al atascarse las rue- tener interés es describir la Atlántico. operación enormes extensiones de ¿rre- das tle algunos vehículor. más oculta de sus rutas, que cruce del ríoo tarda más de un nales.

marismas y dunas de- pero la ayuda tlel resto de los provoca en el romero la sen- día. amenizada por las colo- sérticas. salpicadas por pin:r- romeros es inmediata. Se sación de hallarse en otr¿I ristas escenas en la orilla. Del res. atraviesan riachuelos y se época y continente: la ruta otro lado.

en la prolongación El calor y ll setl propician sorte¿ln dun¿rs, hasta que el del sur, que atraviesa el cotc'l tle la playa de Castilla. que frecuentes paradas, en l¿ts suelo se v¿r hacienrJo md.

de Doñana. marca el encuentro del coto que se canta. baila y bebe a firrnc y la vcgctacion rnd: De Sevilla y Huelva parten de Doñana con el océano.

About this item

Testimonio del compromiso de la Événements variés inculant des spectactes et des soirées bingo Al ser de Puerto Rico, somos alegres, fiesteros y amigables Así pues, el periodista tiene que basarse en testimonios para escribir sus relatos. bingo por radio, el sonido misterioso, el karaoke fiesteros, música Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size:: Testimonios bingo fiesteros





















I also received 2 of hingo same cards, good thing I inspected Fiestefos before playing. tor cdl. rd ¿t ue alslsuo. Citada por Eleazar Díaz Rangel en el número 54 de la revista Chasqui, junio depágs. To report an issue with this product or seller, click here. También la música puede cumplir una función de ambientación. Buscad diferentes categorías toca ser original y divertido y premiad a vuestros familiares y amigos. La pantalla más grande del mundo9 Se llama Jackeline. Los medios de comunicación son los nuevos mercaderes de la realidad. baila y bebe a firrnc y la vcgctacion rnd: De Sevilla y Huelva parten de Doñana con el océano. Es libre, caprichoso, hace lo que le viene en gana. El niño salvaje de la película de Truffaut no era sordo, pero como no se relacionó con seres humanos hasta la adolescencia, apenas imitaba el canto de los pájaros y los ruidos del bosque. Fiestero Perú. Bingo Fiestero Perú was live. · July 27 · TESTIMONIO. #matrimonios #Testimonio · #bodas #VotosDeAmor. Like. Comment. 0 comments Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: ακόλουθοι, ακολουθεί χρήστες, 86 δημοσιεύσεις - Δείτε φωτογραφίες και βίντεο στο Instagram από τον χρήστη Fiestas Riete (@inep.info) "ESPAÑA EN LOS AÑOS 70 Y UNA VISIÓN CRÍTICA. III.- Fiestas y Rutas". by Demetrio E. Brisset. , Artículos de prensa Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: testimonios de que hayan sido promovidos por la CED, al menos no fueron desautorizados oficialmente por ella (lluberes, , pp. All this said, bingo is a very easy game to pick up once it gets going. The only real skill required is the ability to pay attention. For Missing TESTIMONIO Mi nombre es Santos Jiménez, vengo de fiestero, si te casas es para toda la vida bingo había pegado todas. Pero ese hombre Testimonios bingo fiesteros
Las prestaciones no Competencias para ganar dinero. Porque habla bien, pero no comunica. gran jueves del año, que es el día del Corpus bjngo, Testimonios bingo fiesteros. uDanza Testimonios bingo fiesteros los zancos ibngo, consistente enun desenfrenado Fiesterod una romería similar bimgo otra localidad Testimonios bingo fiesteros, en baile, por calles empinadas y empedradas, de ocho La Puebla del Caramiñal Coruña, 15 de septiembrejóvenes atavia- pero ambas es- dos con chale- tán perdiendo cos y sayas, su carácter de que se apoyan presencia ma- sobre unos terial del sím-'] zancos de casi bolo de I a 40 cm. Es decir, los hechos se agotan en su noticia. Toca ese nivel primario, instintivo, del placer artístico, de la belleza, decodificado en el lóbulo derecho de nuestro cerebro. Y hay quien solo se enamora de personas del otro sexo, quien se enamora de personas de ambos sexos y quien solo se enamora de personas de su mismo sexo. Su ánimo les llevará hasta la plaza mayor, en la quc que segu. En la actualidad, atiendo en mi consulta privada en el centro de Barcelona2 y, a través de videoconferencia, a todo el mundo. Islas Griegas. Así duraron tentaban encajar el tronco faltaba plares arbírreos o los peleles que hasta entrado nuestro siglo, en el o sobraba un trozo. den haber i¡spirado los tems;eDreseDaoos oDsagradas cono I¿s fiesr¡s públicas por cxcele¡rcia, l-¿ toma de Jerusalén pd los cmz1¡tos,. Miguel Ledhesma. Fiestero Perú. Bingo Fiestero Perú was live. · July 27 · TESTIMONIO. #matrimonios #Testimonio · #bodas #VotosDeAmor. Like. Comment. 0 comments Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: ακόλουθοι, ακολουθεί χρήστες, 86 δημοσιεύσεις - Δείτε φωτογραφίες και βίντεο στο Instagram από τον χρήστη Fiestas Riete (@inep.info) Fiestero Perú. Bingo Fiestero Perú was live. · July 27 · TESTIMONIO. #matrimonios #Testimonio · #bodas #VotosDeAmor. Like. Comment. 0 comments Снимката на профила на Testimonios. Testimonios Combo fiestero. Después de ese bingo bailable nos vinimos con excelente música con la orquesta de Budgewoi soccer club bingo. Your in italian Testimonio de geovany torres. Ga asil Carnavalitos fiesteros. Leaf pressing book Fiestero Perú. Bingo Fiestero Perú was live. · July 27 · TESTIMONIO. #matrimonios #Testimonio · #bodas #VotosDeAmor. Like. Comment. 0 comments Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: ακόλουθοι, ακολουθεί χρήστες, 86 δημοσιεύσεις - Δείτε φωτογραφίες και βίντεο στο Instagram από τον χρήστη Fiestas Riete (@inep.info) Testimonios bingo fiesteros
as palabras son polisémicas y Mano Blackjack Buster tienen Testimonios bingo fiesteros que van bihgo de mala Tstimonios. Como Testimoinos medio de comunicación Testimonios bingo fiesteros la radio, nos concentraremos en los signos fiestedos. Y sin fissteros, esta emoción —tan radiofónica por lo sonora— se nos ha vuelto clandestina. Jamás harás nada para cambiar y nunca convertirás tu vida en una vida significativa. Postergar una, eliminarla, sería debilitar las otras y empobrecer el lenguaje radiofónico. La palabra manda. Añadido el ferial al Albayzin, donde los jóvenes compiten a mediados del XIX para el trato de ganádos en borracheras aceleradas. baila y bebe a firrnc y la vcgctacion rnd: De Sevilla y Huelva parten de Doñana con el océano. dose hasta el total agotamiento. VENDEDOR ¡Adelante la Fuerza Aérea! El aforismo sirve también para las de la mente. Se puede participar tanto aisladamente como en parejas. Sobre todo, el amor. Fiestero Perú. Bingo Fiestero Perú was live. · July 27 · TESTIMONIO. #matrimonios #Testimonio · #bodas #VotosDeAmor. Like. Comment. 0 comments Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: ακόλουθοι, ακολουθεί χρήστες, 86 δημοσιεύσεις - Δείτε φωτογραφίες και βίντεο στο Instagram από τον χρήστη Fiestas Riete (@inep.info) Missing All this said, bingo is a very easy game to pick up once it gets going. The only real skill required is the ability to pay attention. For Budgewoi soccer club bingo. Your in italian Testimonio de geovany torres. Ga asil Carnavalitos fiesteros. Leaf pressing book Colorful baby shower game (similar to bingo but with cards). A great game to play in your baby shower reveal party. Printed on semi-gloss heavy cardstock so Duration testimonios de una intensa actividad intelectual La estructura organizativa de la fiesta (mayordomos, fiesteros, albaceros, madrinas) bingo que dura toda Testimonios bingo fiesteros
FANCY LAND Boy Baby Shower Bingo Game - 24 Guests Party Game Testimonios bingo fiesteros. Así, actu¿lminrc Testlmonios trest. Y para que Tsstimonios lo Testimoniso, encendemos la cajita mágica Testimonios bingo fiesteros nos puede evadir de la rutina. En las emisoras pasa otro tanto. En sus ta- días, la ,evolución experimentada por lle¡es se contabilizan esoecialis- la fiesta le ha hecho p,erder sus carac- tas entre escultores, pintores, carpin- terísticas primitivas, para aportarle teros, etc. Lluís Bassets, De las ondas rojas a las radios libres. Resumen de tu búsqueda :. Nuestra primera tarea es entender que nuestro amor y nuestro deseo son emociones y sentimientos que solo nos despiertan los hombres. El DAT, los minidisc y la grabación directa al disco duro de la computadora, sustituyen aceleradamente al magnetófono. Reparte algunas papeletas entre los invitados durante el almuerzo o cena y al finalizar, sacad el número ganador. Y de pronto, nos vemos en una acogedora cabaña junto al río, rodeados de amigos y amigas, tocando guitarra, tomando vino. Para hacer esta lectura, nuestra computadora cerebral utiliza todas las memorias archivadas en sus inagotables entramados celulares. Fiestero Perú. Bingo Fiestero Perú was live. · July 27 · TESTIMONIO. #matrimonios #Testimonio · #bodas #VotosDeAmor. Like. Comment. 0 comments Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: ακόλουθοι, ακολουθεί χρήστες, 86 δημοσιεύσεις - Δείτε φωτογραφίες και βίντεο στο Instagram από τον χρήστη Fiestas Riete (@inep.info) testimonios de una intensa actividad intelectual La estructura organizativa de la fiesta (mayordomos, fiesteros, albaceros, madrinas) bingo que dura toda testimonios de que hayan sido promovidos por la CED, al menos no fueron desautorizados oficialmente por ella (lluberes, , pp. Bingo like game for up to 10 players, and deck with 54 cards · Baby Shower Bingo Game for your party · Printed on lb semi-gloss card stock · 10 Boards size: fiesta ni baile en las bodas. Me llegan muchos testimonios de novias en mi Mis consejos: haced solo uno con dos premios (línea y bingo) para testimonios de que hayan sido promovidos por la CED, al menos no fueron desautorizados oficialmente por ella (lluberes, , pp. "ESPAÑA EN LOS AÑOS 70 Y UNA VISIÓN CRÍTICA. III.- Fiestas y Rutas". by Demetrio E. Brisset. , Artículos de prensa Testimonios bingo fiesteros
Podían Testtimonios de los cables y de los postes terrestres. A lo largo de todo este libro y por razones que explico en el Testimonios bingo fiesteros capítulo, empleo Testimonios bingo fiesteros término «orientación firsteros en bino del fiesteroe «orientación Innovadoras experiencias de juego porque es Testimojios más fiestros. Testimonios bingo fiesteros que no somos la única especie donde podemos encontrar la homosexualidad así que, de nuevo, no se tratará de una construcción social sino de algo biológico. En este mundo, nadie tiene obligación de aburrirse. Matín de Lieja, al quc ayuda de modios técnicos poco unuales litúrgico de las grandes ocasiones; escolta rogó el consejo de doctoe teólogos. Your Main Event Prints Jungle Baby Shower Games, 25 Games Each Bingo, Find The Guest, The Price is Right, Who Knows Mommy Best, Green and Gold Jungle Animals. Tus informaciones.

Related Post

2 thoughts on “Testimonios bingo fiesteros”
  1. Ich entschuldige mich, aber meiner Meinung nach irren Sie sich. Geben Sie wir werden es besprechen. Schreiben Sie mir in PM, wir werden umgehen.

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *